España | Madrid

Sánchez permite a Iglesias compaginar un mes la campaña en Madrid y la vicepresidencia

Este miércoles se reanuda la negociación de la ley de vivienda y el control de los precios del alquiler que el líder de Podemos quiere dejar culminado antes de irse del Gobierno

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez (c), preside el Consejo de Ministros acompañado por sus vicepresidentes Nadia Calviño (i), Carmen Calvo (2i), Pablo Iglesias y Teresa Ribera (d) el martes en el complejo de La Moncloa.

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez (c), preside el Consejo de Ministros acompañado por sus vicepresidentes Nadia Calviño (i), Carmen Calvo (2i), Pablo Iglesias y Teresa Ribera (d) el martes en el complejo de La Moncloa. EFE

Hasta el 16 de abril. Quizá, el 14, por ser el día de la República y añadirle simbolismo a su decisión. Esas son las fechas en la que Pablo Iglesias tiene previsto dejar la vicepresidencia segunda y su escaño en el Congreso de los Diputados para meterse de lleno en la campaña autonómica madrileña. Le quedan, por tanto, cuatro Consejos de Ministros y la negociación de la ley de vivienda, que como coproponente de la misma le gustaría dejar pactada con el Ministerio de José Luis Ábalos antes de irse a la política regional.

Marca así sus propios plazos con la aquiescencia de Pedro Sánchez, con quien se reunió ayer brevemente para hablar del diseño de la remodelación ministerial, cita que terminó sin acuerdo una vez que el jefe del Ejecutivo le planteó un problema de prelación de Yolanda Díaz respecto a Nadia Calviño. Finalmente, la titular de Trabajo desbloqueó la situación aceptando la vicepresidencia tercera, aunque eso no adelanta, en principio, los plazos de Iglesias y la percepción entre compañeros del Consejo de Ministros de que usa la vicepresidencia como un trampolín electoral.

El antecedente de Illa

Pero aunque son muchos los ministros del PSOE que están deseando que el líder de Podemos salga del Gobierno, no pueden afearle ese plazo que se ha dado antes de hacer el relevo, puesto que fueron los mismos que justificaron que Salvador Illa no dejara Sanidad hasta que arrancó la campaña para la presidencia de la Generalitat catalana.

Muy distinta fue, sin embargo, la opinión de Unidas Podemos mientras Illa simultaneó el Ministerio y su candidatura a pesar de insistir en que «estoy al ciento uno por cien dedicado a vencer la pandemia”.

Para empezar, Yolanda Díaz, la futura mujer fuerte de Unidas Podemos en el Gobierno. En una entrevista al Huffington Post defendió un mes y medio antes de las elecciones del 14-F que «lo que creo es que sería conveniente actuar con rapidez porque ya estamos en campaña. Hoy ya es campaña electoral en Cataluña, la pandemia requiere de toda la concentración, el ánimo, la inteligencia y la entrega. Yo ya estoy en campaña electoral también, todos estamos en campaña. Lo que me gustaría es que se tomase una decisión con prontitud», dijo en alusión a Illa.

Cabe destacar que el TSJ de Cataluña no confirmó hasta el 29 de enero -día en que arrancó la campaña- la fecha del 14-F para la consulta catalana, después de que recurriera esa fecha la Generalitat, que la quería para el 30 de mayo. En el caso madrileño, no hay duda respecto a que tendrán lugar el martes 4 de mayo.

Iglesias también cuestionó la candidatura de ministro de Sanidad

Illa también recibió críticas del presidente del Grupo Confederal de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, para quien simultanear Ministerio y candidatura daba «mala imagen» porque muchos ciudadanos podían pensar «que se están priorizando los criterios electorales, el gancho que peude tener ese ministro, a los criterios sanitarios».

Pero incluso el propio Iglesias cuestionó la candidatura de Illa cuando a finales de enero pasado, en una entrevista en TV3, señaló que «sobre su decisión de abandonar el ministerio de Sanidad para ser candidato, me va a permitir que sea elegante y no dé mi opinión porque soy vicepresidente».

Este miércoles se reanudan las negociaciones entre vicepresidencia segunda y Ministerio de Transportes para la ley de vivienda y el control de los precios de alquiler. Se ha avanzado en lo que tiene que ver con la prohibición de los desahucios, que finalizará con el actual estado de alarma, esto es, el 9 de mayo aunque se refuerza la protección social de las familias vulnerables.

El gran escollo es el modo de controlar los precios del alquiler en lo que se llaman zonas tensionadas, aunque la actual crisis ha contribuido a abaratar los arrendamientos y sacar al mercado muchos pisos que antes estaban a apartamentos turísticos.

Por parte de Unidas Podemos la negociadora es Ione Belarra, la próxima ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030. Aunque ha protagonizado varios enfrentamientos en las redes con las ministras de Economía y de Defensa, Nadia Calviño y Margarita Robles, respectivamente, su designación por parte de Iglesias no ha generado ningún conflicto en Moncloa. Belarra fue, junto a Carmen Calvo y el secretario general de Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños la que negoció el organigrama del Ejecutivo de coalición. Junto con Pablo Echenique también tuvo un papel destacado en la elaboración del programa de gobierno que culminó con la investidura de Sánchez, esta vez sí, en enero de 2020.

Comentar ()