Pere Aragonès, ha anunciado hoy que Gobierno y Generalitat se reunirán el jueves o viernes próximos -16 o 17 de septiembre- en la prometida mesa de diálogo. Un encuentro que ha defendido, frente a las reticencias de sus socios de JxCat. Y que desde Junts ha vuelto a criticar con virulencia la presidenta del Parlament, Laura Borràs.

El fiasco de la ampliación de El Prat, que el Gobierno dio por suspendida el viernes ante la falta compromiso del propio Aragonés con el proyecto, dificulta aún más el encuentro. Una reunión de la que todavía no hay fecha, orden del día ni integrantes -solo el propio Aragonés ha confirmado su asistencia, tampoco sabe quién le acompañará por parte de Junts-. Y que Pedro Sánchez querría posponer para que no emborrone el esperado Congreso del PSOE.

En este contexto, Aragonés ha querido disolver las dudas sobre la celebración del encuentro asegurando, en declaraciones a Catalunya Ràdio, que «será la semana que viene, en los próximos dos o tres días se podrá confirmar si es el jueves o el viernes».

Aviso a Junts

El presidente catalán ha reconocido además el escepticismo que rodea al encuentro, que ha considerado «lógico». Y ha reclamado a sus socios que «si alguien cree que hay una vía alternativa que la concrete»

La respuesta ha llegado, poco después, de Borràs. La líder electoral de Junts ha asegurado en sus redes sociales que la mesa de diálogo «es un eslógan que lleva un año y medio» sin «una sola concreción» ni «otra perspectiva que no sea el fracaso». Y ha respondido a Aragonés que la alternativa a su diálogo con el Gobierno es la unilateralidad, por la que sigue apostando la dirección de su partido, encabezada por Carles Puigdemont.

La réplica de Borràs llega después de que el secretario general del partido, Jordi Sánchez, reclamara este jueves a ERC unir fuerzas en el Congreso para desestabilizar al Gobierno de Pedro Sánchez. Jordi Sánchez hizo esta propuesta tras saltar por los aires el acuerdo para la ampliación de El Prat, pero Esquerra se resiste a difuminar el peso de sus 13 diputados en el Congreso aliándose con Junts.