Sentencia del procés

España

Puigdemont celebra como una victoria el rechazo al suplicatorio de 248 eurodiputados

Comín, Puigdemont y Ponsatí, en Bruselas.

Comín, Puigdemont y Ponsatí, en Bruselas. EFE

«Quiero agradecer el apoyo recibido, más del esperado, de los europarlamentarios que han decidido rechazar dar apoyo a la estrategia de represión contra disidentes políticos». Carles Puigdemont ha presentado la votación del suplicatorio en el Parlamento Europeo como una victoria del independentismo. Ese «42% de votos en contra» del suplicatorio será esta semana el nuevo número mágico del independentismo, que lee esta votación como una muestra del desprestigio de la justicia española.

Para el ex presidente catalán fugado «el voto de hoy es señal clara de que la solución no pasa por ponernos en manos de la justicia española». Puigdemont ha señalado la votación de otros suplicatorios «que no tienen que ver con la persecución política, es evidente que este resultado tiene discurso político».

Así, el líder independentista se ha mostrado exultante con el rechazo al suplicatorio «a pesar de la prisión de la delegación española». Ha advertido además de que esta votación ha conseguido «romper la disciplina de voto» entre los tres grandes partidos europeos, que habían anunciado su apoyo al suplicatorio. «Han conseguido levantar inmunidad pero a qué precio para imagen y reputación de España.

El debate catalán en el centro

«El suplicatorio nos permite avanzar» ha argumentado Toni Comin. «Con una derrota aritmética obtenemos una victoria política porque nos permite avanzar en el conocimiento y apoyo al conflicto catalán» ha asegurado el eurodiputado de JxCat, para quien «tras el suplicatorio la causa catalana tiene mas apoyos de los que tenía antes».

Hoy, ha defendido el independentista, un 42% los eurodiputados «dicen que no confían en la justicia española» por lo que en su opinión «hemos perdido la votación pero es una victoria política porque ponemos el problema catalán en el centro del debate» del Parlamento Europeo.

Demanda ante el TJUE

Puigdemont, Comin y Clara Ponsatí ha confirmado además la decisión de presentar una demanda contra la decisión del Parlamento Europeo ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). «La única institución» ha señalado Puigdemont, que «podrá restaurar el severo daño a la democracia europea» que a su juicio supone la retirada de su inmunidad «por razones estrictamente políticas».

Puigdemont no ha querido avanzar las bases jurídicas de la demanda, ni si pedirán medidas cautelares para evitar que se reactive ya la orden de detención europea dictada por el Tribunal Supremo. Sin embargo, ha cuestionado las consecuencias de la cuestión prejudicial que el instructor del procés, el juez Pablo Llarena, estudia presentar ante el mismo tribunal para definir el marco de las euroórdenes y evitar nuevos reveses de la justicia belga.

«No sabemos como quedarán las prejudiciales de Llarena» ha añadido. «Qué pasará con la irregular orden de detención en Europa» se ha preguntado, en caso de que el magistrado del Supremo plantee esta cuestión ante el TJUE y se suspenda la tramitación en la justicia belga. «Será un debate interesante para el Parlamento Europeo».

Fin de la inmunidad

El Parlamento Europeo ha decidido levantar la inmunidad parlamentaria al ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, así como a los ex consejeros Toni Comín y Clara Ponsatí. La Eurocámara ha aprobado por una mayoría de 400 votos el dictamen que recomendaba retirar este privilegio a los tres eurodiputados, contra los que se podrían reactivar ahora las euroordenes para su entrega a España.

El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonés, ha reaccionado rápidamente en contra de la decisión del Parlamento Europeo con una serie de mensajes en sus redes en los que expresa su apoyo a Puigdemont, Comin y Ponsatí y anuncia el «prinicipio de una nueva batalla» judicial.

Te puede interesar

Comentar ()