España | Tribunales 'Caso Villarejo'

El juez imputa a Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, por el espionaje a Bárcenas

El empresario Ignacio López del Hierro comparece en estos momentos en la Comisión de Investigación 'Kitchen' del Congreso de los Diputados y la exsecretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal lo hará esta tarde

Ignacio López del Hierro y María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP.

Ignacio López del Hierro y María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP. EP

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha citado como investigados en la pieza Kitchen del caso Villarejo a la exsecretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal y a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, por presuntos delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias, en relación con la operación asumida por el comisario jubilado Jose Manuel Villarejo y otros miembros de la cúpula policial durante el Gobierno de Rajoy para obtener información y documentación en manos de Luis Bárcenas una vez éste ya estaba investigado en Gürtel que podía comprometer a altos cargos del partido en el Gobierno.

En un auto fechado este martes, 1 de junio, el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 cita también por los mismos delitos al exjefe de Gabinete de Cospedal, José Luis Ortiz, al exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martinez -que ya estaba investigado en la causa- y al comisario Villarejo.

La comparecencia de Cospedal será el próximo 29 de junio, a las 10 horas, mientras López del Hierro y José Luis Ortiz declararán el 30 de junio a las 10 y 12 horas, respectivamente. Villarejo y Francisco Martínez lo harán el 1 de julio.

Comparecen en el Congreso

Precisamente este miércoles, cuando se conoce la imputación de Cospedal y López del Hierro, ambos comparecen en la Comisión de Investigación Kitchen del Congreso de los Diputados en la que se investiga «la utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio de Interior» en beneficio del Partido Popular por el dispositivo mencionado y desplegado entre 2013 y 2015.

López del Hierro estaba llamado a comparecer en el Parlamento este miércoles y ha aparecido asistido de letrado, permitiéndoselo la presidenta de la Comisión, lo que ha sido entendido por los presentes como un signo de que ya tenía la condición de imputado, como ha confirmado la Audiencia Nacional minutos después.

El compareciente ha leído un documento que traía preparado en el que ha adelantado que no contestaría a las preguntas de los parlamentarios al estar investigándose en un Juzgado actualmente los mismos hechos sometidos a revisión del Congreso. En dicho documento ha defendido su «absoluta imposibilidad» de acceder a los medios del Ministerio del Interior, «ya sean técnicos, humanos ni de fondos reservados» porque «yo no soy funcionario de dicho departamento ni de ninguna administración pública», ha leído. Una manifestación que podría avanzar cuál será su defensa ante el juez García Castellón cuando declare, si es que no se acoge a su derecho a no hacerlo.

María Dolores de Cospedal tiene que comparecer también la tarde de este miércoles en el Congreso para contestar a los diputados sobre el conocimiento que tuvo de la operación Kitchen.

La Fiscalía pidió investigarles

En relación con la citación como investigados de Cospedal y López del Hierro, solicitada por la Fiscalía en septiembre de 2020, el magistrado explica que procede acordarla en este momento, una vez que se han realizado las declaraciones necesarias para avanzar en el esclarecimiento de los hechos (una veintena de investigados y testigos) y estudiado la documentación recibida.

Es en este momento, según el juez, «cuando la pieza se vislumbra con la madurez necesaria para encarrilar la fase preparatoria, estando ya en condiciones para resolver sobre las declaraciones interesadas por el fiscal en su día».

Anotaciones en la tarjeta de Villarejo

El auto del juez recoge las grabaciones requisadas a Villarejo con conversaciones sobre Kitchen que apuntan al conocimiento de Cospedal y su marido sobre la operación, así como las supuestas gestiones de éste último para captar al chófer de la familia Bárcenas Sergio Ríos como confidente de la operación «parapolicial» para requisar documentación al extesorero a través del inspector Andrés Gómez Gordo, asesor de seguridad de Cospedal en Castilla-La Mancha. La investigación apunta a que Del Hierro habría tenido un papel clave para conectar a Gómez Gordo con Ríos y a éstos con Villarejo.

El juez repasa en su resolución un oficio policial reciente que recoge anotaciones de las agendas de Villarejo que cercan a Cospedal y su entorno en cuanto al conocimiento e implicación que tuvieron en la operación. Para el juez, las agendas de Villarejo permiten ubicar temporalmente el nacimiento de la llamada Operación Kitchen, que se sitúa el 11 de julio de 2013 con una anotación junto a las siglas CHISCO, en la que se lee:

«Charla 45 minutos. Plan contra LB. Interv.Comunicaciones, registros y citación de mujer e hijo».

Es en este momento cuando, según el juez, «se detecta una cadena de anotaciones que permiten inferir la participación de la Sra. Cospedal y el sr. López Hierro en la captación de Sergio Ríos».

El magistrado concluye que «resultaría conveniente escuchar a Maria Dolores de Cospedal e Ignacio López del Hierro sobre su participación en la captación de Sergio Ríos Esgueva en la trama, pues su intervención, a través de Andrés Gómez Gordo, al parecer pudo ser decisiva para que éste se decidiera a participar».

En el contexto de los hechos investigados, según García Castellón, también resulta llamativa la aparición del exjefe de Gabinete de Cospedal José Luis Ortiz en las agendas de Villarejo. «Esta dación de cuenta del comisario investigado (sr. Villarejo) al que fuera Jefe de Gabinete de la presidenta de una Comunidad Autónoma (Castilla-La Mancha) carece de toda lógica y sería conveniente que se recabara declaración al Sr. Ortiz sobre su participación en la trama».

El instructor también considera necesario volver a interrogar al exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez para corroborar los pasajes de las agendas de Villarejo en los que llama la atención, según el juez, la fluida relación que ambos mantenían, aun antes de que Martínez fuera nombrado secretario de Estado.   

De la lectura de los mensajes analizados, el juez señala la importancia que el asunto tuvo para Francisco Martínez, «quien asume de forma directa la obtención de información de forma diaria, resultando especialmente sorprendente que el secretario de Estado se involucre hasta ese nivel en un asunto de esta naturaleza».

Comentar ()