La CUP no está contenta con los primeros pasos del gobierno de Pere Aragonès. Cuando no se han cumplido todavía los primeros 50 días de mandato del republicano, el portavoz de los antisistema, Carles Riera, ha advertido es jueves de que la relación con Esquerra «está más tensa que al principio de la legislatura» y ha puesto en duda que puedan apoyar los próximos presupuestos de la Generalitat.

El antisistema ha señalado además que «la CUP tiene sus objetivos muy claros» y ha recordado a Aragonés que «hicieron caer a Artur Mas» y solo aprobaron los presupuestos de Carles Puigdemont «a cambio del referéndum del 1 de octubre».

Riera ha tachado de «gesto escaso» la concesión de los indultos. «El Estado es transparente en este sentido, no deja de repetir que no habrá referéndum, amnistía ni autodeterminación», ha advertido, y frente a esto considera que la actitud de ERC y el Govern «es muy tibia, muy pasiva». La cuerda «se está tensando» ha concluido, «tenemos que apretar mucho para que el Govern cumpla los acuerdos de mínimos» tanto en materia de políticas sociales como en el proceso independentista.

En declaraciones a TV3, ha apuntado que los primeros pasos del nuevo ejecutivo catalán responden «insuficientemente» a los acuerdos alcanzados para la investidura. «En estos momentos los avances son muy pequeños y absolutamente insuficiente» ha advertido, reconociendo solo «pequeños pasos». Por ello, ha dejado claro que «hoy estamos mas lejos de aprobar los presupuestos» que al principio del mandato.

Pacto de investidura

«Nuestra actitud respecto al acuerdo con Esquerra es de mucha preocupación e inquietud» ha añadido. Para resumirlo, ha señalado, «la cuerda con ERC hoy está más tensa que cuando firmamos el acuerdo». Riera ha valorado dos aspectos: el contenido del acuerdo en materia de políticas públicas y el enfoque de la legislatura.

Así, ha recordado que apoyaron la investidura de Aragonès con el compromiso de que esta legislatura debía culminar con la autodeterminación y ha considerado que «estamos muy lejos de esto». «El actual modelo de ERC y JxCat en la mesa de diálogo no va a funcionar, el Estado ha dejado claro que ni autodeterminación ni amnistía, el estado ha dejado claro que lo que quiere es frenar el conflicto, si no hay acciones contundentes por nuestra parte no lo conseguiremos.

El dirigente antisistema se ha referido además a la necesidad de «reconstruir» el movimiento independentista, debilitado a su juicio por la «represión» y la división entre los partidos secesionistas desde el fracaso de octubre de 2017. Riera ha reclamado un nuevo espacio de coordinación que «no es una cuestión solo de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras» ha advertido remitiéndose al encuentro protagonizado este miércoles en Waterloo.