El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias y la presentadora del programa La Hora de la 1 han vivido este viernes un momento de tensión palpable mientras el ex vicepresidente era entrevistado en directo. Y es que, respecto a los altercados del pasado miércoles en Vallecas Iglesias ha querido reafirmarse en su postura y ha defendido que «es evidente que lo que buscaba vox en Vallecas era provocar incidentes» y que Santiago Abascal rompió el cordón policial «junto a sus matones para provocar una carga».

En este sentido, Iglesias ha aprovechado para pedir a la presentadora que le permitiese ser «muy crítico» con una «dinámica de blanqueamiento de la ultraderecha por muchos medios de comunicación» y añadía que «por desgracia, también en la televisión pública» y que echaba en falta la «autocrítica» por parte de TVE: «Si los trabajadores están diciendo que no se está actuando como debería de actuar un servicio público, quizá habría que hacer autocrítica (…) El sindicado CC.OO. ha denunciado cómo están trabajando en los informativos y programas de esta casa. Creo que un poco de autocrítica hay que tener, porque esta televisión la pagan todos los ciudadanos».

«Creo, aunque sonrías, que digo la verdad», decía Iglesias. Ante este dardo López se ha reído y ha respondido que a pesar de creer que es necesaria la autocrítica «le hace gracia» y le «resulta curioso que todos los partidos digan lo mismo»: «Ayer estuvo Toni Cantó sentado en esa silla también atizando a televisión española», a lo que Iglesias respondía que «el fascismo, el machismo y el racismo no son opciones respetables. Y el blanqueamiento de quienes reivindican abiertamente los gobiernos de la dictadura o de quienes hacen apología del terrorismo de los GAL es muy peligroso para la democracia».

En el directo el político también ha confirmado que sí ha solicitado la indemnización a la que tiene derecho por haber sido miembro del Ejecutivo durante 14 meses -lo que se traduciría en una cantidad mensual de unos 5.300 euros- y ha recalcado que «los ministros de Podemos tienen los mismos derechos que los de otros partidos».