España

La carrera fiscal critica la "velocidad de vértigo" a la que Delgado promociona a los miembros de su asociación

La Asociación de Fiscales (AF) recurre ante el Supremo dos nombramientos discrecionales de la fiscal general del Estado | Unión Progresista de Fiscales (UPF) les pide abandonar la línea que puede provocar un "daño institucional irreparable"

La Asociación de Fiscales (AF), mayoritaria en la carrera fiscal, ha recurrido ante el Tribunal Supremo el nombramiento del fiscal de Sala coordinador de Menores, Eduardo Esteban Rincón, al considerar que la fiscal general Dolores Delgado no se ha basado en criterios de «mérito y capacidad» para designarle, sino que lo ha hecho porque pertenece a su misma asociación, Unión Progresista de Fiscales (UPF), a la que, según critican, está beneficiando en los últimos nombramientos discrecionales de la cúpula fiscal que ha realizado.

Es el segundo nombramiento que AF recurre en menos de un mes ante los tribunales. La anterior fue la designación del fiscal de Sala Javier Zaragoza para coordinar la lucha contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar. Tras presentar la asociación mayoritaria su recurso, Zaragoza renunció al cargo, por lo que el asunto no continuará por la vía judicial.

La presidenta de AF, Cristina Dexeus, diferencia en conversación con El Independiente entre el primer y el segundo recurso presentados por su asociación. En el caso de Zaragoza, argumenta que no se recurrió la designación del fiscal por su idoneidad, sino que se quiso despejar si desde el punto de vista jurídico era posible que la fiscal general creara el puesto como lo hizo. La asociación, igual que el fiscal jefe Antidroga, José Ramón Noreña, de manera particular, consideraron que no se había justificado por qué se creaba la figura del coordinador contra el narcotráfico en el Sur así como que su puesto invadía competencias de la Fiscalía Antidroga.

En el caso de la designación de Esteban, en cambio, argumenta que recurren porque «la elección no se ha realizado por criterios de mérito y capacidad», algo que, expone Dexeus, «es muy evidente al comparar la trayectoria» del miembro de UPF designado por Delgado y el fiscal de Sala José Miguel de la Rosa que optaba también al cargo, con «amplia experiencia» en la protección de los menores y que también ha recurrido la decisión, como adelantó este lunes El Español.

De la Rosa lleva casi tres décadas dedicado a este campo, primero en Andalucía y después en Madrid, y es el autor de las circulares y textos internos que le han convertido en un «referente» para el resto de fiscales, como explican compañeros consultados.

«Quiere dominar la Junta de Fiscales de Sala»

Para la presidenta de AF, Delgado protagoniza una política de nombramientos discrecionales «por afinidad ideológica» porque «quiere dominar la Junta de Fiscales de Sala» para «asegurarse de que cualquier debate que haya en ésta salga a favor de sus intenciones». La Junta de Fiscales de Sala está compuesta por quienes representan la categoría profesional más alta de la carrera más el fiscal o la fiscal general. Es el órgano que asiste al máximo representante del Ministerio Público para fijar los criterios de interpretación y actuación.

Delgado ha promocionado desde que lleva en el cargo a cinco fiscales de Sala de su asociación, incluyendo a Esteban: Álvaro García, jefe de la secretaría técnica de la Fiscalía que es el puesto de máxima confianza de la fiscal general; María José Segarra como fiscal coordinadora para la protección de la discapacidad; Esmeralda Rasillo, jefa de la Fiscalía de la Sala de lo Militar y Félix Pantoja, coordinador de siniestralidad laboral. Una «velocidad de vértigo» en las designaciones y unos «movimientos de ajedrez» para favorecer siempre a los suyos «a la que no estamos acostumbrados», denuncia la presidenta de AF.

«Deriva sin equidad ni coherencia» para la UPF

Desde la minoritaria Asociación Profesional e Independiente de Fiscales (APIF), su portavoz Juan Antonio Frago mantiene en conversación con este diario que con la fiscal general Delgado y la UPF «ocurre lo mismo que antes con el Partido Popular y la AF». Considera que las dos asociaciones mayoritarias son «una la extensión del PP en la carrera fiscal y la otra, del PSOE». Sin embargo, la presidenta de AF expone que de los 31 fiscales de Sala, siete son de la Asociación de Fiscales, 11 no son asociados y 13 son de la UPF.

Precisamente desde la Unión Progresista de Fiscales (UPF) lamentan la «consolidada actuación de la Asociación de Fiscales (AF) de recurrir los nombramientos discrecionales», ante la que manifiestan «no sólo indignación sino la más profunda preocupación ante una deriva carente del más mínimo sentido de equidad y coherencia».

La UPF considera que la AF recurrió el nombramiento de Zaragoza «sin tener en cuenta su trayectoria profesional de 40 años al servicio del Ministerio Fiscal con responsabilidades especialmente relevantes, a su indiscutible prestigio dentro y fuera de la carrera y a su compromiso en la lucha para la que fue designado». También afirman que, mientras la AF argumenta en su recurso que De la Rosa tiene más experiencia que Esteban, éste «lleva 2 años ,11 meses y 11 días más en la carrera».

Desde la asociación a la que también pertenece la fiscal general Delgado critican lo que consideran una «falta de ecuanimidad -léase de rectitud, justicia e imparcialidad-, de coherencia interna y de respeto hacia los compañeros» de AF a la que instan «a que recapacite y abandone esa línea de actuación que sin duda puede repercutir negativamente en nuestra carrera y provocar un daño institucional irreparable para la imagen y la credibilidad del Ministerio Fiscal», afirman en un comunicado remitido a este diario.

Te puede interesar

Comentar ()