América Latina | España | Internacional

Irene Montero también evita definir como una dictadura al régimen cubano

La ministra de Igualdad, Irene Montero,

La ministra de Igualdad, Irene Montero EP

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha evitado definir al régimen cubano durante su aparición junto con la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, en el acto ‘Ley de Diversidad Familiar y Apoyo a las Familias: Reconocimiento de la diversidad y protección de todas las familias y la infancia’, en la Casa de América. Preguntada sobre si piensa o no como la diputada de Unidas Podemos Aina Vidal, que ayer consideró que el Gobierno cubano no era una dictadura, la ministra ha dicho simplemente que aprovechaba para mandar un «mensaje afectuoso» y «toda la complicidad» al pueblo cubano.

También ha desgranado que España ha mantenido «históricamente» unas relaciones «excelentes de amistad» con la nación caribeña y que el Gobierno debe seguir trabajando para que así sea.

Y es que Montero ha resaltado que Cuba es un país «hermano» que padece un bloqueo económico «inaceptable», como también opina Naciones Unidas, y que motiva que sufra carencia de medicamentos y material sanitario para hacer frente a los efectos de la crisis del Covid-19.

Belarra: este debate «no ayuda» y solo lo quiere la oposición

Por su parte y en declaraciones a La Sexta, la titular de Derechos Sociales Ione Belarra ha reiterado que el debate sobre el Gobierno cubano «no ayuda» a solucionar la situación. Belarra considera que es «evidente y nadie niega» que la situación cubana es de «absoluta excepcionalidad internacional» derivada de casi seis décadas de bloqueo económico por parte de Estados Unidos.

También ha relatado que la última Asamblea General de Naciones Unidas fue «muy clara» sobre la necesidad de levantar este embargo comercial y económico, que es lo que contribuiría a aportar una solución.

Por tanto, ha dicho que este debate solo interesa a la oposición, que trata de hacer una cuestión nacional algo que es «un tema internacional» y una situación límite «dolorolísima» para el pueblo cubano. «A mí no me van a encontrar haciendo política doméstica con un tema de semejante calado», ha zanjado.

Te puede interesar

Comentar ()