Un grupo de personas participa en un ensayo clínico con 400 personas sin distancia en bares musicales en Sitges (Barcelona)

Un grupo de personas participa en un ensayo clínico con 400 personas sin distancia en bares musicales en Sitges (Barcelona) EUROPA PRESS

España

Comienza la desescalada real: los expertos cierran la puerta a nuevas olas del virus

Hay motivos para ser positivos, pero siempre desde la prudencia. El plan de vacunación en España avanza con velocidad de crucero y, con carácter general, tanto las muertes como las hospitalizaciones decrecen día a día. También la incidencia acumulada a nivel nacional encadena días de lento pero claro descenso. Los expertos lo tienen claro: un año y tres meses después del inicio de la pandemia en España, comienza la desescalada real. Y la clave de este incipiente optimismo es, sin lugar a duda, el «cada vez mejor ritmo» en el proceso de inmunización de la población: hasta la fecha, y según datos actualizados a 28 de mayo, se han suministrado más de 26 millones de dosis en nuestro país. El 18,6% de la población española cuenta ya con la pauta completa, mientras que el porcentaje de aquellos que han recibido un sólo pinchazo se eleva al 37,4%.

Sanidad comunicaba este viernes tan sólo 17 muertes por coronavirus, la cifra de fallecidos más baja desde el pasado mes de agosto. La incidencia caía otro punto -hasta 124 casos por cada 100.000 habitantes- y la ocupación de camas UCI salía de la zona de riesgo alto, por debajo del 15% a nivel nacional. Todo ello es consecuencia de la progresiva vacunación de la población más vulnerable al coronavirus, con el 100% de los mayores de 80 años ya inmunizados contra la enfermedad.

La Comunidad de Madrid es un claro reflejo de esta tendencia positiva: una de las regiones más afectadas por el impacto del Covid desde que comenzó la pandemia cierra esta semana con una caída del 20,4% en los contagios, mientras que los hospitalizados también se desploman: bajan de 1.000 ingresados en planta por primera vez en nueve meses. «Cada día el perfil del paciente que ingresa en hospital es más joven. Los mayores están ya vacunados y, en general, evolucionan mejor», analiza Fernando Prados, coordinador general del Hospital Isabel Zendal, quien observa que «el descenso de hospitalización en UCI se produce al tiempo que desciende la ocupación de camas en planta», algo que «no pasaba en anteriores olas». «Yo soy optimista», responde, cuando es preguntado sobre la posibilidad de estar realmente ante el principio del fin de la pandemia en España.

En esta tesis coinciden otros expertos consultados por El Independiente, que se atreven a guardar en un cajón el término ‘ola’ para referirnos al virus: confían en que no habrá más, al menos no tan virulentas como todas las que han sacudido anteriormente a nuestro país. Pero el camino hacia el final de la pandemia puede estar lleno de curvas, y sí pronostican que de aquí a lograr la inmunidad de rebaño habrá «repuntes», sobre todo derivados de cepas extranjeras que, como la variante india, están provocando un aumento incontrolado de casos en países como Reino Unido y que «habrá que atajar». «Pero no habrá una nueva ola como las de antes», zanja Rafael Bengoa, ex directivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El experto, que asesoró a Barack Obama en materia sanitaria, pide «prudencia» al menos hasta no tener el 50% de la población con la pauta completa, porque «el virus contraataca con mucha facilidad».

«El optimismo va siendo cada día mayor», suscribe Joan Carles March, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, quien defiende la necesidad de infundir un optimismo prudente entre la población como acicate necesario para «mejorar la situación de salud mental, mejorar la situación económica» e, incluso, «la situación de los servicios sanitarios y profesionales». El objetivo pasa por mantener esa tendencia a la baja no sólo en el número de hospitalizados y muertes, sino también en incidencia. Y los expertos consultados creen que se camina por la senda correcta. Para el doctor César Carballo, adjunto de Urgencias en el Ramón y Cajal, España llegará a «un punto de inflexión muy importante» cuando consigamos llegar a una incidencia a 14 días inferior a 50 casos, por lo que aún queda un camino de nada menos que más de 70 puntos por delante.

Insiste en poner el foco en el modo en que nuestra bajada de casos se ralentiza. «Cuanto más nos acercamos al objetivo, más despacio avanza», producto, quizá, de una relajación excesiva. Carballo lanza una petición al Ministerio de Sanidad y a las comunidades autónomas, y hace un llamamiento para implementar «desde ya» una serie de medidas adicionales de control de casos para no frenar esa mejoría de las cifras, como rastreo retrospectivo, o la liberalización de los test en las farmacias.

¿Fin de la mascarilla en exteriores?

Fernando Simón abrió la puerta hace unas semanas a que la mascarilla deje de ser obligatoria en espacios exteriores este verano, una medida que podría comenzar a aplicarse en aquellas comunidades autónomas con incidencia menor a 150 casos por cada 100.000 habitantes, una situación en la que ya se encuentran 13 regiones. Los expertos recelan, no obstante, de la relajación de esta medida al tratarse del instrumento que mejor previene los contagios y la posibilidad de trasladar un mensaje erróneo a la población.

Bengoa, por ejemplo, hace un llamamiento a «no precipitar la desescalada» con medidas de estas características, y pide esperar al menos hasta finales del mes de junio para empezar a valorar el fin de la mascarilla en exteriores, siempre en función de la situación epidemiológica en cada momento. Algo más cauto se muestra March ya que, a su juicio, necesitamos «al menos un 70% de vacunados» y una incidencia acumulada inferior a 50 para dejar de utilizar la mascarilla en exteriores, un escenario que nos llevaría, según la hoja de ruta marcada por el Gobierno, a finales del verano de 2021.

Comentar ()