España

El juez imputa al ex jefe de la UDEF Olivera por la Operación Kitchen

Después de que su subordinado, el inspector jefe de la Policía Manuel Morocho, declarara que le ofreció un puesto en Lisboa para que abandonara la investigación del 'caso Gürtel'

El comisario principal José Luis Olivera, cuando juró el cargo del director del CITCO.

El comisario principal José Luis Olivera, cuando juró el cargo del director del CITCO en enero de 2015.

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha citado como investigado al exjefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía José Luis Olivera en la pieza Kitchen del caso Villarejo, donde se aborda si altos cargos del Partido Popular estuvieron tras la puesta en marcha del operativo «parapolicial» que desplegó la cúpula policial y sufragó el Ministerio del Interior supuestamente para requisar a Luis Bárcenas información sobre la financiación irregular de la formación que comenzaba a investigar el juez Pablo Ruz en el caso Gürtel.

Dicho dispositivo, que se llevó a cabo entre 2013 y 2015 y en el que se captó al chófer de la familia Bárcenas, Sergio Ríos, como confidente, se costeó con la partida de los fondos reservados del Estado. Además de la cúpula policial de aquellas fechas, ya están investigados en la causa el exministro de Interior Jorge Fernández Díaz; su número dos, el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, así como la exsecretaria general del PP y su esposo, el empresario Ignacio López del Hierro bien relacionado con Villarejo, que tendrán que declarar el próximo 29 de junio como investigados ante el juez.

Los indicios de la existencia de esta operación se encontraron en las anotaciones y audios requisados a José Manuel Villarejo cuando fue detenido en 2017. Después de analizar las agendas del comisario investigado, el juez tiene un mapa más completo sobre Kitchen. Ve indicios de que por un lado se llevó a cabo el operativo para requisar a Bárcenas información sobre caja B del PP investigada en el caso Gürtel y, por otro, de que Villarejo habría maniobrado para dificultar la investigación del juez. Ahora quiere saber si otros mandos policiales también lo hicieron y si respondían a órdenes políticas.

La declaración de Morocho

Precisamente esta semana el juez García-Castellón tomó declaración como testigo al inspector jefe de la Policía Manuel Morocho al que el juez Pablo Ruz encargó los primeros informes de la investigación basados en las anotaciones del extesorero del PP, Luis Bárcenas, sobre la ‘caja B’ del partido. Los conocidos como papeles de Bárcenas.

El inspector relató que sus superiores en la Policía le impidieron incluir los nombres de altos cargos del PP en los informes que recogían la financiación irregular del partido y le ofrecieron puestos internacionales para que abandonara, entre ellos Lisboa o un puesto de enlace policial en la ONU.

Precisamente situó a su superior José Luis Olivera, responsable de la UDEF, como la persona que le ofreció el puesto en Lisboa. Afirmó que le hizo el ofrecimiento en una cafetería en junio de 2013, cuando Bárcenas estaba en la cárcel y el operativo Kitchen ya se había iniciado. En dicho encuentro, según Morocho, Olivera dijo que estaba recibiendo una llamada. «Sí, ministro, estoy con él», habría afirmado, dándole a entender a Morocho que las órdenes para instarle a abandonar la causa venían del titular de Interior, Jorge Fernández Díaz.

El juez citó al policía -que también declaró dando múltiples detalles de las presiones vividas en su puesto de trabajo en la comisión de investigación Kitchen del Congreso- por una anotación encontrada en una de las agendas del comisario Villarejo en la que se podía leer: «Problema con Moroc».

Te puede interesar

Comentar ()