Cataluña | España

Sánchez exhibe entendimiento con ERC en Barcelona tras la carta de Junqueras sobre los indultos

"Dialoguen, no se cansen de dialogar" les reclama Sánchez Llibre al presidente del Gobierno y la Generalitat

Sánchez y Aragonés se saludan en Barcelona.

Sánchez y Aragonés se saludan en Barcelona. EFE

Pedro Sánchez y Pere Aragonès han formalizado hoy el deshielo de las relaciones entre Gobierno y Generalitat con el presidente de Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre, como maestro de ceremonias. El presidente de los empresarios catalanes ha reclamado a Sánchez y Aragonès que «no se cansen de dialogar» y los presidentes del Gobierno y al Generalitat han explicitado su voluntad en ese sentido tras el relevo de Quim Torra.

«Llevamos demasiado tiempo perdidos en dilemas estériles, no podemos seguir así», ha advertido el presidente del Gobierno, quien ha destacado la necesidad de dar pasos que permitan avanzar, «y hacerlo con enorme sentido de la justicia, buscando el beneficio, la paz y la convivencia del conjunto por encima de la pequeñez de los cálculos partidistas».

Aragonès ha afirmado en su intervención, que «se han dado pasos adelante» al reconocer la «necesidad de abordar la resolución de conflicto» y ha señalado que ha llegado «la hora de reemprender el camino del diálogo y la negociación». Será «extraordinariamente difícil», ha reconocido, «pero es nuestra obligación, hay que superar el bloqueo y avanzar de nuevo».

Sánchez, por su parte, ha abogado por «dejar atrás la dialéctica estéril de los unos y los otros y busquemos juntos un nuevo nosotros» en un discurso marcadamente económico, que ha concluido con este llamamiento al diálogo en el que ha abogado por dejar de lado los sentimientos para negociar en base a «razones». «Cambiemos amenazas por propuestas, vengan de donde vengan, con pragmatismo y sin venganza», ha reclamado.

Primer encuentro Sánchez-Aragonès

Se trata del primer encuentro entre Sánchez y Aragonès desde que el republicano accedió a la presidencia de la Generalitat. En el horizonte, pendiente de confirmar el encuentro en Moncloa que debe dar el pistoletazo de salida a esa nueva etapa en las relaciones entre el Gobierno central y el autonómico al que Sánchez y Aragonès se han comprometido.

Un contexto ha señalado el presidente de la Generalitat, recordando que «estos días se ha hablado de necesidad de abrir una etapa de normalización política» lo que ha su juicio demuestra que partimos de una situación que «no es normal».

Presos políticos

«Probablemente diferimos de análisis» ha añadido, «para nosotros no es normal que haya presos políticos y exiliados y que los catalanes no puedan decidir su futuro» un análisis que Aragonès ha defendido porque «ha sido avalado por las urnas», aunque también ha admitido que el Gobierno tiene su análisis de la situación, y ambas deben expresarse con libertad en la mesa de diálogo.

Sánchez y Aragonès han escenificado este inicio del deshielo tras un breve encuentro al inicio del acto, en el que se han saludado fugazmente uniendo los puños minutos antes de que diera comienzo el acto de Fomento del Trabajo.

Ambos dirigentes conversaron el viernes durante 40 minutos vía telefónica, la primera conversación «con contenidos» tras la investidura del catalán. Sobre la mesa, la concesión de los indultos a los condenados por el 1-O y la convocatoria de la mesa de diálogo entre ambas administraciones. Además de la agenda del reencuentro propuesta por Sánchez en la primera reunión de la mesa, con Quim Torra entonces en la presidencia de la Generalitat.

El encuentro se ha visto precedido por la publicación de una larga carta del presidente de ERC, Oriol Junqueras, en la que agradece la concesión de los indultos a los líderes independentistas. Una medida que, según el ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, se harán realidad en breve.

Dialoguen, reclama Sánchez Llibre

Presidentes Sánchez y Aragonès, dialoguen, no se cansen de dialogar porque Cataluña y España lo necesitan» les ha reclamado el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre. El líder de los empresarios catalanes ha celebrado el encuentro de ambos dirigentes como una oportunidad y ha reclamado a ambos ejecutivos que normalicen la relación entre ambas administraciones.

«Los empresarios necesitamos seguridad jurídica y estabilidad política para desarrollar» la economía. «Es muy necesario que vuelva la normalidad política» ha añadido Sánchez Llibre, que ha señalado al Gobierno y la Generalitat como para advertirles de que «tienen la gran responsabilidad y los instrumentos necesarios para resolver esta situación, ojala encuentro de hoy sirva para iniciar resolución».

El acto de entrega de la Medalla de Foment a Javier Godó, editor de La Vanguardia, da el pistoletazo de salida a la celebración del 250 aniversario de la gran patronal catalana. Un acto en el que Sánchez y Aragonés han compartido un breve encuentro previo con empresarios como el presidente de laCaixa, Isidre Fainé, de Naturgy, Francisco Reynés, o el presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, además de los líderes de UGT y CCOO en Cataluña, Camil Ros y Javier Pacheco respectivamente.

Comentar ()