Cataluña | España

Cataluña retrasa las elecciones al 30 de mayo

"Los socialistas nos oponemos al aplazamiento de las elecciones y más aún si es para llevarlas al 30 de mayo" advierte Iceta

Los miembros del Govern se reúnen con los partidos para fijar una nueva fecha electoral Rubén Moreno

Cataluña irá a las urnas el 30 de mayo. Ha sido la propuesta planteada por el presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonés, a los grupos parlamentarios catalanes para posponer los comicios previstos para el 14F y que ha sido aceptada con la oposición abierta del PSC y las dudas del PP Una propuesta que ha contado con el apoyo «mayoritario» de los grupos, señalan fuentes presentes en la reunión, pero no unánime.

«Los socialistas nos oponemos al aplazamiento de las elecciones y más aun si es para llevarlas al 30 de mayo porque no es una decisión adoptada en base a criterios epidemiológicos» ha advertido un Miquel Iceta visiblemente contrariado con el resultado del encuentro. Un resultado del que se felicitaba, por contra, la protavoz de ERC, Anna Caula.

Tanto el Govern como los partidos que le han dado apoyo han defendido que la fecha del 30 de mayo permitirá afrontar los comicios con mejores perspectivas sanitarias. En primer lugar, porque el Govern confía en tener entonces entre el 9 y el 30% de la población vacunada, una vacunación que ya cubrirá a toda la población vulnerable. Y en segundo, porque en mayo las altas temperaturas frenarán la expansión del virus.

Nuevas candidaturas

Iceta ha cuestionado estos argumentos advirtiendo que en mayo podemos afrontar una cuarta ola fruto de las vacaciones de Semana Santa y que la vacunación no habrá alcanzado todavía la inmunidad de rebaño. Y ha advertido contra la tentación del Govern de abrir la puerta a la presentación de nuevas candidaturas, como ha apuntado Aragonés en la reunión.

El ejecutivo catalán ha propuesto la «convalidación de lo ya hecho», es decir, de los avales y candidaturas presentadas. Pero abre la puerta además a quienes quieran presentar nuevas candidaturas o coaliciones electorales «porque es una nueva convocatoria electoral» ha explicado el socialista Sergi Sabrià.

«Una cosa es cambiar la fecha de las elecciones y otra cambiar las reglas del juego, eso no posible» ha advertido Iceta en respuesta. «El Govern no está en condiciones de hacerlo» ha añadido en referencia a convocar nuevos comicios.

Imposición del Govern

El popular Daniel Serrano, por su parte, ha negado la máxima del consenso esgrimida por los republicanos. En la reunión, ha advertido «no se ha debatido ni votado nada. El Govern ha llegado con dos decisiones ya tomadas, aplazamiento de elecciones y celebrarlas el 30 de mayo».

«Siempre dijimos que esto pasaría, porque la política catalana sigue dirigida desde Waterloo y siempre encuentran excusas para aplazar elecciones» ha añadido Serrano.

Tampoco el PDeCat está de acuerdo con el nuevo calendario electoral, ha remarcado su portavoz, Marc Castells. «Es conveniente aplazar las elecciones, lo que no es razonable es que se pospongan 20 semanas» ha advertido Castells, que ha llegado a hablar de «lotería» de fechas, «sin un criterio objetivable que diga por qué es mejor el 30 de mayo».

Responsabilidad compartida

El Govern tiene la última palabra, pero el objetivo de los independentistas es cerrar una fecha que concite el máximo consenso. Por eso Aragonés, que ha participado en el encuentro junto a los consejeros Meritxell Budó (Presidencia), Alba Vergés (Salud), Miquel Sàmper (Interior) y Bernat Solé (Relaciones Institucionales) ha cedido a su tentación inicial planteando una fecha electoral en el Parlament, pese a que al inicio del encuentro se ha limitado a proponer una «horquilla» entre el mayo y junio.

Un encuentro al que el ejecutivo catalán acudía con la intención de «oír» las propuestas de los partidos, pero sin una propuesta concreta sobre la nueva fecha para acudir a las urnas. La intención del ejecutivo catalán es fijar la fecha en la reunión posterior del Consell Executiu, a la 17.00 horas en la que se aprobará el decreto de prórroga de los comicios.

Sí han planteado su intención de posponer los comicios más allá de Semana Santa, en contra de lo que pedía el PSC, para contar con más garantías de tener una situación epidemiológica controlada. Fuentes del ejecutivo catalán apuntan a los meses de mayo o junio como fecha para las elecciones.

La propuesta del PSC

El PSC, por contra, planteaba como posibles fechas el 14 o 21 de marzo. Unas fechas que, en opinión de los socialistas, «minimizan el riesgo» de votar en una eventual cuarta ola después de las vacaciones de Semana Santa.

El partido socialista ha advertido en un comunicado de que sigue considerando que las elecciones podrían celebrarse el 14F, como estaba previsto. Y reclama que, en todo caso, el decreto de prórroga que debe aprobar hoy el Govern «no puede suponer en ningún caso una nueva convocatoria electoral que reabra plazos de presentación de coaliciones, nuevas candidaturas o permita cambios en otros aspectos relacionados con la convocatoria actual».

El resto de los partidos con representación parlamentaria no han fijado una fecha concreta como propuesta para la prórroga, aunque algunos, como el PP, también han cuestionado la prórroga electoral. «Lo importante» apuntan fuentes del entorno independentista «es que los socialistas han asumido ya la necesidad de aplazar las elecciones».

Comentar ()