España

Correos quiere reforzar la seguridad de los envíos con perros detectores de explosivos

La empresa pública pide ofertas para contratar un servicio canino que inspeccione el correo en su centro de tratamiento internacional de Madrid-Barajas / La misma licitación quedó desierta en 2018 al no pujar ninguna empresa de seguridad

Una trabajadora de Correos, en un centro de clasificación de paquetería de la empresa pública.

Una trabajadora de Correos, en un centro de clasificación de paquetería de la empresa pública. CORREOS

Correos reforzará la seguridad de una de sus plantas más importantes del país -el Centro de Tratamiento Internacional (CTI) de Madrid-Barajas, por donde pasan las cartas recibidas y con destino a otros países- con la contratación de un servicio de inspección de envíos postales mediante perros detectores de explosivos, a lo que está dispuesto a destinar más de 20.000 euros en los próximos tres años.

La Subdirección de Compras de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos SA ha anunciado este miércoles la licitación, aceptando ofertas hasta el próximo 30 de junio. El anuncio se produce dos meses después de que varios dirigentes políticos y altos cargos -como el ministro Grande-Marlaska, el ex vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, la presidenta Díaz Ayuso y la directora de la Guardia Civil, María Gámez- recibieran cartas amenazantes con balas en su interior. La mayoría de estas misivas pasaron por el Centro de Tratamiento Automatizado de Vallecas (Madrid) sin que saltaran las alarmas.

Ahora, la empresa pública perteneciente al Grupo SEPI ha rescatado un proyecto que ya intentó poner en marcha hace casi tres años. A finales de agosto de 2018 pidió ofertas para incorporar un servicio de inspección por medio de perros capaces de detectar explosivos -guiados por vigilantes de seguridad debidamente formados- en el CTI de Barajas. El 8 de octubre de aquel año declaró desierto el concurso al no haber recibido ninguna oferta, reservándose el derecho a sacar nuevamente a licitación esta contratación.

Con un pliego de condiciones similar al que rigió la convocatoria anterior, Correos trata ahora nuevamente de adjudicar el encargo para reforzar la seguridad del CTI de Barajas, uno de los dos centros con que cuenta la Oficina de Cambio Madrid-Barajas junto con el de clasificación postal.

Para ello, la empresa ha elevado un 10 % el presupuesto máximo de licitación, que pasa de 15.600 a 17.160 euros (impuestos excluidos). Tanto el plazo de ejecución del contrato (36 meses) como la prestación del servicio a realizar son idénticos, según se detalla en los correspondientes documentos de características técnicas.

En concreto, el servicio se prestaría una vez a la semana durante una hora, incluyendo el tiempo de descanso del perro. De esta forma, serían 52 jornadas al año y 156 en el conjunto del contrato, lo que arrojaría un gasto de 133 euros por día si se adjudicara por el tipo máximo (20.763 euros, IVA incluido). El encargo empezaría a ejecutarse en el segundo semestre de 2021 y se prolongaría hasta 2024.

Correos ya sacó a licitación el mismo servicio en 2018, pero quedó desierto por falta de ofertas

Correos exige que el perro tenga una edad mínima de 18 meses, seguro de responsabilidad civil, certificado y cartilla veterinaria en vigor, pasaporte en caso de que el animal provenga del extranjero y número de chip implantado. El vigilante, por su parte, debe pertenecer a una empresa de seguridad debidamente homologada por el Ministerio del Interior y debe estar en condiciones de acreditar que reúne al menos 50 horas de formación en materias de adiestramiento de perros y búsqueda y detección de sustancias explosivas.

El único criterio de adjudicación que se aplicará será la cuantía de la oferta económica, quedando el contratista obligado a guardar «estricta confidencialidad» sobre la información a la que tenga acceso durante la prestación del servicio. Sólo podrá poner en conocimiento de terceros extremos previamente autorizados por escrito por Correos.

La licitación de este servicio se produce en la recta final de la ejecución del conocido como proyecto ‘Rampa 7’, un centro logístico internacional para mejorar la eficiencia en la gestión de mercancías y paquetería en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Estas nuevas instalaciones, que ocuparán una superficie total de unos 12.500 metros cuadrados y cuentan con una inversión de casi 14 millones de euros, permitirán que el CTI se dedique exclusivamente a operaciones de exportación e intercambio urgente nacional, según ha informado Correos.

Te puede interesar

Comentar ()