La dirección nacional del PP ha evitado desautorizar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, por sus palabras sobre el papel que juega el Rey en la concesión de los indultos a los presos del ‘procés’, pero sí se ha desmarcado públicamente del debate abierto por la dirigente regional. Pablo Casado ha querido zanjar el asunto este lunes en el marco de la presentación de la Convención Nacional del PP y, en una intervención pública, el presidente de los populares ha reivindicado la «monarquía parlamentaria» que Felipe VI ejerce «de forma impecable», dando portazo de forma definitiva a la polémica haciendo hincapié en la postura del partido: «la responsabilidad de los indultos corresponde a Sánchez y a su Gobierno». Única y exclusivamente.

En el marco de la protesta de Colón de este domingo, la plana mayor del PP salió a la puerta de la calle Génova antes de sumarse a la concentración. Fue ahí donde Isabel Díaz Ayuso, flanqueada por Pablo Casado y José Luis Martínez-Almeida, cuestionó si el Rey firmaría los indultos y acusó al Gobierno de convertir al monarca en «cómplice» de la medida de gracia. «¿Qué va a hacer el Rey de España a partir de ahora? ¿Va a firmar estos indultos? ¿Le van a hacer cómplice de esto?», preguntaba la dirigente madrileña. «La responsabilidad es exclusiva de Sánchez», corregía el líder del PP este lunes. «La sociedad española sabe que no hay más cómplices de esto que aquellos que lo promueven», insistía, cargando la responsabilidad enteramente sobre Moncloa.

Este mismo lunes otros portavoces del PP han respondido a la polémica en la misma línea en que lo ha hecho Pablo Casado, quitando en todo momento el foco del monarca y ubicándolo sobre Pedro Sánchez. «Todo el mundo sabe el papel que tiene el Rey», respondía por ejemplo la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, en alusión a la obligación del jefe del Estado a firmar los indultos si se aprueban en el Consejo de Ministros. También el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha salido a la palestra para matizar las declaraciones de su compañera de filas y ha aclarado que la intención de la presidenta madrileña no fue otra que la de denunciar el «abuso» de Sánchez con las instituciones.

La Convención Nacional del PP se celebrará en Valencia

El PP ha dado este lunes las primeras pinceladas sobre dónde y cómo se celebrará la Convención Nacional del partido, entendido como el evento que servirá para encumbrar de forma definitiva a Pablo Casado al frente del partido y rearmar ideológicamente al principal partido de la oposición para plantar cara a Sánchez en las urnas. Así las cosas, los populares han escogido Valencia como escenario en que se celebrara la «traca final» del congreso los días 2 y 3 de octubre, aunque se prevé que el evento dure una semana completa. En los cinco días anteriores, el partido desplegará una gira por las cinco comunidades autónomas donde gobiernan, con mesas de debate sobre los grandes ejes ideológicos del partido.

La Convención se celebrará bajo el lema «Creemos» (con doble intención, de ‘creer’ y de ‘crear’). Pablo Casado ha precisado que el evento contará con un total de 25 mesas temáticas, cinco para cada uno de los pilares estratégicos definidos por el partido para el congreso, y que abordará diversos temas, desde el empleo hasta el medio ambiente, pasando por la juventud o la unidad nacional. La elección de la capital del Turia como escenario final servirá de impulso definitivo al candidato a la presidencia regional de los populares en la Comunidad Valenciana, Carlos Mazón, que aspira a convertirse también en candidato a la presidencia de la Generalitat. Dos semanas después del evento de los populares, está previsto que el PSOE celebre también su congreso federal y también en Valencia, en que Pedro Sánchez se presentará a la reelección como secretario general del partido.