El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, garantiza que el plan de vacunación contra el coronavirus previsto en España se cumplirá tanto contando con las dosis de AstraZeneca como sin ellas y, por tanto, a finales de septiembre podrá ya estar inmunizada la práctica totalidad de la población. Pero la polémica ha venido a la mano de su cuestionamiento de los datos de contagios, ingresados y fallecimientos por la pandemia del Covid que ofrece la Comunidad de Madrid, según confesó en una conversación con los periodistas que cubren su gira por África.

Y es que de forma pública, en una rueda de prensa con junto al presidente de la República de Senegal, Macky Sall, se ha mostrado muy cauto. Interrogado respecto a en qué se basa para dudar dela información que ofrece la Comunidad presidida por Isabel Díaz Ayuso, se ha limitado a argumentar que «estamos hablando de algo muy serio y las cifras son más expresivas que las palabras». A continuación, ha enumerado los datos madrileños, esto es, «una incidencia acumulada de más de 315 frente a 174 de la media española. Cuando una comunidad está por encima de 250, está en una situación de alto riesgo, repito, de alto riesgo».

Pide «seriedad y responsabilidad» a la Comunidad de Madrid

Con el escenario de fondo de la campaña electoral madrileña, ha agregado que «cuando vemos la ocupación de las camas Ucis, del 38 por ciento frente al 20 por ciento del resto del país, se considera que está también está en riesgo muy algo. Y tiene además una de las tasas de positividad más altas del país, 9,9, concentrando casi uno de cada cuatro fallecidos. Por lo que pido seriedad y responsabilidad y a trabajar para reducir esta curva», ha exhortado, aunque sin aclarar por dos veces por qué cree que los datos no son creíbles.

Por otro lado, Sánchez ha ratificado las previsiones del Gobierno para el proceso de vacunación en una conversación informal con los periodistas que cubren la gira que está realizando por África y que concluye este viernes en Senegal, según recoge la Agencia Efe. Las decisiones que se están sucediendo en torno a la inoculación de la vacuna de AstraZeneca y que han llevado ahora al Ministerio de Sanidad y a las comunidades a permitir solo su uso en personas de entre 60 y 69 años, no van a alterar los planes del Ejecutivo, según Sánchez. 

El Gobierno atenderá a los criterios científicos y técnicos a la hora de tomar decisiones sobre si se inocula la segunda dosis. Asimismo, ha dicho que España no se niega a la compra y vacunación con la rusa Sputnik, pero dejará que sea la Agencia Europea del Medicamento y la Unión las que decidan el camino a tomar.

«Carrera de sacos»

En cuanto a las elecciones del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid, el presidente del Gobierno observa «una carrera de sacos» de los partidos de derechas en la que dan saltos continuos para ver cuál de ellos es el más extremista.

Una estrategia que Sánchez contrasta con la moderación que cree que representa el candidato socialista a la presidencia de la comunidad, Ángel Gabilondo, y que estima que es la acertada ya que el espacio de centro va a ser decisivo en esos comicios.

Pedro Sánchez en Angola

Además, Sánchez ha comentado que está decidido a cumplir una hoja de ruta que le lleve a agotar la legislatura y que supone también la aprobación de nuevos proyectos de presupuestos generales del Estado.

Frente a quienes apuntan que adelantará las elecciones debido, entre otros motivos, a la mala relación entre los socios del Gobierno, insistió en que no lo hará.