España

Sánchez responde a Aragonès: "Jamás aceptaré un referéndum de autodeterminación"

El 15 de julio se celebrará un nuevo acto en homenaje a las víctimas del Covid y al personal sanitario en el Palacio Real presidido por Felipe VI

Pedro Sánchez, en el Congreso.

Pedro Sánchez, en el Congreso. EFE

El presidente del Gobierno no se ha hecho esperar en esta comparecencia parlamentaria a petición propia. Pedro Sánchez ha arrancado su intervención hablando de los indultos a los presos del procés, la parte más delicada de su discurso. Y ha respondido al presidente de la Generalitat desde la tribuna parlamentaria para afirmar tajante que el Ejecutivo «seguirá actuando con la máxima de que no habrá referéndum de autodeterminación, salvo que los que lo defienden consigan convencer a las tres quintas partes de esta Cámara para modificar la Constitución».

Sánchez, que supuestamente no habló de este asunto con Aragonés en casi tres horas de reunión en Moncloa el pasado martes, ha subrayado que «ya les digo yo que el secretario general del PSOE jamás lo aceptará». A cambio, «el principio de realismo debe imponerse. Tenemos la obligación de devolver la normalidad, que es lo que estamos haciendo. El tiempo del castigo pasó. Llegó el de la reparación y el de perdón, también el del acuerdo. También es imprescindible que Cataluña hable con Cataluña. No puede ser que el Gobierno catán no hable con la mitad de sus ciudadanos».

Sin embargo, a pesar de la rotundidad de sus palabras respecto a la imposibilidad de articular un referéndum de autodeterminación, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, le ha recordado que «también prometió que no habría indultos… denos tiempo».

Sánchez se ha empleado a fondo para defender el carácter plenamente democrático de la figura del indulto, regulada en 1870. Desde la Transición, ha recordado, se han concedido 18.100 medidas de gracia, entre otras cosas por un criterio de «utilidad pública» que es el que ha enarbolado el Ejecutivo en este caso. De ellos, más de 6.000 fueron gobernando José María Aznar y 900 en época de Mariano Rajoy, que fue el presidente que menos aprobó.

El Gobierno «elegirá siempre la concordia democrática. La discordia -ha agregado- es un lastre para el avance social y económico de España. La diferencia en nuestros ideales no nos deben confundir en que todos somos buenos españoles, andaluces, catalanes o madrileños». Es el mismo espíritu que se impuso en la Constitución de 1978.

Horizonte de «progreso, unión y convivencia»

Y «hoy debe ayudarnos al reencuentro, porque una democracia plena y un espíritu constituyente han demostrado saber hacer frente a la adversidad» en persecución de un horizonte, ha dicho, de «progreso, unión y convivencia pacífica».

Asume la «dimensión claramente política de esta medida de gracia» así como que «no hay garantías» de que alcance su objetivo», pero sí «facilita el diálogo y la concordia en el seno de la sociedad catalana». El Gobierno «va a actuar en todos los frentes», pero «la vía judicial no vale por sí sola y no debemos hacer descansar en los tribunales nuestra propia responsabilidad política», ha subrayado en el primer momento en que ha arrancado aplausos de su bancada.

Si en 2017 era «imprescindible» acudir a la Ley y reivindicar la autoridad del Supremo, así como que la sentencia se cumpliría, ahora el escenario es bien distinto, «en primer lugar porque han cumplido parte de su condena» y en segundo porque la pandemia «ha puestos de manifiesto que nos necesitamos y la recuperación va a ser intensa en los próximos tres años». Se trata de afrontar la nueva etapa con una «convivencia reforzada».

Por otro lado, ha animado al PP a que presente una moción de censura junto a Vox y Ciudadanos, cuestión en la que Pablo Casado no quiere entrar a pesar de que encontraría respaldo en el resto de los partidos del centro-derecha.

En su primera réplica, que ha centrado en responder a Pablo Casado, Sánchez ha recordado la sucesión de acontecimientos desde 2012, cuando el entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, se envolvió en la bandera independentista. «Enfrentaron a catalanes contra catalanes y atropellaron a aquellos que no compartían su sueño, convertido en una pesadilla», ha agregado para admitir que fueron los «máximos responsables» de lo sucedido.

Sin embargo los gobiernos de Mariano Rajoy «tampoco hicieron nada salvo responder a las banderas con más banderas». Pero no sólo, porque «activaron una infame política patriota que encubría sus propios delitos y fabricaba otros imaginarios contra sus adversarios» y ya de paso ha hablado de la Kitchen, de María Dolores de Cospedal y hasta de Cayetana Álvarez de Toledo «a la que ya dejan venir. Bienvenida». Álvarez de Toledo llevaba un año sin pisar el Hemiciclo desde que la sacaron de la portavocía del Grupo Popular. También del aborto y del matrimonio homosexual, todo una enmienda a la totalidad.

Tras considerar que las mesas que ha puesto en marcha el PP «enfrentan a los españoles», ha acusado al primer partido de la oposición de «mala fe» por admitir artículos inconstitucionales en algunos estatutos y no en el catalán, de no respetar al Rey de España a raíz del debate de los indultos y de estar solo frente a los empresarios y la Iglesia, que han respaldado las medidas de gracia.

También ha respondido a Casado respecto a su afirmación de que la Guerra Civil fue el enfrentamiento entre los que «querían democracia sin ley y los que querían ley sin democracia», para recordarle que «solo es ley la democrática». Asimismo, ha emplazado a Casado a renovar el Tribunal de Cuentas y acusado al PP de «incumplir la Constitución todos los días» para concluir que su único objetivo «es el poder».

Al líder de Vox le ha preguntado si su solución para Cataluña es la de Espartero, «bombardear cada 50 años Barcelona» y a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, le ha dicho que espera que sus 10 diputados «sean útiles para el futuro del país».

Homenaje a las víctimas del Covid el día 15

Asimismo, ha anunciado la celebración de un acto en homenaje a las víctimas por la pandemia del Covid y a los profesionales sanitarios en el Palacio Real el próximo 15 de julio con la presencia de Felipe VI, siguiendo el modelo del que se celebró el año pasado. Ha insistido Sánchez en sus previsiones de vacunación para este verano. El 19 de julio habrá 25 millones de españoles inoculados con pauta completa y, a finales de agosto 33 millones, esto es, el 70 por ciento de la población.

Te puede interesar

Comentar ()