Política 'OPERACIÓN KITCHEN'

El juez mantiene que Interior regaló una plaza de policía al chófer como pago por su ayuda

Sergio Ríos entró en el Cuerpo Nacional con más de 40 años, una edad bastante inusual / El instructor considera que el ingreso no se pudo llevar a cabo sin la intervención de cargos del Ministerio "con capacidad de influencia suficiente"

El ex chófer de Luis Bárcenas, tras comparecer como investigado ante el juez del 'caso Villarejo'.

El ex chófer de Luis Bárcenas, tras comparecer como investigado ante el juez del 'caso Villarejo'. EP

El juez que investiga el caso Kitchen mantiene que el Ministerio del Interior regaló una plaza como funcionario del Cuerpo Nacional de Policía al chófer de Luis Bárcenas como «parte del pago por los servicios prestados» en el operativo que permitió sustraer al ex tesorero del PP información comprometedora para altos cargos del partido.

Sergio Ríos Esgueva fue captado como colaborador policial en julio de 2013, cuando ejercía de conductor de la esposa de Bárcenas (Rosalía Iglesias). Éste se encontraba entonces en prisión preventiva por orden del magistrado de la Audiencia Nacional que instruía el caso Gürtel.

El avance de la investigación del caso Kitchen ha permitido a los investigadores reunir indicios y pruebas documentales acerca de la contraprestación que obtuvo Sergio Ríos por su trabajo en esta operación «parapolicial» -según la Fiscalía Anticorrupción- que impulsó el Ministerio del Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz.

La instrucción ha podido acreditar ya que el antiguo chófer percibió durante dos años 48.000 euros -a razón de 2.000 euros mensuales- con cargo a los fondos reservados, que sufragaron también la compra de la pistola que se le facilitó. También se le habría facilitado la obtención de una plaza en el Cuerpo.

Así lo sostiene el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional en el auto en el que imputa a Fernández Díaz por su «participación directa» en el operativo ahora investigado. Éste tendrá que comparecer el próximo 30 de octubre, un día después de que lo haga su antiguo número dos en el Ministerio (Francisco Martínez).

Penúltimo en su oposición

Nacido en Ceuta en enero de 1975, Sergio Ríos presentó el 25 de septiembre de 2014 la solicitud de admisión a las pruebas de ingreso en la Policía Nacional, consiguiendo plaza en julio de 2015. Rumbo a los 41 años, el antiguo chófer de Bárcenas obtuvo la penúltima plaza (253) tras obtener una nota de 10,709 puntos (casi seis menos que el número uno), según se detalla en la resolución que la Dirección General de la Policía publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 27 de julio de 2015.

«Resulta reveladora la obtención, por el Sr. Ríos, de una plaza como funcionario del Cuerpo Nacional de Policía tras la superación de un proceso de oposición, extremo que requería necesariamente de la participación [de] cargos con capacidad de influencia suficiente en el Ministerio», expone el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional.

Cuando se desarrolló aquel proceso selectivo para cubrir 254 plazas, el director general de la Policía era Ignacio Cosidó, que había sido nombrado a finales de diciembre de 2011. Cosidó es hoy senador por designación de las Cortes de Castilla y León, lo que le procura aforamiento ante la Sala Penal del Tribunal Supremo.

Sergio Ríos entró en el Cuerpo Nacional con más de 40 años, una edad bastante inusual

Hace justo cinco años, Sergio Ríos ingresó en la Escuela Nacional de Ávila para iniciar su proceso de formación teórica, desarrollando posteriormente las prácticas en la comisaría madrileña de Moncloa y obteniendo finalmente plaza en una Unidad de Extranjería y Documentación de Cataluña. Desde el 27 de junio de 2017 se encuentra en comisión de servicio en la Brigada Móvil.

Entre los indicios que ha reunido la instrucción sobre la presunta irregularidad en el acceso al Cuerpo por parte de Sergio Ríos se encuentra una conversación -grabada de forma subrepticia por Villarejo- en la que éste insiste en que cumplirá los compromisos asumidos con él cuando le captaron como colaborador para llevar a cabo el dispositivo, entre lo que se incluye su incorporación a la Policía.

Entonces el comisario hoy preso se estaba intentando ganar la confianza del conductor de Bárcenas para que compartiera con él toda la información sensible que manejaba. «Pienso en tu futuro», le indica el antiguo agente encubierto. Y añade: «Tú ya estás ahí pa siempre, macho. Tienes tu jubilación, tus historias, todo asegurado (…) ¿Me entiendes? Ésa es mi filosofía, tronco; no hay otra. ¿Me entiendes?».

A preguntas de este diario, un portavoz del Ministerio del Interior ha informado de que al antiguo chófer de Bárcenas se le abrió un expediente informativo, si bien ese procedimiento se mantiene paralizado al tener prioridad la investigación penal sobre la administrativa. No se resolverá hasta que resuelva el caso la Audiencia Nacional.

Comentar ()