El líder del PP, Pablo Casado ha condenado «rotundamente los ataques a la caravana de Vox» en Vic (Barcelona). A través de su cuenta de Twitter Casado ha indicado que la Fiscalía debería «actuar contra los violentos que arremeten contra la democracia» y ha denunciado que varios partidos, incluidos los populares, llevan años «sufriendo agresiones en Cataluña con el silencio cómplice del nacionalismo». «Basta ya», finalizaba.

Asimismo, el candidato de los populares a las elecciones catalanas del 14F, Alejandro Fernández, ha asegurado también mediante un tuit que «todos los partidos políticos tienen derecho a poder hacer campaña electoral en paz y explicar sus ideas».

Por su parte, la presidenta de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas, ha expresado su «rotunda condena» a los ataques de hoy en Vic «contra Vox» y ha mencionado que en su partido saben «lo que es» debido a que llevan muchos años «sufriendo la intolerancia y la sinrazón de los radicales separatistas». «Atacan a todo el que no piensa como ellos porque odian la libertad y la democracia», ha publicado Arrimadas.

Otros miembros de la formación naranja, como Toni Cantó, Sonia Sierra y Carlos Carrizosa se han mostrado en la misma línea ante lo que este último denomina «amenazas y ataques del totalitarismo separatista».

Por su parte, el PSOE catalán (PSC) ha comentado en su cuenta de Twitter -sin citar expresamente a los incidentes de Vic en el acto de Vox- que «condena todos los actos de violencia cualquiera que sea el autor, cualquiera que sea la víctima. La violencia no es una opción». Pide asimismo que vuelva «urgentemente» el «diálogo» para la «Cataluña del futuro».

Las reacciones llegan después de que Vox denunciara que un grupo de manifestantes les ha perseguido en Vic y uno de ellos se ha subido al techo de una de las furgonetas en las que han circulado por la ciudad, mientras otra persona ha lanzado una valla contra la luna delantera.

El candidato de dicha formación en la Generalitat, Ignacio Garriga, ha asegurado que «la izquierda y los separatistas han atacado a los vecinos que se han acercado a escucharnos en Vic». «No hay libertad política en Cataluña», ha apuntado.

«No hay libertad mientras una minoría asfixia, con la complicidad de las instituciones, a toda una mayoría de catalanes. Lanzamos un manifiesto llamando al resto de partidos a condenar esta violencia. Ninguno se sumó. No puede haber libertad mientras el resto de formaciones callan ante las agresiones contra sus adversarios», ha lanzado en la misma red social.

Según Garriga, «no nos vamos a ir. No nos van a echar de nuestra tierra. Nos vamos a quedar y desde el Parlament lucharemos para acabar con la mafia separatista. Vamos a recuperar Cataluña y a devolverla a la mayoría de los catalanes».