España

Iglesias sopesa aguantar en el escaño hasta el 4-M para no perder el aforamiento

Temen en Podemos a que García Castellón impute a Iglesias en plena campaña electoral para la presidencia de la Comunidad de Madrid

Pablo Iglesias, en el Congreso.

Pablo Iglesias, en el Congreso.

Pablo Iglesias tenía previsto dejar la vicepresidencia segunda y el acta de diputado al arranque de la campaña electoral a la presidencia de la Comunidad de Madrid, a mediados de abril, aunque es probable que mantenga el escaño en el Congreso hasta que tome posesión como parlamentario autonómico. La razón es que no quiere perder el aforamiento para impedir que en el interregno pueda ser imputado por el juez García Castellón, según le han recomendado sus abogados.

Como diputado nacional es al Tribunal Supremo al que le correspondería juzgarlo llegado el caso, previa petición de suplicatoria a la Cámara Baja. Como miembro de la asamblea autonómica, sería el TSJ de Madrid, no los tribunales ordinarios.

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que instruye el «caso Dina», ya se dirigió en su momento al Supremo para pedir la imputación de Iglesias al que acusaba de los delitos de descubrimiento y revelación de secretos, con agravante de género, daños informáticos y simulación delito. Sin embargo, el alto Tribunal rechazó abrir esa causa y reclamó al juez que agotara la investigación en torno al caso del móvil de Dina Bousselham.

Temen en Podemos que si Iglesias pierde dicho aforamiento, García Castellón le impute en plena campaña electoral. Además, le ampara que la ley no le exige que deje el escaño en el Congreso para concurrir a unas elecciones autonómicas. Eso sí, si resulta elegido, y todo apunta a que así será, no puede simultanear dos actas de parlamentario, por lo que debe dejar su escaño en el Congreso si quiere tomar posesión como diputado autonómico.

Temen en Podemos que García Castellón impute a Iglesias en plena campaña electoral

Esa incompatibilidad no opera en el caso de los alcaldes o concejales, que pueden ser al mismo tiempo diputados nacionales o regionales.

Lo más llamativo es que Podemos ha sido muy crítica con los aforamientos por considerar que se trataba de uno de los privilegios de la «casta» política, pero tras el que se protege ahora por entender que García Castellón ha abierto una cacería contra Podemos, en general, y contra Iglesias, en particular.

Tampoco es descartable que actúe otra dinámica, esto eso, que Iglesias mantenga el acta de diputado nacional para mantenerse en el Congreso en caso de que la izquierda no consiga desbancar a Isabel Díaz Ayuso del gobierno de la Comunidad de Madrid y aunque en su entorno aseguran que su salto a la política regional no tiene retorno, quizá mejor no cerrarse ninguna puerta.

Te puede interesar

Comentar ()