Cataluña | España

Gobierno y Generalitat retoman un diálogo abonado por las cesiones

Pedro Sánchez y Pere Aragonès, reunidos en Moncloa.

Pedro Sánchez y Pere Aragonès, reunidos en Moncloa.

Hace exactamente tres años, desde el primero de agosto de 2018, que no se reúne la Comisión Bilateral Gobierno-Generalitat. Una comisión de rango estatutario que Pedro Sánchez recupera ahora para encaminar el diálogo con el independentismo con la vista puesta en dos exámenes claves de la agenda política del próximo otoño: la Mesa de Diálogo con la Generalitat y la negociación de los próximos Presupuestos Generales, a los que quiere sumar tanto a ERC como a JxCat.

«Las buenas sensaciones y buenas palabras están, pero trabajaremos el hasta final para conseguir acuerdos» apuntaba la consejera de Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà, esta semana. Los independentistas exhiben su faceta más exigente ante el primer encuentro con un orden del día concreto con el Gobierno. Pero no ocultan que el contexto es mucho más positivo que cuando Quim Torra recibió a Pedro Sánchez en el Palacio de Pedralbes.

Los indultos han sido claves, sin duda, para la relajación de las tensiones previas. ERC y JxCat insisten en que no son suficientes y pondrán sobre la mesa del Gobierno la petición de la amnistía y un referéndum de autodeterminación. Pero será en la Mesa de Diálogo que se reunirá la tercera semana de septiembre, en la que los independentistas quiere «abordar el conflicto político». Ahora se trata de volver a los debates de política puramente autonómica -esa de la que Quim Torra no quería oír hablar- y la puesta en libertad de los nueve condenados a penas de prisión ha allanado indudablemente el camino para que Esquerra arrastre a JxCat por ese camino.

Cesiones económicas y presupuestos en el aire

También lo han hecho los acuerdos alcanzados este martes en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). El que el consejero de Economía, Jaume Giró, no ocultaba su satisfacción el pasado martes, al anunciar que el Gobierno perdona a las comunidades la liquidación negativa de 2020 y la liquidación del IVA de 2019. Un ahorro de 1.482 millones de euros para las arcas de la Generalitat.

Satisfacción compartida por el PSC, que también confía en que la Bilateral sea productiva. «No se cerrará todo, pero algo se cerrará» aseguraba la portavoz en el Parlament, Alicia Romero, sobre el listado de reivindicaciones planteado por la Generalitat. Más allá de los traspasos, lo acordado en el CPFF debe servir para afianzar el apoyo de ERC y JxCat a los próximos Presupuestos Generales, en los que quedará consignada la condonación de deuda anunciada el martes por Maria Jesús Montero.

«El PSOE busca el apoyo de ERC y JxCat a los presupuestos» reconocen abiertamente desde el PSC, «pero los presupuestos de la Generalitat van en paralelo». Y la CUP ya ha advertido a Pere Aragonès de que está más cerca de rechazar sus primeras cuentas que de aprobarlas, por lo que Aragonès puede necesitar casi tanto la abstención del PSC como Pedro Sánchez el apoyo de ERC.

El relevo de Iceta

La reunión llega además con un inesperado cambio de protagonistas. La crisis de Gobierno ha excluido al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, de un encuentro que llevaba meses preparando con Vilagrà. Será Isabel Rodríguez la que presida la comisión -la presidencia es rotatoria de forma anual entre Gobierno y Generalitat- un cambio que desde ERC han asumido con indiferencia.

«Lo importante es la voluntad de acuerdo del Gobierno», ha reiterado en este sentido Vilagrà. Iceta siempre ha concitado la acritud de los republicanos, como demostraron al vetarlo como presidente del Senado. Y su relevo en Política Territorial tampoco molesta a la nueva dirección del PSC.

Salvador Illa, ganador de las últimas elecciones autonómicas, ha quedado eclipsado por la mayoría independentista en el Parlament, como en su día le sucediera a Inés Arrimadas. Un excesivo protagonismo de Iceta en la Bilateral hubiera acentuado aún más esa irrelevancia en Cataluña, por lo que su desplazamiento a Cultura no ha sido mal recibida por una parte del PSC.

56 traspasos pendientes

Con estos mimbres, Isabel Rodríguez se enfrentará este lunes a una Comisión Bilateral de la que la Generalitat espera salir con concreciones, como el reivindicado traspaso de las becas universitarias. «Tenemos 56 traspasos pendientes, los queremos todos y los queremos rápido» apuntaba Vilagrà tras compartir el orden del día de la reunión con los grupos catalanes. Una reunión en la que se negaron a participar tanto la CUP como Vox.

Entre las cuestiones concretas que esperan cerrar en la Bilateral, desde la Generalitat señalan el traspaso de las becas, y quieren incorporar a ese paquete la gestión de los MIR y la competencia sobre salvamento marítimo, en la inspección laboral y prestaciones sociales. En concreto, la gestión del Ingreso Mínimo Vital -ya conseguida por el Gobierno vasco- para subsumirlo en la Renta Mínima creada por la Generalitat.

La Generalitat reclamará además la titularidad patrimonial de edificios e infraestructuras largamente reclamadas. Con un objetivo prioritario, el edificio de la Jefatura Superior de Policía, en la Vía Layetana de Barcelona, que el Ministerio del Interior se ha negado a ceder hasta ahora. Un traspaso de alto contenido simbólico para los independentistas, que tienen aquí el apoyo de Podemos.

Conflicto en la ley del audiovisual y fondos europeos

Entre los temas conflictivos, la gestión de los fondos europeos, debatida en la Conferencia de Presidentes del viernes en Salamanca, a la que Pere Aragonès se negó a asistir. El Govern insiste en tratar la cuestión «aunque sea en el turno de ruegos y preguntas». Pero el Gobierno se ha negado a incluirla en el orden del día.

La Bilateral abordará también la futura Ley del audiovisual, trasposición de una directiva europea con la que el Gobierno quiere impulsar esta industria en España. Pero la Generalitat reclama que la nueva ley no se quede en la protección del español y exigen protección también para la producción en catalán.

La regulación de los alquileres y, en general, del precio de la vivienda para frenar desahucios será otro de los caballos de batalla. Y entrarán en el debate cuestiones como la ordenación litoral. «Queremos tener todos los traspasos y financiados adecuadamente» defiende Vilagrà. «Negociaremos hasta el último minuto pero queremos acuerdos que sean satisfactorios» añade, señalando que uno de sus objetivos es establecer un calendario «muy exhaustivo» de reuniones para cerrar carpetas el próximo otoño. «No queremos tirar la pelota adelante ni quedarnos con las migajas. Lo queremos todo».

Te puede interesar

Comentar ()