Cataluña | España

Los medios públicos, el botín pendiente del reparto de poder entre JxCat y ERC

La designación de cargos en TV3 y Catalunya Ràdio pasa por la renovación del Consejo de la CCMA, para la que los independentistas necesitan al PSC

Vicenç Sanchis, entre Saül Cordillo y Núria Llorach, comparecen en comisión en el Parlament EUROPAPRESS

«Las partes de la coalición se comprometen con un relato y comunicación compartidos». Los integrantes del nuevo gobierno catalán, con su presidente a la cabeza, son muy conscientes del espectáculo que la guerra civil independentista brindó en los medios de comunicación durante el gobierno de Quim Torra. Por eso, el acuerdo de gobierno firmado por ERC y JxCat recoge explícitamente el compromiso de pactar «el relato» del nuevo ejecutivo e incluye entre las numerosas comisiones de coordinación una dedicada exclusivamente a la comunicación para «elaborar una estrategia y un único relato comunicativo».

Pero las buenas intenciones no han evitado que los ámbitos de poder relacionados con los medios de comunicación hayan sido objeto de las negociaciones, un objeto no menor. Y sigue pendiente uno de los espacios más codiciados: los medios públicos de la Generalitat. TV3 y Catalunya Ràdio siguen siendo el buque insignia del discurso independentista, sobre todo la televisión autonómica.

Pendientes del PSC

Sobre el papel, acuerdo alcanzado por Esquerra y Junts supone intercambiar los ámbitos de poder de la anterior legislatura. Es decir, los republicanos asumen la Secretaría de Comunicación del Govern y la designación del director de TV3, mientras a Junts correspondería la secretaría de Difusión. Pero los directores de TV3, Vicenç Sanchis, y Catalunya Ràdio, Saül Gordillo están blindados de momento.

Su sustitución debe ir precedida por la renovación del consejo de gobierno de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), responsable del nombramiento de los directores de cada medio. Y esa renovación exige una mayoría cualificada de tres grupos y dos tercios de la cámara. Un total de 90 diputados, cuando el bloque independentista suma 74. ERC y JxCat necesitan al PSC para renovar la CCMA, y los socialistas ya han expresado su predisposición a pactarla.

Reformar TV3

Los socialistas advierten, sin embargo, que el acuerdo de renovación de la Corporación -con todos sus miembros caducados y solo cuatro de los seis consejeros que estipula la ley de la CCMA- no será un cheque en blanco. La renovación no sólo obligará a pactar los nombres, sino también «un encargo concreto» para el nuevo gobierno de los medios públicos.

El objetivo no es otro que avanzar hacia la reforma que el PSC propuso hace una semana, en la que los socialistas cuestionan tanto el modelo de negocio como la falta de neutralidad y pluralidad de los medios públicos. Y condicionar, con ese «encargo concreto» la elección de una nueva dirección de los medios y sus direcciones de informativos que no se convierta en correa de transmisión de los partidos en el Govern.

Sanchis dirige TV3 desde marzo de 2017 a propuesta de Junts, mientras ERC propuso a Gordillo para liderar Catalunya Ràdio un año antes. El reparto podría afectar también a la Agencia Catalana de Noticias (ACN) participada también por la CCMA, cuyo director, Marc Colomer, fue propuesto en su momento por los republicanos.

Reparto de subvenciones

Más allá de los medios públicos, el aparato mediático levantado por el independentismo tiene mucho con las ayudas públicas a los medios privados, definidas desde dos departamentos igualmente repartidos entre los socios de gobierno. La secretaria de Comunicación, que ahora recaerá en ERC, repartió el año pasado 7,7 millones de euros en subvenciones solo por el uso del catalán.

En marzo, el DOGC publicó ayudas por un total de 7.728.250 euros para prensa escrita, digitales, radios y emisoras de televisión que utilicen el catalán o el aranés. Se trataba de subvenciones de concurrencia no competitiva, por el simple uso de la lengua catalana, considerada de especial protección por la Generalitat.

Junts, por su parte, asumirá la secretaría de Difusión, que pasa de Economía a Políticas Digitales, la consejería desde la que Jordi Puigneró ejercerá la vicepresidencia en manos de JxCat. as ayudas dependen del Departamento de Presidencia. Entre unos y otros, el director de Comunicación ejercerá de máximo responsable de la coordinación comunicativa que fija el acuerdo de gobierno entre ambos partidos.

El papel de Sabrià

Y sobrevolando esa estructura, Sergi Sabrià, hasta ahora responsable de comunicación de ERC y presidente del grupo parlamentario. Responsabilidades que deja ahora para asumir la dirección de la Oficina del President. Desde Palau, algunos en Esquerra auguran el poder plenipotenciario que en su momento asumió Lluís Prenafeta en los gobiernos de Jordi Pujol.

Hombre del núcleo duro de la dirección de Esquerra y de la máxima confianza de Oriol Junqueras, en los últimos tres años han sido sonados sus enfrentamientos con sus socios de Junts en el Parlament. La diplomacia no es su fuerte, pero muchos lo ven como el hombre fuerte en la sombra para garantizar que, si han nuevas guerras en el Govern, esta vez sea ERC quien las gane.

Comentar ()