España

Ayuso enfila una legislatura en clave nacional: "Hoy empieza el fin del sanchismo en España"

Isabel Díaz Ayuso ha sido investida en primera votación con 77 votos a favor y 57 en contra, gracias al apoyo de los diputados de Vox

Isabel Díaz Ayuso, durante su investidura en la Asamblea de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso, durante su investidura en la Asamblea de Madrid. EUROPA PRESS

Isabel Díaz Ayuso convertirá Madrid en un dique de contención al socialismo y a las políticas de Pedro Sánchez. Ese es su deseo y es la intención de la recién investida presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para los dos próximos años de legislatura en la región, y así lo ha expresado durante su intervención en la Asamblea justo después de la participación de los portavoces del resto de grupos. Ayuso ha lanzado un firme alegato contra las políticas de «la izquierda caviar», cuyo discurso, tanto en Madrid como en España, «se ha acabado». «Hoy empieza el fin del ‘sanchismo’ en España», zanjaba la líder regional.

Ayuso ha utilizado gran parte de su intervención para lanzar un órdago directo a Moncloa, y ha recordado que «después del 4-M igual se tienen que replantear» su continuidad al frente del Gobierno de España. «Los madrileños han castigado en las urnas las políticas de Pedro Sánchez», pero «quizá no lo quieren ver», expresaba, dirigiéndose a la bancada del PSOE en la cámara regional, con Hana Jalloul al frente de la misma tras la salida de Ángel Gabilondo. La dirigente popular ha enumerado todas las políticas que, a su juicio, Pedro Sánchez ha desplegado en contra de la Comunidad de Madrid para «atacar» a todos los madrileños, como el estado de alarma ad hoc para la región o la intención de «destruir la empresa española» mediante la imposición de cierres perimetrales».

«Despídanse del cinturón rojo. Se ha acabado. Su discurso se ha caído. La gran mayoría de españoles que hoy quieren respeto, libertad, futuro y progreso saben que el PSOE les ha abandonado», añadía, con la bancada del PP rompiéndose en aplausos prácticamente a cada frase de la líder. Ayuso ha partido, además, una lanza a favor de Pablo Casado, por quien apuesta para desalojar a Sánchez de Moncloa ya que, igual que hoy «todo el mapa de Madrid es azul», en 2023 lo será en «toda España».

No ha habido reproches por parte de la presidenta de la Comunidad de Madrid en funciones, Isabel Díaz Ayuso, a las exigencias que ha desplegado Vox sobre las que condicionará su apoyo al PP los dos próximos años de legislatura, y entre cuyas iniciativas se incluye la derogación de las leyes de género o el cierre de Telemadrid. La dirigente madrileña, ha agradecido para empezar que el grupo de Monasterio por su apoyo, y ha hecho un llamamiento a buscar «espacios comunes» de aquí a las próximas elecciones.

Además, ha querido condenar la «actitud que la izquierda» ha tenido con la portavoz de Vox en la Cámara madrileña, poniéndose veladamente del lado de Monasterio en la trifulca entre ésta y el diputado de Podemos, Serigne Mbayé, en que la dirigente de Vox ha acusado al dirigente morado de entrar en España de «forma ilegal». «Quienes son realmente radicales y sectarios son lo partidos políticos de la izquierda. Me ha abochornado que traten a su partido político de esta manera», afirmaba, sacando a Vox del marco de «radicalismo» en el que sí ha situado a toda la izquierda madrileña.

Investida por 77 votos a favor

Isabel Díaz Ayuso ha sido investida este viernes en primera votación por 77 votos a favor y 57 votos en contra gracias al apoyo de los diputados de Vox y a los 65 escaños que el PP logró en las elecciones del pasado 4 de mayo. De este modo, la política madrileña ha sido ratificada nueva presidenta de la Comunidad de Madrid por segunda vez en dos años, para continuar con la legislatura que quedó interrumpida por el adelanto electoral que la propia Ayuso activó el pasado mes de marzo, a consecuencia de la moción de censura que llevó a cabo Ciudadanos en la Región de Murcia.

Tras las elecciones del 4-M, Ayuso logró deshacerse de sus hasta entonces socios de Gobierno, y Ciudadanos desapareció definitivamente de la Asamblea de Madrid. No obstante, no logró hacerse con la mayoría absoluta -fijada en 69 escaños-, de modo que necesitará el apoyo o la abstención, según el caso, de al menos cuatro diputados de Vox para desplegar su programa de Gobierno hasta 2023. Para llegar a acuerdos, Ayuso ya ha abierto la puerta a la formación que en Madrid dirige Rocío Monasterio para buscar un «espacio común» de alianzas y pactos pese a las «diferencias» que, asegura, separan a PP y a Vox.

Te puede interesar

Comentar ()