España

Iglesias sugiere el cierre del Zendal por ser "incompatible con un mínimo de decencia"

Apunta a que seguirá en la Asamblea autonómica aunque la izquierda no gobierne

Hospital Enfermera Isabel Zendal, en Madrid.

Hospital Enfermera Isabel Zendal, en Madrid. EFE

Pablo Iglesias ha sugerido que, de llegar al Ejecutivo de la Comunidad de Madrid, cerrará el nuevo Hospital Isabel Zendal por entender que es «incompatible con un gobierno de sentido común y con un mínimo de decencia». No es la opinión del candidato socialista, Ángel Gabilondo, quien ha apostado por mantenerlo abierto para «no dilapidar el dinero público» pero convertirlo en «un auténtico hospital».

El ya ex vicepresidente del Gobierno respondía así en una entrevista al programa «Hoy por hoy» de la Ser respecto al futuro de la que ha sido una de las mayores apuestas sanitarias de Isabel Díaz Ayuso. Precisamente, cree que es Ayuso y Vox los que «nos mandan a sus cachorros para amedrentar a la gente y hay que decirles que la democracia nos costó mucho». Alude el líder de Podemos a los ultraderechistas que le insultaron en la localidad madrileña de Coslada, a donde acudió para participar en un acto electoral, y a los que se enfrentó.

En este sentido, ha defendido que «hice ayer lo que tendría que hacer cualquier dirigente político. Tenemos la obligación de plantar cara por lo que representa a cualquier neonazi. Decirles a los neonazis -ha agregado- que no tienen espacio».

Este ha sido para el ya ex vicepresidente del Gobierno «un año muy duro por muchas razones y también en lo personal. Vemos cómo la ultraderecha ha normalizado la amenaza, el insulto y el acoso y eso lo ha vivido mi familia», en alusión a los escraches a las puertas de su domicilio. También ha aprovechado para arremeter contra la «agresividad de ciertos medios», que ha llegado a «extremos desconocidos en nuestra democracia» y con el papel que ha jugado Villarejo para «fabricar escándalos». Pero, al tiempo «estoy muy orgulloso de lo que he vivido» en el Gobierno de la Nación.

Acusa a Ayuso y a Vox de enviarle a «sus cachorros neonazis» para intentar amedrentarle

Cree Iglesias que hay partido que jugar en este campaña electoral del 4-M, contra la idea de que «parecía que la derecha lo tenía hecho». Y para ello su determinación es no entrar en confrontación ni con el PSOE ni con Más Madrid porque eso «es lo que la derecha quiere. Cuando nos peleamos entre nosotros provocamos una sensación de hastío y cabreo» entre los electores de la izquierda.

Iglesias dice sentir «enorme ilusión por el equipo que se queda» en el gobierno, representado por Yolanda Díaz, Ione Belarra e Irene Montero. Y respecto a su encaje en el nuevo escenario político ha recordado que «voy a seguir haciendo mi papel como secretario general», de Podemos.

Precisamente, ante el interrogante de qué hará en caso de que la izquierda no consiga hacerse con el Gobierno de la Comunidad, si seguirá en la Cámara autonómica, ha apelado a la necesidad de salir con moral de victoria, pero lo reseñable es su disposición a «si hay que hacer oposición en la Asamblea, estaré, pero salgo a ganar. Estaré donde los compañeros me digan que tengo que estar».

Tras recordar que dentro o fuera del Gobierno «somos un colectivo y todos nos debemos al programa de Unidas Podemos», ha advertido al sector socialista del Gobierno que no permitirán «que se traicione lo que pactamos». Es más, «algunos me van a echar de menos a la hora de negociar», en alusión a interlocutoras tan correosas como Ione Belarra o Yolanda Díaz.

Despedida con elogios de Díaz y Belarra

Precisamente, Iglesias ha protagonizado el traspaso de carteras a la ministra de Derechos Sociales y a la vicepresidenta tercera. En presencia de los ministros Isabel Celaá, Irene Montero, Manuel Castells y Alberto Garzón, tanto Díaz como Belarra se han desecho en elogios hacia él. «Se enfrentó al ruido y a la furia de los que hablaban de la futilidad de nuestro esfuerzo, pero hizo un escudo que es un ejemplo para las democracias europeas», ha dicho Díaz. Mientras que Belarra ha puesto el acento en los momentos mas duros de la legislatura para destacar que «no se ha olvidado de dónde venimos y qué intereses defendemos. Por eso merece el odio de los que roban al pueblo».

Comentar ()