El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha afirmado que la formación jeltzale «no se va a esconder» y va a «liderar» el proceso del nuevo estatus para Euskadi, pero «escuchando, sin querer avasallar a nadie».

En una entrevista a Diario Vasco, recogida a Europa Press, Ortuzar indica además que el objetivo jeltzale es «ir dando pasos graduales para ser cada vez menos dependientes de fuera y que se puedan tomar más decisiones aquí».

Tras reconocer que estarán «muy atentos» a lo que se trate en la mesa de negociación entre los Gobiernos central y catalán, cree que «gran parte de la continuidad de la legislatura y del proceso que se abrió con la moción de censura a Rajoy depende de que el tema catalán encuentre un cauce de diálogo».

En este sentido, destaca que Euskadi cuenta con un haber competencial y una situación «objetivamente mejor» que la de Cataluña. «Nosotros podemos permitirnos esperar al mejor momento en una estrategia gradualista porque estamos en una situación razonablemente buena y avanzada con respecto a Cataluña», detalla, al tiempo que destaca el hecho de contar con «un ámbito de autogobierno superior» al catalán que hace que «podamos tomarnos los procesos políticos con otro tempo y estrategia».

Respecto al nuevo estatus en Euskadi, Ortuzar reconoce que el PNV ha decidido reactivarlo «sin prisa, pero sin pausa» y recuerda que hubo una ponencia de autogobierno y se elaboró un texto base por lo que ahora «hay que entrar en una fase conclusiva».

«Podemos hacerlo fácil si los partidos exponemos nuestras posiciones, las confrontamos con el marco legal vigente y vemos las posibilidades que hay. O lo podemos hacer más difícil, como intenta EH Bildu al tratar de devolver la pelota a un tiempo pasado», critica.

Ortuzar, que reitera que los pilares del PNV en esta cuestión pasarán por «reconocimiento de Euskadi como nación, bilateralidad con el Estado y un sistema de garantías para resolver los conflictos a través del diálogo», afirma que su formación va a tomar la iniciativa sobre el nuevo estatus tras el verano, pero «siendo muy cuidadosos para que nadie diga que, por el método, hemos roto una posibilidad de acuerdo».

«No en un cajón»

Así, anuncia que hablarán en septiembre con todos los grupos y después adoptarán una postura que «será de acción, no de dejarlo en un cajón». «A uno, dos o a tres grupos nos correspondería redactar una proposición de ley para registrarla en el Parlamento», asevera.

De este modo, advierte que el PNV «no se va a esconder» y va a «liderar el proceso», pero «escuchando, no queremos avasallar a nadie». «Luego ya llegará el momento de negociar con Madrid», añade.

Cuestionado por el derecho a decidir, Ortuzar manifiesta que la vía jeltzale es «ir dando pasos graduales para ser cada vez menos dependientes de fuera y que se puedan tomar más decisiones aquí», algo que cree «no tiene por qué ser conflictivo».