España

Sánchez insiste en no prorrogar el estado de alarma a pesar del malestar autonómico

El plan contribuirá, según el presidente, una subida adicional de 2 puntos del PIB en los próximos años además de la creación de 800.000 puestos de trabajo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la presentación del Plan de Recuperación.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la presentación del Plan de Recuperación. EFE

Pedro Sánchez ha dado cuenta del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que España tiene que presentar ante Bruselas antes del día 30 y que este martes ha pasado por la mesa del Congreso de Ministros. De este plan depende que España pueda acceder a los 140.000 millones en transferencias y créditos para superar la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus.

Pero en la que ha sido su segunda comparecencia seguida tras la reunión del Consejo -la semana pasada fue para presentar el plan de vacunación de aquí al verano- e interrogado sobre el futuro del estado de alarma, que caduca el 9 de mayo, ha reiterado que el Gobierno trabaja con la «intención» de que no haya más prórrogas, en buena medida por la campaña masiva de vacunación que hace que el escenario «sea completamente distinto» al verano del año pasado.

Asimismo, entiende que la cogobernanza se ejerce en el Consejo de Interterritorial de Salud, descartando una nueva reunión de la Conferencia de Presidentes como han reclamado algunos barones autonómicos. Cree que las decisiones en el Consejo ya vienen avaladas por la justicia a la hora de poder restringir la movilidad de los ciudadanos. En definitiva, en este estadio de la pandemia, ha insistido en que hay «suficientes instrumentos» para que las Comunidades tomen medidas, desoyendo, entre otros, al lendakari, Íñigo Urkullu.

Además, ha querido despejar dudas respecto a las vacunas. Después de que se conociera que Estados Unidos ha paralizado la inoculación de la Jansen -de la que España recibirá esta semana 300.000 unidosis-defiende que las avaladas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) «cuentan con todas las garantías».

Exigencias de la comisión para liberar los 140.000 millones

Respecto a la exigencias de la Comisión Europea, -con la que todavía quedan «instrumentos para afinar», ha dicho-para abordar reformas en el mercado laboral, del sistema fiscal y de las pensiones, Sánchez ha justificado que la Comisión siempre hace recomendaciones específicas a cada uno de los países y desde hace mucho tiempo habla de que nuestro país necesita una reforma fiscal, «y es un debate necesario». De hecho, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero ha esbozado las líneas básicas del incremento de una serie de impuestos, todo ello al tiempo que su candidato madrileño, Ángel Gabilondo, ha hecho de uno de los ejes de su campaña la congelación impositiva.

Respecto a la reforma del sistema público de pensiones que defiende José Luis Escrivá la ha calificado de «muy positiva» en buena media, porque no se perderá poder adquisitivo, dice, y se asegura su sostenibilidad alargando la edad de jubilación con incentivos. «Cuenta con un consenso amplio dentro del Gobierno», asegura Sánchez a pesar de las críticas que suscitó por parte de las representantes de Unidas Podemos en el seno de la comisión del Pacto de Toledo.

Este miércoles Sánchez explicará el plan en sede parlamentaria y la vicepresidenta segunda y titular de Economía, Nadia Calviño, hará lo propio con los agentes sociales. Este proyecto «es la mayor oportunidad para España desde la entrada en la UE y de eso hace 37 años. Son ocasiones que se presentan dos veces en un siglo, como mucho, y España no la va a dejar pasar», ha afirmado el jefe del Ejecutivo.

Interrogado sobre si el plan está cerrado o se abre a las aportaciones que puedan hacerle otros Grupos, ha replicado que ha contado con la aportación de todos aquellos que han querido participar y agradecido el trabajo de sus ministros. «Es un documento abierto, participativo y colaborativo». Ha negado, por otro lado, que el plan vaya con retraso o existan reticencias de la comisión sobre la propuesta española.

La crisis económica puso de manifiesto las debilidades del sistema, a su juicio, «y de todo ello hemos aprendido que la verdadera solución pasa por revertir los problemas del pasado». Un plan Marshall por el que España «luchó tenazmente» para abrir «un tiempo nuevo de transformación, de crecer, de crear empresa y de crear empleo».

Ha reiterado los cinco grandes objetivos del Plan de Recuperación: modernizar el tejido productivo y la administración pública; aumentar la productividad; impulsar la capacidad de crear empleos de calidad; reducir las brechas coailes y de género ampliadas pro al crisis e impulsar una economía verde. Tiene también un calendario, en primer lugar, la recuperación económica y en el medio plazo, la transformación radical de nuestra economía.

Vivienda, renovables, 5G, electrificación….

El plan tiene cuatro ejes de transformación: la transición ecológica, la transformación digital, la cohesión social y territorial y la igualdad de género. En definitiva, 102 reformas y 110 grandes inversiones en seis años. Por ejemplo, un 10,5 por ciento de los recursos de este plan estarán vinculados con la formación y la educación, más un 7 por ciento en I+D+i.

Sánchez ha puesto el acento en la electrificación de vías públicas y puntos de recarga para potenciar los vehículos eléctricos por más de 13.000 millones; rehabilitación de viviendas; modernización de las administraciones públicas, digitalización de las pymes; hoja de ruta del 5G, por 4.000 millones; una nueva política industrial y 3.000 millones para renovables, entre otras medidas. También ha citado el reforzamiento del sistema público de salud o una nueva política de los cuidados.

En definitiva, «tenemos por delante un horizonte extraordinario», ha proclamado el presidente tras asegurar que el plan contribuirá a una subida adicional de 2 puntos del PIB en los próximos años además de la creación de 800.000 puestos de trabajo. En definitiva, «el futuro de España se decide aquí y entre otros, no en una adolescencia perpetua y encadenando crisis».

Comentar ()