España

El Gobierno justifica la patada en la puerta: "Era un apartamento turístico, no una morada"

Sánchez ha despedido a Iglesias manifestando "su afecto y cariño por la tarea realizada"

Juan Carlos Campo y Pablo Iglesias, en el Consejo de Ministros.

Juan Carlos Campo y Pablo Iglesias, en el Consejo de Ministros. EFE

El Gobierno avala la polémica actuación policial en la que los agentes tiraron abajo la puerta de un domicilio en el que presuntamente se celebraba una fiesta ilegal. La ministra portavoz, María Jesús Montero, ha explicado en rueda de prensa que, conforme a los datos de las FSE y del Ministerio del Interior «no era una morada sino un apartamento turístico, contraviniendo la actual normativa sanitaria». Además, no ha dudado en calificar de «absolutamente falso» que se haya emitido orden o documento «en el que se den instrucciones sobre el acceso a sitios cerrados sin orden judicial».

Y tras recordar que este caso en concreto está judicializado, defiende que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad «actúan en el marco de la legalidad», para insistir en que «no se trataba de un domicilio, sino de un lugar usado para el desarrollo de una fiesta».

En cuanto a los enfrentamientos con la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que culpa a Moncloa de trasladar la imagen de que la capital de España está tomada por el «turismo de borrachera», apela la ministra a la seriedad de lo que está en juego. «Hablamos de salvar vidas. No se juega con la vida de las personas ni se hacen juegos de palabras» Entiende que «no todo sirve para la confrontación». «No con todo se puede intentar escurrir el bulto o echar la culpa a otras administraciones», ha agregado en alusión a Díaz Ayuso, a la que invita a ir «todos juntos de la mano» sin generar duda en la ciudadanía.

Sánchez ha despedido a Iglesias manifestando «su afecto y cariño por la tarea realizada»

Hoy era el último Consejo de Ministros de Pablo Iglesias, obligado a dejar la vicepresidencia antes de lo que tenía pensado, pues mañana es la fecha tope de presentación de candidaturas ante la Junta Electoral y según el reglamento de la Comunidad de Madrid son inelegibles los miembros del Gobierno. Ya dejó el acta de diputado la semana pasada, aunque no hubiera sido obligatorio hasta haber tomado posesión como parlamentario regional. Esta decisión fue objeto de debate interno en Podemos ante el temor de que el juez instructor del caso Dina, García Castellón, pueda imputarla, tal y como solicitó al Tribunal Supremo.

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez se ha despedido de él manifestando «su afecto y su cariño por la tarea realizada, por un trabajo que no ha sido fácil y que se ha desarrollado con responsabilidad y compromiso por su parte y por Unidas Podemos». No cree Montero que la de Iglesias modifique «de manera sustancial la vida cotidiana en el Consejo de ministros». Ha sido muy llamativa su ausencia en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo, aunque el criterio es, según la ministra, en función de la materia que se aprueba en el Consejo.

Respecto a la fallida investidura del Pere Aragonés como presidente de la Generalitat, la portavoz gubernamental ha apelado a la «estabilidad» y a la necesidad de que «se constituyan los gobiernos correspondientes. Este es el deseo que tiene el Gobierno y ojala se pueda conformar gobierno en Cataluña lo antes posible».

Un asunto importante que ha pasado por el Consejo es el nombramiento de tres nuevos delegados del Gobierno para Madrid (Mercedes González Fernández), Galicia (José Manuel Quiñones) y Andalucía (Pedro Fernández Peñalver) coincidiendo con las tres direcciones regionales del PSOE que Sánchez quiere renovar a fondo en los próximos congresos autonómicos.

«Impulso» a las delegaciones del Gobierno

Montero ha negado la mayor aduciendo que estos cambios responden «a la necesidad de dar un nuevo impulso a las delegaciones». En definitiva, «no hay que hacer ninguna otra lectura ni en clave orgánica ni de ningún otro tipo. Otra lectura no correspondería a la realidad», desligándolo de una declaración de guerra a la líder de los socialistas andaluces, Susana Díaz.

Por su parte, el ministro de Ciencia, Pedro Duque, ha presentado un programa para la estabilización profesional de los investigadores de nuestro país. Muy lejos del 2 por ciento de inversión del PIB entre pública y privada «lo que necesitamos es entre todos hacer votos porque este impulso se continúe en el futuro. Que no vuelva a producirse. Dentro de la legislatura podría estar un poco justo según como vaya la economía. En el 2030 llegar al 3 por ciento. Tiene que serlo porque se lo debemos a las siguientes generaciones.

Te puede interesar

Comentar ()