España | País Vasco

Condenan a 4 años de cárcel a dos jóvenes que ocultaron explosivos para la 'kale borroka'

Una dotación de bomberos apaga un contenedor de basura durante una manifestación en el barrio de la Txantrea de Pamplona en apoyo al preso etarra Patxi Ruiz, en mayo de 2020.

Una dotación de bomberos apaga un contenedor de basura durante una manifestación en el barrio de la Txantrea de Pamplona en apoyo al preso etarra Patxi Ruiz, en mayo de 2020. EUROPA PRESS

La Audiencia Nacional ha condenado a 4 años de cárcel a Aitor Zelaia Ibarreta y Galder Barbado Bonilla por ocultar en 2014 en un bidón objetos para fabricar explosivos que iban a ser usados en acciones de violencia callejera o ‘kale borroka’.

En la sentencia, la sección cuarta del tribunal rebaja la pena que pedía para ellos la Fiscalía, de 8 años de cárcel, al aplicarles la prevista para el delito de tenencia o depósito de sustancias explosivas en relación con el de colaboración terrorista, en lugar del de terrorismo que pedía el fiscal, que obligaba a que los condenados sean parte de una organización terrorista.

Los magistrados, que les imponen un año de libertad vigilada, consideran probado que fueron ellos quienes ocultaron en 2014 los artefactos para elaborar explosivos encontrados el 4 de octubre de 2018 en un descampado próximo al antiguo depósito de agua de Durana (Álava), dentro de una bolsa contenida en un bidón de plástico.

En concreto, en el bidón se hallaron un bote de clorato potásico en pastilla, siete cohetes pirotécnicos, cuatro botes con disolución de ácido sulfúrico concentrado, cable eléctrico, siete botes de gas propano, cinco bombonas pequeñas de camping gas, una caja con tuercas y tornillos, mecha, una caja con tornillería y una bolsa de deportes con cuatro tiragomas.

Estos objetos, asegura la sentencia, se iban a usar para elaborar artefactos explosivos y colocarlos en la vía pública, causando con su explosión, añade, el correspondiente temor a la población.

«El material era susceptible de servir para la confección de artefactos caseros de tipo incendiario (de iniciación química) y artefactos explosivos de tipo mixto (explosivo e incendiario), similares a los que habitualmente usaba la denominada violencia callejera», aseguran los magistrados.

Y añaden que el depósito o «zulo» había servido como lugar de almacenamiento para la realización de actos de ‘kale borroka’ en torno a los años 2014 y 2015.

La sentencia vincula a los acusados con estos objetos porque en el lugar de los hechos se obtuvieron huellas dactilares y un resto biológico correspondientes a ellos.

También a partir de objetos hallados en los registros a sus domicilios, como una mochila con bridas, guantes, pasamontañas, walkie talkies y teléfonos móviles.

En el juicio, los acusados dijeron que, si bien apoyan a la izquierda «abertzale», están en contra de la vía violenta, la sala insiste en que lo hallado en el zulo, en cuya ocultación participaron, son «elementos detectados para la confección de explosivos empleados comúnmente en la violencia callejera en el País Vasco».

Para los jueces, estos objetos que se les atribuyen y otros encontrados en el registro de sus domicilios revelan que tenían un «kit» para realizar «actos de sabotaje habituales en la ‘kale borroka’ y alterar así la paz pública, unas acciones consideradas de «terrorismo de baja intensidad». 

Comentar ()