Sentencia del procés

Cataluña | España

Puigdemont prolongará el culebrón judicial de su extradición ante el TJUE

El eurodiputado de JxCat y expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

El eurodiputado de JxCat y expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. EFE

Carles Puigdemont, Toni Comin y Clara Ponsatí estudian llevar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) el levantamiento de su inmunidad como eurodiputado a petición del Tribunal Supremo. El Parlamento Europeo hará pública hoy la votación del suplicatorio presentado por el Tribunal Supremo, que cuenta con el apoyo de los grandes partidos del europarlamento -populares, liberales y gran parte de los socialistas- y empezará una nueva fase en la batalla de Puigdemont para eludir la justicia española.

Una batalla que se ha convertido en el mejor argumento político del líder de JxCat. Cada decisión judicial a su favor le permite exhibir una «victoria» sobre España. Las únicas, aseguran en su partido, desde la fallida declaración unilateral de independencia, mientras Esquerra batalla por dar contenido a su Mesa de Diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez.

El precedente de Lluís Puig

En este contexto, la condición de europarlamentario es fundamental para seguir concitando la atención de los medios europeos, y de rebote, catalanes. El equipo de Puigdemont ha tenido claro desde el principio que el Tribunal Supremo presentaría el suplicatorio y éste sería aprobado -aunque la pandemia del Covid-19 ha ofrecido una inestimable prórroga en el proceso- pero que no perderá su condición de eurodiputado, sobre todo, si la justicia belga falla a su favor.

El fallo de los tribunales belgas en contra de la extradición del ex consejero de Cultura, Lluís Puig, es la mejor noticia para Puigdemont en este sentido. De entrada, porque ha permitido al ex presidente argumentar ante la votación del suplicatorio en contra de la imparcialidad de la justicia española. Pero además, permite suponer que la decisión se repetirá en los casos de Puigdemont y Comin. No así Ponsatí, cuyo proceso depende de la justicia británica.

Recurso ante el TJUE

El abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye, confirma que la opción del TJUE está sobre la mesa, aunque advierte de que no hablarán de los próximos pasos «hasta que la decisión del Parlamento Europeo (PE) esté adoptada». Pero los propios afectados apuntaron que esa será la estrategia a seguir tras aprobarse el suplicatorio en la comisión de asuntos jurídicos del PE.

«La batalla no se acaba con el pleno que levante nuestra inmunidad» advirtió el propio Puigdemont hace apenas dos semanas. «La batalla sigue y para cada batalla nos hemos preparado» añadió el líder independentista, advirtiendo de que «seguiremos siendo eurodiputados, seguiremos haciendo frente a nuestras obligaciones en la medida en que nos dejen y aun quedará una instancia, lucharemos hasta el final».

Las «irregularidades» del PE

Esa instancia es el TJUE, al que los tres eurodiputados de JxCat prevén recurrir en base a la filtración del informe del suplicatorio antes de ser debatido por la Comisión de Asuntos Jurídicos del europarlamento. Una filtración que el presidente de la eurocámara, David Sassoli, ha anunciado que se investigará y que Puigdemont, Comin y Ponsatí señalan como la prueba de que se han vulnerado sus derechos.

Apuntan además a una supuesta falta de imparcialidad del proceso porque el presidente de la Comisión es el español Adrián Vázquez, de Cs. Y descalifican también al ponente del suplicatorio, el ultraconservador búlgaro Angel Dzhambazki, del grupo ECR, al que acusan de ser «amigo de Vox» para concluir que su informe no fue imparcial.

Así lo ha defendido Puigdemont en un artículo publicado este fin de semana por el austríaco Die Presse. El expresident señala un proceso «lleno de irregularidades» porque en su opinión, en «un caso de persecución política no se puede levantar la inmunidad». Lo cierto, sin embargo, es que el informe del Parlamento Europeo concluye que no se trata de un caso de persecución política.

Maratón de entrevistas de Puigdemont

«No se trata de mi sino de la credibilidad del Parlamento Europeo» añade Puigdemont, un argumento que ha reiterado durante todo el proceso de debate del suplicatorio. Un argumento que ha repetido en los últimos días en el maratón de entrevistas en medios europeos con el que el ex presidente fugado ha intentado frenar la aprobación del suplicatorio en el pleno del europarlamento.

Se trata de una veintena de entrevistas en diversos medios europeos, puntualmente recogidas por El Nacional. Han sido radios, televisiones y diarios de Letonia, Eslovaquia, Croacia o Bélgica durante la semana pasada. Completado este fin de semana con medios italiano, alemán, esloveno, para concluir en la citada entrevista en Die Presse.

Llarena también recurre al TJUE

La defensa de Puigdemont no será la única que recurra ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El instructor del procés, el juez Pablo Llarena, se plantea presentar ante el Tribunal de Luxemburgo una cuestión prejudicial sobre las condiciones de denegación de una orden de detención y entrega europea. Así se lo trasladó a las partes personadas en el proceso contra Puigdemont, Comin y Ponsatí después de que la justicia belga comunicara su decisión firme de no entregar a Puig.

Llarena considera que la interpretación de la justicia belga «discrepa de la que sostiene este Tribunal Supremo». En su providencia, el magistrado añade que la interpretación definitiva de la norma «no solo afecta a las decisiones de entrega que deban tomarse en un futuro y a su eficacia procesal, sino que condiciona la subsistencia de unas medidas que impactan directa y permanentemente en el derecho a la libertad de los afectados, no solo respecto a su libertad de movimientos en el actual país de ejecución, sino todos aquellos otros Estados de la Unión donde hoy opera su orden de detención y que puedan restringir su libertad en un futuro».

Te puede interesar

Comentar ()