España

El PP quita hierro a la ausencia de Aznar y Rajoy en la cumbre de Valencia: "Hay que mirar al futuro"

El presidente del PP, Pablo Casado (d) y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy (i).

El presidente del PP, Pablo Casado (d) y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy (i). EUROPA PRESS

«El líder indiscutible será Pablo Casado. Nadie más». La tormenta por el control del PP de Madrid amaina por momentos y en el cuartel general de los populares ultiman ya los detalles de una Convención Nacional que arrancará el próximo 27 de septiembre en Santiago. El plato fuerte llegará el primer fin de semana de octubre, cuando están previstos dos grandes actos en Valencia: el sábado en el Auditorio del Palau de les Arts y el domingo en la Plaza de Toros, escenario que sirvió de antesala a algunas de las mejores victorias de los populares en las urnas. Casado será el gran protagonista, pero no estará acompañado ni por José María Aznar ni por Mariano Rajoy en la clausura del congreso. «Respetando el pasado, tenemos que mirar al futuro. Y esta Convención habla del futuro de nuestro proyecto», justifican fuentes cercanas al líder del PP.

Los ex presidentes del Gobierno sí darán su apoyo a Casado en los días previos, y se dejarán ver en los actos que el PP celebrará en distintas ciudades de España y que servirán de antesala a la gran cumbre de Valencia. Eso sí, lo harán por separado. En concreto, está previsto que Mariano Rajoy participe en una mesa de debate en Santiago sobre Libre mercado y propiedad privada el próximo lunes 27 de septiembre, en la que se debatirá sobre empleo, vivienda, fiscalidad o tursimo. José María Aznar hará lo propio el jueves 30 en Sevilla, donde se celebrará una ponencia sobre Estado de Derecho y Seguridad, donde se hablará sobre inmigración, independencia judicial y regeneración.

Fuentes del PP encargadas de la organización del evento quitan peso a tal circunstancia, e insisten en que la Convención que ha organizado el PP «es todo», y no sólo los actos finales de Valencia. No obstante, éstos serán los que reúnan mayor foco mediático. El domingo, Pablo Casado será el encargado de pronunciar el discurso de clausura en la Plaza de Toros de Valencia ante «miles» de personas. Génova mantiene el optimismo pese a los últimos rifirrafes internos. Esperan «rebosar» el coso respetando las debidas medidas sanitarias y recuperar así una imagen que hace años que no se vive en las filas populares.

Sin embargo, cuando apenas restan seis días para que arranque oficialmente la Convención Nacional del PP, la lista de ponentes y participantes sigue siendo un misterio. En el partido insisten en que «es el secreto mejor guardado» por el presidente del PP, que trabaja personalmente en la confección definitiva de ese listado de nombres, y recalcan que habrá «sorpresas» entre los invitados. «Será un plantel muy brillante y muy potente», prometen.

Pese a que durante semanas se especuló con esa posibilidad, el que no estará presente en el gran cónclave de los populares será Albert Rivera. En la dirección de Génova sí se llegó a tantear la posibilidad de invitar al ex presidente de Ciudadanos a su congreso, pero la idea se desechó por la negativa de la dirección a quemar tan pronto el ‘as’ electoral de una hipotética fotografía Casado-Rivera. El ex político y abogado, no obstante, nunca llegó a confirmar su intención de asistir al gran acto del PP.

La falta de información respecto a la propia organización del evento ha despertado ciertos reproches entre algunos cargos territoriales del partido. Por ejemplo, como informó El Independiente, en el equipo de Isabel Díaz Ayuso censuran que Génova aún no haya proporcionado información sobre qué asuntos se tratarán en la mesa de presidentes autonómicos que se celebrará el sábado 2 de octubre en Valencia, y a la que finalmente asistirá la presidenta de la Comunidad de Madrid tras acortar su gira americana.

La amenaza de que el foco mediático se sitúe en Díaz Ayuso, que aterrizará en Valencia tras haber sido invitada al Capitolio de Estados Unidos, y no en Pablo Casado no se percibe como un riesgo en la dirección nacional, al menos de momento. Las fuentes populares consultadas califican de «alivio» la tregua que tanto la dirección nacional como la regional han firmado de cara a la Convención Nacional, y que se confirmó después de que la presidenta madrileña tuviera el ‘gesto’ de cancelar parte de su agenda americana para respaldar a Pablo Casado en su puesta de largo.

Te puede interesar

Comentar ()