España CASO LUCÍA GARRIDO

El abogado de la AUGC cree que el informe de Asuntos Internos confirma las dudas sobre el juicio de Lucía Garrido

Los abogados de la AUGC valoran la petición de Asuntos Internos de la Guardia Civil para imputar a dos mandos del Cuerpo

Imágenes del juicio por la muerte de Lucía Garrido.

Imágenes del juicio por la muerte de Lucía Garrido. EUROPA PRESS

Tanto los abogados de la acusación particular como los de la defensa en el caso de Lucía Garrido recuerdan la declaración de los peritos del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil como un momento culmen en el desarrollo del juicio. En palabras de Luis Portero, abogado de la familia de Lucía Garrido, aquella declaración «fue la clave para que el jurado se decantara por no considerar el ADN como una prueba fundamental de cargo». Para Portero, lo que afirmaron los dos mandos de la Guardia Civil fue más que sospechoso y sin duda incurrieron en «falso testimonio pues nunca tenían que haber dicho que se destruyeron todos los restos de ADN tras el primer análisis, cosa que además no era cierta como demostró el comunicado del teniente coronel responsable del Laboratorio».

Igual de sorprendido quedó el otro abogado de la acusación de la AUGC que también representa a la familia Garrido, José Guerrero. Para este letrado, hasta que se produjo aquella declaración el juicio iba más o menos encarrilado. «Nadie se podía imaginar que el fuego viniera de parte amiga». Todos se quedaron de piedra, cuando los mandos de la Guardia Civil desacreditaron el segundo informe realizado en el mismo laboratorio que el primero. «Fue munición para la defensa. No sé si gratuita. Sé que el Servicio de Asuntos Internos (SAI) ha investigado las posibles conexiones de los mandos de la Guardia Civil con los peritos de la defensa y también se ha investigado su patrimonio. Habrá que esperar a conocer todo el informe. Pero aquello fue la demostración de que pudo haber tongo en aquel juicio», tal y como señaló la hermana de Lucía, Rosa Garrido.

También Guillermo Jiménez, abogado defensor de uno de los principales encausados, Manuel Alonso, se mostró sorprendido por aquella declaración, pero en su caso para bien, porque aquello supuso un espaldarazo a las tesis de la defensa de los acusados, en el sentido de que sus defendidos eran víctimas de un complot del SAI. «A mi me extraña mucho», dice Jiménez, «que los dos mandos de la Guardia Civil incurrieran en falso testimonio. ¿Para qué iban a mentir? No les iba nada en ello. Yo no sé que se está buscando, pero no acabo de comprender bien todo lo que pasa».

Para el abogado defensor, la posible imputación por falso testimonio de los dos mandos plantearía un problema de prejudicialidad penal. «No podemos ir a un nuevo juicio si antes no se resuelve si estos mandos mintieron o no, con lo que el nuevo juicio de Lucía se demoraría aún varios años, porque tengo claro que yo no voy a renunciar a su testimonio mientras no se demuestre que mintieron. Ellos simplemente dijeron que se habían agotado todos los restos de ADN en el primer análisis».

Comentar ()