El ministerio de Sanidad ha informado este viernes a las consejerías de que los problemas de producción de Pfizer afectarán al reparto de las vacunas entre las comunidades autónomas. El fabricante ha informado hoy de que no podrá cumplir momentáneamente el ritmo pactado, por lo que España sólo recibirá la semana que viene entre el 56 y el 67% de las dosis previstas, tal y como ha adelantado El Mundo.

Ante esta circunstancia, Sanidad ha informado de que priorizará en el próximo reparto a las comunidades que más porcentaje de vacunas pusieron en la primera semana de campaña y que actualmente no tienen reservas. Es el caso de la Comunidad Valenciana, Asturias, Galicia o Cantabria, que han optado por ir administrando todas las vacunas que han recibido. Todas ellas tienen actualmente un remanente de entre 4.000 y 9.000 dosis sin administrar.

Se da la circunstancia de que la semana que viene comienza la fecha a partir de la cual los primeros vacunados tendrían que empezar a recibir la segunda dosis de la vacuna, a partir de la cual se empieza a generar la inmunidad para la que están diseñadas. Una reducción de las dosis podría propiciar que ciudadanos que recibieran la primera dosis no recibieran la segunda cuando estaba previsto.

Como adelanta El Mundo, la comunicación del ministerio a las comunidades detalla que el próximo reparto «además de responder a criterios equitativos», tendrá también en cuenta «el ritmo de vacunación de la primera semana». Todo ello para intentar asegurar que haya «dosis suficientes para, al menos, administrar las segundas dosis a los vacunados durante la primera semana»

Esto perjudicará especialmente en el reparto a Madrid, que arrancó a un ritmo muy lento, aunque desde hace varios días es una de las comunidades que más dosis administra al día, alrededor de 14.000.

Actualmente, Madrid es la tercera comunidad que más dosis ha recibido (152.240) y la cuarta que más ha administrado (77.921). Tiene, por tanto, un stock de casi 75.000 vacunas, prácticamente las mismas que Andalucía. Cataluña, por su parte, tiene actualmente más de 63.000 sin utilizar.

Tanto Madrid como Andalucía han argumentado que están reservando viales para la administración de la segunda dosis en previsión de posibles problemas como el que ahora afecta a la distribución de la vacuna de Pfizer en Europa.

Hoy mismo, al conocerse la noticia de que los envíos se reducirían temporalmente, la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso decía que «la estrategia de la Comunidad es vacunar bien, no a cualquier velocidad». «Por eso hemos guardado la segunda dosis y que todo el proceso sea efectivo. Vemos que es lo mejor ante noticias como esta», defendía.

El problema de Pfizer, que ha causado malestar en las autoridades europeas, se espera que esté resuelto en las próximas semanas y que sea compensado durante el mes de febrero. Como refleja el informe diario de Sanidad, en los últimos días ha comenzado también el reparto a las comunidades de la vacuna de Moderna, aunque todavía no ha sido utilizada a gran escala en ninguna región.