España

"Ningún reproche, ha sido un encuentro agradable y emotivo" dice Junqueras al reencontrarse con Puigdemont

Los líderes de JxCat y Esquerra se reencuentran en Waterloo casi cuatro años después de la fuga del ex presidente catalán

Oriol Junqueras, junto a Carles Puigdemont en Waterloo.

Oriol Junqueras, junto a Carles Puigdemont en Waterloo. EFE

«No ha habido ningún reproche, ha sido un encuentro agradable y emotivo» ha asegurado Oriol Junqueras a las puertas de la «casa de la república» de Carles Puigdemont en Waterloo. El encuentro se ha prolongado durante más de dos horas, pero el republicano ha asegurado que se han ceñido a tratar de temas personales y ha obviado cualquier cuestión política. Puigdemont no ha valorado el encuentro.

El expresidente de la Generalitat y líder de Junts y el exvicepresidente y líder de ERC, Oriol Junqueras, se han reencontrado este miércoles en la vivienda del eurodiputado en Waterloo, en la primera cita entre ambos desde que el primero huyera de España en 2017. En estos casi cuatro años, ambos dirigentes se han cruzado reproches en declaraciones y libros, en los que Puigdemont ha tachado de desleal a Junqueras, y éste ha recordado que él «se quedó en Cataluña».

Unidos por el Tribunal de Cuentas

La única concesión a la actualidad político ha sido una referencia al Tribunal de Cuentas, que ha unido de nuevo a ambos políticos exigiéndoles una fianza de 5,4 millones de euros, junto a otros ex altos responsables de la Generalitat de su gobierno y el de Artur Mas.

El encuentro, ha explicado Junqueras, ha servido para «compartir la reflexión sobre el Tribunal de Cuentas» que ha tachado de «órgano político» cuyos miembros tienen el mandato caducado «porque el PP no quiere perder la mayoría que tiene para seguir ejerciendo represión económica contra la disidencia política» en vez de perseguir la corrupción que «el PP ha practicando de forma de desmedida», según el republicano.

Más allá del Tribunal de Cuentas, Junqueras ha insistido en que ha sido «un encuentro de carácter personal para hablar de la situación personal de los que hemos estado en la cárcel y los del exilio». Ha evitado hablar de la coordinación de los partidos independentistas, pese a que ERC y JxCat comparten gobierno pero no estrategia política. Una coordinación que ha dejado para próximos encuentros «muy pronto» en «Bruselas o Estrasburgo».

Puigdemont no les recibe

Junqueras ha llegado pasadas las 14.00 horas a la ciudad a las afueras de Bruselas junto a la expresidenta del Parlament Carmen Forcadell, y los exconsellers Raül Romeva, Dolors Bassa y Meritxell Serret. El último trecho hasta la casa de Puigdemont lo han hecho a pie, momento en el que han saludado a media docena de simpatizantes independentistas que les han recibido al grito de Unidad y con banderas esteladas, bajo los flashes de las cámaras de la treintena de periodistas que había congregados.

En un primer momento, el líder de ERC ha subido la escalinata de la casa sin que nadie le haya salido a recibir, aunque minutos después Puigdemont ha escenificado el reencuentro independentista con una foto de familia a la entrada de su residencia junto a los que fueron miembros de su Govern, a la que se han unido el eurodiputado y exconseller Toni Comín, y el rapero Josep Miquel Arenas, conocido como Valtonyc.

Se trata de la primera cita entre ambos en casi cuatro años, un tiempo en el que han exhibido sus diferencias y los partidos que lideran han chocado constantemente por el rumbo del proyecto independentista.

De hecho, el reencuentro se produce en la residencia de Puigdemont, después de que el expresidente evitara el encuentro en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo a la que acudió Junqueras este martes. Tras la reunión en Waterloo, no habrá declaraciones conjuntas y se espera que solo sea el líder republicano quien atienda a la prensa.

A finales de octubre de 2017, tras la declaración unilateral de independencia, Puigdemont huyó a Bélgica para evitar la acción de la justicia, mientras que Junqueras sí que fue a declarar ante la Audiencia Nacional y entró en prisión en noviembre.

Desde que obtuvieron los indultos, los presos del 1-O han comenzado a reencontrarse con los dirigentes independentistas en el extranjero: la semana pasada los excarcelados de ERC visitaron a la secretaria general del partido, Marta Rovira, que está en Ginebra.

Te puede interesar

Comentar ()