España | Madrid CIERRE CAMPAÑA

Ayuso y Casado apuntan al "principio del fin" de Pedro Sánchez tras el 4-M

El presidente del PP, Pablo Casado; y la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, en el acto de cierre de campaña.

El presidente del PP, Pablo Casado; y la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, en el acto de cierre de campaña. EFE

Isabel Díaz Ayuso se ve ganadora, y el PP ha querido hacer de su fin de campaña una fiesta. El buen ritmo en las encuestas ha acompañado a la presidenta madrileña a lo largo de toda la campaña y los sondeos ratifican la victoria de la candidata popular el próximo 4 de mayo, a la espera del peso que consiga tanto Vox como el bloque de la izquierda para conseguir reeditar o no el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Más de 1.500 asistentes han acompañado a la presidenta madrileña, a Pablo Casado y al resto de la plana mayor del partido en el acto de cierre de campaña en Madrid Río.

La cita la han inaugurado el presidente del PP madrileño, Pío García Escudero; y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que han trasladado en primera instancia la moral de victoria que se respira en el PP de cara al próximo martes, un tono que ha acompañado prácticamente a todos los discursos de los líderes populares este domingo. «El próximo 4 de mayo va a nacer un Gobierno monocolor, sin injerencias, en que se aplique sólo el programa del PP», defendía Escudero, unas palabras que minutos después suscribía Almeida, quien ha profetizado, además, que el PSOE quedará por debajo de los 30 escaños en estas elecciones.

Acto seguido, el presidente del PP, Pablo Casado, ha pronunciado un enérgico discurso en que ha apuntado en todo momento a la trascendencia que tienen las elecciones madrileñas para la política nacional, y ha subrayado que el 4-M será «el principio del fin» de Pedro Sánchez. «Madrid será el ‘kilómetro 0’ del cambio en España. La semana que viene empieza todo», ha apuntado hacia la parte final del discurso, interrumpido por los aplausos de los miles de asistentes.

En último lugar subía al atril la presidenta de la Comunidad de Madrid, un «gesto» que ha agradecido a Pablo Casado y que le ha servido para censurar que Pablo Iglesias haya hecho en esta campaña justo lo contrario, que haya «tapado a su portavoz» para ponerse él en primer lugar. «Es un hipócrita», criticaba la dirigente popular.

Al igual que el resto de dirigentes del PP, Ayuso ha querido resaltar en todo momento la moral de victoria en su discurso, que ha dirigido en primera instancia a agradecer a todo el equipo que la ha acompañado en una de las campañas electorales más polarizadas que se recuerdan, así como a su familia. Visiblemente emocionada, la presidenta madrileña ha dirigido un especial agradecimiento a Miguel Ángel Rodríguez, su asesor político y «amigo», al que ha definido como «escudero», «protector» y como «la persona que más me inspira».

Una vez finalizada la -larga- lista de agradecimientos, la presidenta madrileña ha dedicado sus esfuerzos a criticar por partes iguales tanto al candidato de Unidas Podemos como a Pedro Sánchez, con recado incluido para el primero. «Pablo Iglesias, yo sonrío cuando quiera, porque yo no soy de Podemos», comentaba la dirigente, unas palabras que aludían al rifirrafe que mantuvieron ambos líderes políticos en el debate de Telemadrid, unas palabras que han roto en aplausos de los miles de personas presentes en el acto del PP, al tiempo que vitoreaban a Ayuso con un constante «¡presidenta!, ¡presidenta!».

La candidata del PP a la reelección, y como había hecho previamente Pablo Casado, ha apuntado en su discurso al presidente del Gobierno como el auténtico rival a batir en estas elecciones. «El problema de Madrid se llama Pedro Sánchez, y no es al revés», ha subrayado, recordando los enfrentamientos que ha protagonizado ella misma con Moncloa a lo largo de la pandemia. «Dije que Madrid no cerraba, porque no me daba la gana, porque a mi nadie ma chantajea. Luego llegaron las portadas, los insultos y la mentira. Me llamaron asesina, sepulturera. Pero a Madrid no se la chantajea», proclamaba.

Ayuso ha subrayado, además, el hecho de que su modelo para Madrid «trasciende a las siglas del PP», y ha hecho un llamamiento a votar el próximo 4 de mayo a su proyecto, para poder «gobernar en libertad» y sin «injerencias» externas. Estas palabras han puesto el contrapunto a lo sostenido por Pablo Casado minutos antes, quien sí ponía en valor las siglas del partido y pedía «unir el voto» en torno a la papeleta del PP, no sólo en Madrid sino en toda España.

La presidenta ponía el broche de oro a su discurso y a una campaña histórica con un enérgico «¡Viva Madrid!» y «¡Viva España!». Comienza ahora la jornada de reflexión y el martes llegará la hora de la verdad de unas elecciones que decidirán el futuro de Madrid y que cambiarán con toda seguridad el pulso a la política nacional.

Te puede interesar

Comentar ()