España

Sánchez prescindió de Calvo y Ábalos porque "hay que cargar las pilas y rejuvenecer"

Elude decir que Cuba es una dictadura aunque "no es una democracia"

Pedro Sánchez durante la entrevista con Pedro Piqueras para Telecinco

Pedro Sánchez durante la entrevista con Pedro Piqueras para Telecinco Twitter / @informativost5

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha resistido a explicar los motivos reales del cese de tres sus más estrechos colaboradores hasta el pasado sábado, esto eso, Carmen Calvo, José Luis Ábalos e Iván Redondo. En su primera entrevista tras la profunda remodelación ministerial, en informativos Telecinco, ha trasladado su «gratitud y reconocimiento» a los ministros salientes, pero tras la emergencia sanitaria, ha matizado, «estamos en una fase distinta».

A lo largo de este último año y medio «se ha trabajado a destajo. He sido testigo del compromiso con el país, pero había que cargar las pilas y rejuvenecer», ha dicho en otro momento. Tras afirmar que en las crisis de Gobierno «siempre hay mucha literatura» ha apelado a tomar con «naturalidad» los relevos.

«Los relevos se tienen que producir en todos los equipos sobre todo cuando se entra en un nuevo escenario, en una nueva etapa», ha subrayado para recordar que pronto España recibirá 9.000 millones para impulsar la recuperación y esa nueva etapa implica «nuevos equipos con tres componentes, gente vinculada con la política local, más jóvenes pero con experiencia acreditada y una aportación más feminista».

Ábalos «ha sido muy buen ministro y un gran secretario de Organización»

A lo sumo ha admitido que Ábalos «ha sido muy buen ministro y un gran secretario de Organización y ha dejado el partido más fuerte pero estamos en una nueva etapa de renovación y modernización».

Y respecto a Iván Redondo se ha vuelto a escudar en que todos los cesados «tienen mi enorme gratitud y reconocimiento, pero ese fue el gobierno de la emergencia». Tampoco ha querido concretar el futuro de Calvo. La ha descartado para el Consejo de Estado y no ha querido certificar si la quiere de presidenta del PSOE a partir de su 40 congreso.

Algo más duro se ha mostrado con el ministro de Consumo, Alberto Garzón, del que no ha querido aclarar si le hubiera cesado de haber podido tras la polémica con el consumo de carne. Defiende el jefe del Ejecutivo que el sector agroalimentario es el más interesado en la sostenibilidad pero que «un gobierno progresista no puede regañar a la ciudadanía».

Acusa a Garzón de «regañar a la ciudadanía»

Por otro lado ha concedido que Cuba «no es una democracia» aunque no ha querido pronunciar la palabra «dictadura» como no lo ha hecho nadie de su gobierno, incluida la nueva ministra portavoz, Isabel Rodríguez.

Tras calificar de «duras e improcedentes» las imágenes provenientes de la isla con detención de periodistas incluidas, ha reclamado, «sin injerencias y con el máximo respecto a la sociedad cubana, que debe encontrar el camino a los derechos y libertades» que los cubanos se puedan manifestar libremente y se aceleren las reformas que permitan la prosperidad», sin dejar de destacar que el Covid ha hecho especialmente daño a la situación económica y social de este país.

Te puede interesar

Comentar ()