España

El PP rebaja el optimismo de Ayuso con el congreso de Madrid: "Almeida tiene posibilidades de ganar"

La dirección del partido vuelve a apostar por una 'tercera vía', un candidato de "consenso" pactado entre Ayuso y Almeida para presidir el PP regional

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el presidente del PP, Pablo Casado, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el presidente del PP, Pablo Casado, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. EUROPA PRESS

En los planes de Pablo Casado para las semanas previas al arranque de la Convención Nacional del PP no entraba más que el relanzamiento de su proyecto político y el desgaste a Pedro Sánchez por el desbocado aumento del precio de la luz. Pero la oficialización de la candidatura de Isabel Díaz Ayuso a la presidencia del PP de Madrid se cruzó en su camino y acabó con la tranquilidad que se respiraba en el cuartel general de los populares. El malestar por las «prisas» de la baronesa regional fue instantáneo, y el silencio absoluto. «No toca ese tema», insisten desde la dirección. En privado, fuentes solventes del partido no disimulan su enfado por el intento de Ayuso de «contraprogramar» a Casado a pocos días del cónclave de Valencia, el más importante para el jefe del PP desde que asumió las riendas del partido.

Génova ha intentado desviar el foco de las fricciones internas que, a su juicio, alienta Isabel Díaz Ayuso en sus múltiples declaraciones públicas. Pero también promete batalla si ésta sigue adelante con su órdago e insiste en arrebatar a Pablo Casado la influencia que conserva en el PP de Madrid, de cuyo órgano depende, entre otras cuestiones, la elaboración de las listas electorales para las municipales y autonómicas de 2023. Fuentes de la dirección nacional no sólo no descartan impulsar a José Luis Martínez-Almeida «cuando llegue el momento», sino que confían en la fortaleza de una candidatura liderada por el alcalde de la capital frente al optimismo del equipo de Díaz Ayuso, alimentado por el excelente resultado de la presidenta madrileña en las elecciones del 4-M.

«Almeida tiene posibilidades de ganar. Ella tiene mucho apoyo de la militancia, pero a lo mejor eso no es suficiente. Y el alcalde tiene detrás una estructura, más peso local y el apoyo del aparato», advierten las fuentes populares consultadas. En los cálculos de la dirección nacional y del entorno del regidor madrileño apuntan a que Martínez-Almeida -cuya popularidad se disparó hace más de un año, justo durante los primeros compases de la pandemia- cuenta con el apoyo declarado de la mayoría de líderes de distrito -salvo el de San Blas- y un número suficiente de alcaldes y presidentes municipales como para dar la batalla a Díaz Ayuso en un hipotético enfrentamiento entre ambos. Ella, reconocen, gana más adeptos entre afiliados madrileños.

La balanza empieza a moverse. El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ya se ha posicionado a favor de Martínez-Almeida ante una posible batalla por el control del PP de Madrid, según recogió Heraldo de Aragón, y podría no ser el último. Y aunque en Génova no descartan más candidaturas al margen de la de Díaz Ayuso para el congreso madrileño, la tesis es la de evitar por todos los medios que la sangre llegue al río y las fricciones internas se traduzcan en desgaste para Pablo Casado, justo cuando ha logrado dominar las encuestas. La dirección nacional tiene clara cuál debe ser la fórmula: una lista conjunta y «pactada» entre Ayuso y Almeida que denote unidad y un candidato de «consenso» para separar lo institucional de lo orgánico. «[Ayuso] debería entrar en razón», sentencian en el PP.

Así, Génova recupera su apuesta por la ya conocida como ‘tercera vía’ para presidir el PP de Madrid, dispuestos en este caso a escuchar las «sugerencias» de Díaz Ayuso a la hora de pactar un nombre para hacerse con las riendas del partido. Durante meses sonó el de la actual secretaria general del PP en Madrid, Ana Camins, aunque también hubo quien apostó por la papeleta del vicesecretario de Política Territorial, Antonio González Terol. En el equipo de la presidenta de la Comunidad de Madrid, sin embargo, descartan esta fórmula: «integración» sí, pero en torno al liderazgo de Isabel Díaz Ayuso, una aspiración que encuadran dentro de la «normalidad» de los congresos territoriales en que los presidentes autonómicos ostentan también el control del partido en sus respectivas regiones.

El congreso, para finales de primavera

Otra de las cuestiones que ha provocado un nuevo choque entre la dirección nacional y regional tiene que ver con el calendario del propio congreso madrileño, fechado para el «primer semestre de 2022», según ratificó el propio secretario general del PP, Teodoro García Egea, este lunes en rueda de prensa. No es una previsión que agrade precisamente a Isabel Díaz Ayuso, que presiona a la dirección nacional para que acelere la celebración de un cónclave del que espera salir victoriosa. «Creo que es importante que se haga esto pronto», trasladaba en una entrevista para Es Radio, justificando que los candidatos municipales que debe designar el nuevo órgano de poder del PP en Madrid deben contar con el tiempo suficiente para «asentarse» de cara a los comicios de 2023.

El número dos de Pablo Casado explicaba este lunes, no obstante, que fue la Junta Directiva Nacional la que aprobó trasladar los congresos uniprovinciales al primer semestre de 2022, y Madrid no será una excepción. Sin embargo, fuentes solventes del PP apuntan a que la dirección no prevé ceder a la presión de la baronesa madrileña y se inclinan por dejar el congreso de Madrid para el final, es decir, para mayo o junio del próximo año.

El «feo» de Ayuso a Casado en la Convención Nacional

Díaz Ayuso confirmó este lunes que, tal y como adelantó La Razón, podría ausentarse de los actos centrales de la Convención Nacional del PP, que se celebrarán los días 2 y 3 de octubre en Valencia, donde Pablo Casado pronunciará un gran discurso en la plaza de toros de la ciudad. El motivo que ha esgrimido la propia presidenta es la coincidencia del evento del partido con una gira estadounidense que el equipo de Ayuso había agendado «desde hace meses». «Las responsabilidades de gobierno están por encima de todo», justificaba la líder regional.

Sectores de la cúpula del partido creen que es un gesto «feo» por parte de Díaz Ayuso no acudir presencialmente a la puesta de largo de Pablo Casado en Valencia, pero Génova no se ha quedado de brazos cruzados. Ayer, Teodoro García Egea anunció que el sábado 2 de octubre la dirección ha fijado una mesa de diálogo entre presidentes autonómicos, una fotografía en la que destacaría la ausencia de Isabel Díaz Ayuso frente a la ‘unidad’ del resto de barones en torno al liderazgo de Pablo Casado.

Te puede interesar

Comentar ()