España Operación Kitchen

El policía de confianza de Cospedal a Martínez sobre el chófer: "El 'Coci' ha aprobado"

El policía Andrés Gómez Gordo, captado por Villarejo para el operativo de espionaje a Luis Bárcenas, informó al ex número dos de Interior de que el chófer del ex tesorero del PP, confidente en el dispositivo, entraba en la Policía Nacional

Imagen: Carmen Vivas

Andrés Gómez Gordo, el inspector de Policía que trabajó como jefe de Seguridad de María Dolores de Cospedal mientras fue presidenta de Castilla-La Mancha, informó en julio de 2015 al entonces número dos de Interior (Francisco Martínez) de que el chófer de Luis Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, había aprobado la oposición para ingresar en la Policía Nacional. «Se me pasó decirte que ayer se confirmó que ‘El Coci’ ha aprobado», le indicó.

Según se ha conocido en la investigación del caso Kitchen, una de las piezas separadas del caso Villarejo, Ríos Esgueva fue captado por Gómez Gordo como confidente para el operativo policial de espionaje desplegado alrededor del ex tesorero del Partido Popular para recuperar supuestamente documentos comprometedores para altos cargos de dicho partido que estaban en su poder y evitar que llegaran a manos del juez de la Audiencia Nacional que ya investigaba la trama Gürtel, según sospechan los fiscales y el magistrado Manuel García-Castellón.

El comisario ya jubilado José Manuel Villarejo, que también trabajó en el dispositivo y pidió a Gómez Gordo que captara al conductor de la familia Bárcenas Iglesias, fue quien bautizó el operativo como Kitchen y apodaba a Sergio Ríos como ‘Cocinero’, ‘Coci’ o ‘K’.

El chófer, según confirmó el Ministerio del Interior y consta en las actuaciones, recibió 2.000 euros al mes entre 2013 y 2015 por los seguimientos que hizo a su jefe con cargo a los fondos reservados. Andrés Gómez Gordo reconoció en sede judicial que él mismo le hizo entrega de algunas mensualidades. Además, el juez considera que hay indicios de que sus servicios se premiaron con la plaza en la Policía Nacional.

García-Castellón considera que el ingreso en la Policía de Sergio Ríos con más de 40 años no fue posible sin ayuda de cargos del Ministerio con «influencia suficiente». «Resulta reveladora la obtención, por el Sr. Ríos, de una plaza como funcionario del Cuerpo Nacional de Policía tras la superación de un proceso de oposición, extremo que requería necesariamente de la participación [de] cargos con capacidad de influencia suficiente en el Ministerio», expuso.

Sobre Bárcenas: «Del Coci no se fía»

Los investigadores tratan de despejar si miembros del Gobierno de Rajoy encargaron dicho operativo. De ahí que el juez mantenga investigados al ex ministro de Interior Jorge Fernández Díaz y a su número dos, Francisco Martínez, enfrentados por sus contradicciones sobre el conocimiento de dicho operativo. El primero niega haberlo conocido, ni siquiera haber oído hablar de él. El segundo sostiene que fue un operativo policial legal para dar con fondos de Bárcenas ocultos en el extranjero, así como que no tuvo información del dispositivo hasta que leyó las primeras informaciones en prensa al respecto.

Pero el 17 de julio de 2015, Martínez se intercambió unos mensajes con el inspector de Policía Gómez Gordo -apodado ‘Cospedín’- en los que éste le informó de que Ríos Esgueva había aprobado la oposición para entrar en la Policía, así como de algunos de sus movimientos. La Policía considera que dichos movimientos eran parte de su trabajo para el dispositivo Kitchen.

Dichos mensajes, que Martínez guardaba en su móvil, han sido recogidos por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional en un extenso informe sobre las conversaciones mantenidas entre el ex número dos de Interior y distintos interlocutores de la cúpula policial y la política y al que ha tenido acceso El Independiente. Aquél día, 10 días antes de que se publicara la lista de los aprobados en las oposiciones a la Policía Nacional en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en la que Sergio Ríos quedó en el penúltimo puesto, compartieron los siguientes whatsapps:

Andrés Gómez Gordo.- Se me pasó decirte que ayer se confirmó que ‘El Coci’ ha aprobado… Hoy se ha visto con el del hotel en la planta -2 del garaje de calle Ayala. L [en referencia a Luis Bárcenas] quiere que para septiembre haga de testigo en los seguimientos. Duda de él pero sobre todo de Sepúlveda… Estaba muy cabreado por lo del juicio de lo laboral. Un saludo.

Francisco Martínez.- ¿Cabreado con intención de hacer daño?

A. G. G.- No puede, lo intenta con los periodistas pero ya no le hacen casi sin pruebas ni a él ni a la mujer… Les queda Marisa Gallero y poco más. Lo de la grabación lo pensaba utilizar para la negociación del juicio pero… De ‘El Coci’ no se fía. El martes durmió en el domicilio donde hizo el intercambio del famoso cuadro??? Dice que para que no le vieran salir la prensa para ir al juzgado.

Hablaban por un sistema de cifrado militar

Martínez y Gómez Gordo intercambiaron dichos mensajes por Whatsapp, pero la Policía repara en su informe en que «ambos utilizaban de forma paralela para sus comunicaciones una aplicación que se anuncia en internet como un servicio de mensajería con seguridad de ‘grado militar’, con cifrado de extremo a extremo denominada WICKR».

Las conversaciones entre los dos comenzaron en 2015 y la última registrada se remonta a 2017. Así lo recogen los agentes en el informe basado en el volcado de los dispositivos que Martínez entregó durante el registro de su domicilio ordenado por el juez el pasado 14 de marzo.

Te puede interesar

Comentar ()