España

El Govern planta a Volkswagen en su apuesta por la planta de Martorell por la presencia del Rey

"Todos los presentes compartimos la misma meta, que el coche del futuro también esté fabricado en Martorell y otros puntos España" destaca Felipe VI en una intervención sin concesiones ni a las polémicas del rey emérito ni a la crisis catalana

El rey Felipe VI junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el presidente del Grupo Volkswagen, Herbert Diess (c), durante la visita que realizan este viernes a la fábrica de SEAT en Martorell

Felipe VI y Pedro Sänchez durante la visita a Seat EFE

La planta de Seat de Martorell acogerá la fabricación de coches eléctricos de Volkswagen. Así lo ha anunciado el presidente de la compañía, Herbert Diess, durante la visita a la planta catalana junto al Rey, Felipe VI, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Un acto en el que el gobierno catalán ha vuelto a dar plantón al Rey, y de rebote a Deiss y al presidente de Seat, Wayne Griffiths, el día en que han oficializado su apuesta por la planta de Martorell, reclamando apoyo institucional a dicha apuesta.

La cita en Seat era el reencuentro del Rey con el presidente del Gobierno tras las últimas polémicas en torno a la familia real, y el retorno del monarca a Cataluña. Un retorno enmarcado por las citadas polémicas y por la batalla independentista por la formación del nuevo Govern.

Ni Pere Aragonés, presidente en funciones y presidenciable de Esquerra, ni Ramon Tremosa, consejero de Empresa de la Generalitat, han acudido a la cita, en la que se conmemoraban además los 70 años de Seat. Sí estaban dirigentes patronales como Josep Sánchez Llibre, que este jueves reclamaba al futuro Govern que ponga a la economía en el centro de sus prioridades.

Lamentos de la oposición catalana

La actitud del Govern, sumada a la convocatoria del independentismo a manifestarse en contra del acto en Seat, ha sido duramente criticada por toda la oposición catalana.

Salvador Illa ha valorado el acto y la certificación del anuncio de que en la planta de Martorell se van a empezar a producir coches eléctricos, toda una «inyección de energía para la economía catalana», pero también ha lamentado que el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, «no haya hecho acto de presencia para dar apoyo».

«Los frutos de la mesa de diálogo de Sánchez con ERC son impresionantes» ironizaba en redes el líder del PP catalán, Alejandro Fernández. El líder de Cs, Carlos Carrizosa, ha recriminado al Govern su actitud en TV3, reclamando a los independentistas que dejen de lado «sus peleas políticas» y que estén “por la economía”.

Ni Cataluña ni la familia

Al margen del gobierno catalán, el Rey ha clausurado el acto dedicado a reivindicar la apuesta del Grupo Volkswagen por la planta de Martorell, con la electrificación de los modelos de Seat y el anuncio del consorcio para la fabricación de baterías eléctricas, con un discurso en clave exclusivamente económica. No ha habido concesiones ni a las polémicas en torno a su familia ni a la crisis institucional en Cataluña.

Felipe VI ha señalado que «todos los presentes compartimos la misma meta, que el coche del futuro también esté fabricado en Martorell y otros puntos España». Y ha destacado el compromiso del grupo en este sentido, «como demuestra el compromiso de inversión de 5.000 millones de euros hasta 2025 en nuevos proyectos».

La «apuesta irreversible de España por el coche eléctrico no estaría completa» ha añadido, sin la creación del consorcio anunciado por Seat, Iberdrola y el Gobierno, que el Rey ha destacado como una «señal inmejorable del compromiso con toda la cadena y con los aspectos que deben definirnos: innovación, cohesión territorial y participación público-privada».

Seat reclama más apoyo público a la electrificación

Previamente Herbert Diess ha señalado el compromiso de la multinacional con la «transformación» de la industria automovilística española -«la segunda mayor de Europa» ha recordado- pero ha reclamado también mayor implicación institucional en esa transformación. Diess ha afeado que «no hay apenas inversión en España en la electrificación».

Una exigencia de implicación que también ha expresado el presidente de Seat, Wayne Griffiths. «Necesitamos la colaboración del Gobierno, las instituciones y y otras empresas clave del país» ha advertido en defensa del consorcio para la fabricación de baterías. «Es vital que España impulse la creación del sistema de vehículo eléctrico con infraestructuras» entre las que ha destacado la falta de puntos de recarga en las calles españolas.

Consorcio con el Gobierno e Iberdrola

La visita llega precedida por el anuncio realizado por la ministra Reyes Maroto de que Seat e Iberdrola pondrán en marcha la primera fábrica de baterías para automóvil de España, y lo harán «cerca de Martorell», la planta de la automovilística en Cataluña. Un proyecto amparado por los fondos europeos Next Generation con el que Gobierno y empresas quieren garantizar el futuro de la maltrecha industria automovilística española, que podría ser la clave para dar salida, además, al cierre de las plantas de Nissan.

Los terrenos de Nissan en la Zona Franca de Barcelona podrían acoger el proyecto del consorcio anunciado por la ministra de Industria, Reyes Maroto, e integrado por el Gobierno, Seat e Iberdrola. Aunque desde la mesa de reindustrialización de Nissan, que ha tanteado a dos fabricantes de baterías para sustituir a la automovilística nipona, aseguran no tener constancia del proyecto de Seat.

Visita aplazada

Este es el contexto escogido para el regreso de Felipe VI a Cataluña. La visita que debía haberse hecho en diciembre se pospuso por el confinamiento de Sánchez. Y llega en un momento nuevamente difícil para la Casa Real, tras la regularización de 4 millones de euros ante Hacienda por parte de don Juan Carlos. Aunque Cataluña nunca es una plaza fácil para el Rey, desde que estalló el proceso independentista.

Hace una semana, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, criticaba las «conductas incívicas» del rey emérito, Juan Carlos I, tras su segunda regularización con Hacienda. Esta semana, ministros socialistas como Miquel Iceta han cuestionado la vacunación de las infantas Elena y Cristina en Abu Dhabi. Dos muestras de que el PSOE no es inmune a la crisis de imagen de la monarquía. Hoy han cambiado las tornas y Felipe VI protagoniza junto a Pedro Sánchez una visita a la planta de Seat en Martorell centrada en la reconversión del sector hacia la movilidad eléctrica.

El presidente del Consejo de Administración del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, y el presidente de SEAT y Cupra, Wayne Griffiths, han acompañado al rey y al presidente del Gobierno durante todo el recorrido por las instalaciones, en el que también estaba la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. La comitiva ha visitado el centro de diseño, los talleres donde trabajan los aprendices de la fábrica y una exposición de vehículos del grupo automovilístico.

Te puede interesar

Comentar ()