España | Madrid

Iglesias intentará evitar a Errejón en la negociación con Más Madrid

Quiere que su interlocutora sea Mónica García, la cabeza de cartel de los escindidos de Podemos

Iglesias mira a Errejón en una sesión en el Congreso de los Diputados

Iglesias mira a Errejón en una sesión en el Congreso de los Diputados EP

El ofrecimiento de Pablo Iglesias a Más Madrid para intentar ir de la mano en las autonómicas madrileñas del 4 de mayo es una propuesta «de fondo y laica», dicen fuentes de su entorno. De fondo «porque no trata hacer trampas al solitario». Laica «porque es sincera y pide que, al menos, se abra el debate». Pero, eso sí, parece que tiene sus líneas rojas, porque no es su intención negociar directamente con el líder de Más Madrid y antiguo compañero de filas, Íñigo Errejón, sino con la candidata de este partido, Mónica García.

Admite Iglesias que todavía quedan cicatrices entre ambos, pero se debe imponer el criterio de evitar que la ultraderecha que, a su juicio representa, no sólo Vox sino también el PP se haga con las riendas de la Comunidad de Madrid. Es lo que ha calificado de «derecha trumpista». «Es imprescindible hacer frente a esa derecha criminal», ha argumentado en el vídeo donde anuncia su decisión de dejar la política nacional. Pero las relaciones entre los fundadores de Podemos son muy malas y los morados nunca dejaron de considerar al ahora diputado de Más País un «traidor».

Iglesias dice que tiene «el deber ético» de ir en listas conjuntas con Más Madrid

Cabe reseñar que Errejón anunció de forma sorpresiva una alianza con Manuel Carmena para presentarse uno a la Comunidad y la otra al Ayuntamiento de Madrid en las autonómicas de mayo de 2019 con sus propias siglas, Más Madrid, que en las generales se convirtió en Más País.

Iglesias ha ubicado el principio de este terremoto político, «tamayazo incluido» «en el nuevo intento de alianza del PSOE con Ciudadanos» en Murcia, pero ahora «la historia nos brinda una oportunidad». Defiende que «no se le frena con tránsfugas sino con un gobierno de izquierdas y creo que puedo ser útil para ganarlo y liderarlo» y para ello existe el «deber ético» de intentar la unidad de la izquierda transformadora.

«Hay millones de personas que saben que el hecho de que la derecha trumpista gobierne en Madrid es culpa de la ruptura que se produjo hace dos años. Pero eso ahora no importa. El enorme peligro y la enorme oportunidad que tenemos requiere altura de miras para ir todos unidos y ganar a Ayuso.

«La unidad no va a ser fácil, hay muchas cicatrices», dice

Asimismo, asume que esa unidad «no va a ser fácil, de que hay muchas cicatrices, pero nos la pide toda la gente de izquierdas». Pone así la pelota en Más Madrid, cuya candidata, Mónica García, ya ha dicho que está dispuesta a hablar aunque no es partidaria de la «política espectáculo». Quedan 11 días para intentar un acuerdo. El 26 de marzo es la fecha tope para la presentación de las listas electorales.

Te puede interesar

Comentar ()