«La candidata del Partido Popular a la Comunidad de Madrid es una mujer que vale la pena. La han atacado, no han podido con ella, y no van a poder con ella”. Así se ha manifestado el líder del PP, Pablo Casado, en referencia a Isabel Díaz Ayuso en el acto de arranque en Madrid de la campaña del 4-M.

Casado ha pedido apoyo para la presidenta madrileña y candidata a la reelección para que el PP pueda llegar pronto al Palacio de la Moncloa. De hecho, ha recalcado que el 4 de mayo «empieza el estado de alarma para el Partido Socialista» porque va a entrar en «pánico».

Así se ha pronunciado en la tradicional pegada de carteles con la que arranca oficialmente la campaña electoral y que se ha celebrado en la plaza de Felipe II, situada en el barrio de Salamanca. En este acto para arropar a Ayuso han participado también el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el presidente del PP madrileño, Pío García Escudero.

Tras subrayar que el PP concurre a las elecciones con una «candidatura de unión» y que «merece la pena», ha avisado que «no solo están hablando del Gobierno de Madrid» sino de qué España se quiere. Y en este punto, ha afirmado que si ganan las elecciones «uniéndose el centro y la derecha» y pueden gobernar «con las manos libres», «ese mensaje luego se podrá repicar a nivel nacional», informa Europa Press.

Casado ha acusado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de haber «ninguneado a su candidato», el socialista Ángel Gabilondo, «opacándole en todas las actividades». «El 4 de mayo empieza el estado de alarma para el PSOE», ha enfatizado, para añadir que tras ver los resultados va a entrar en un «estado de pánico».

Tras asegurar que hay que pensar en lo que «se juegan» el 4 de mayo, el presidente del PP ha pedido el voto también para los socialistas descontentos a los que «no les gusta el sanchismo» y que incluso en su día votaron «a Felipe, a Leguina o a Rubalcaba».