España

Iglesias llama a la derecha "enemigos arrogantes y violentos de la democracia"

Pablo Iglesias durante el acto de cierre de campaña del partido en el anfiteatro Lourdes y Mariano del parque de la Cuña Verde de Vicálvaro. EP

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha aseverado este tarde que «cuando la derecha ve que puede perder el poder, enseña su verdadera cara, son los enemigos arrogantes y violentos de la democracia».

En el mitin de cierre de campaña en la Cuña Verde de Vicálvaro, Iglesias ha criticado al Partido Popular por hacer bromas y «banalizar la mayor amenaza contra Europa», en alusión a las declaraciones de ayer del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida. «Cuando la derecha ve perder el poder, se acabó la derecha que se inspiraba en los valores liberales y conservadores de Europa», ha apuntado.

El líder de Podemos ha acusado al PP de «estar acostumbrados a con su dinero sucio y amenazas intimidan a cualquier» y a «comprar» diputados como a dos socialista en 2003 en Madrid o como ahora, ha apuntado, a Ciudadanos.

«Pero ni con su sucio dinero ni con sus amenazas nos van a cambiar. A la derecha, el rostro de Ayuso, y a la ultraderecha solo les interesa sus privilegios y para mantenerlos parasitar el Consejo General del Poder Judicial e infiltran a la ultraderecha en sindicatos están dispuestos a todos. Frente a ellos, democracia, ley y orden», ha manifestado.

Iglesias ha abierto este mitin, que también cerrará, hablando de propuestas concretas de su partido en materia educativa, sanitaria y de vivienda, entre otras. Está acompañado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y también por las ministras Yolanda Díaz e Irene Montero, además de miembros de su candidatura.

Colau acusa a Almeida y al PP de «banalizar con el fascismo»

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha calificado de «muy grave» la «banalización del fascismo» por parte de miembros del PP y ha citado expresamente a su homólogo en Madrid, José Luis Martínez-Almeida, para reprocharle que ningún alcalde de una gran capital europea «haría bromas con esto».

«No es normal, no es decente y lo vais a parar el 4 de mayo», ha proclamado Colau para recriminar que Ayuso ve también normal «abrir» la puerta a gobernar con la extrema derecha.

Además, ha manifestado que «ojalá» la capital y la Comunidad de Madrid compitiera con la ciudad condal en diversas materias, como inversión social, impulsar una empresa de energía pública que baje los precios o parar más de 10.000 desahucios como ha hecho su Ejecutivo municipal.

En el acto de cierre de campaña de Unidas Podemos a las elecciones madrileñas en el distrito de Vicálcaro para arropar al candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, la regidora de Barcelona ha loado la trayectoria de este espacio político para «conquistar las instituciones para la mayoría social».

Sobre todo porque en Unidas Podemos saben hacer políticas concretas y demostrar que se pueden hacer «cosas que parecían imposible», aunque luego lleguen «querellas», «mentiras» o el «acoso a la vida privada» que Iglesias y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han tenido que soportar pese a llegar a niveles «insoportable».

Apoyo al Madrid «diverso»

Tras agradecerle que «hayan puesto su cuerpo» en la defensa del interés general, Colau ha detallado que varios dirigentes de En Comú Podem han acudido al cierre de campaña para expresar que Cataluña está al lado de la candidatura y del Madrid «diverso», «feminista», «antifascista» y «republicano».

Por otro lado, ha asegurado que «no es normal la banalización del odio, la violencia y la confrontación» de la «extrema derecha» y la «derecha extrema» de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso.

Y es que Colau ha dicho que estaba dudando si aludir a una intervención de Almeida cuando, en el marco de un mitin, bromeó al decir ‘Seremos fascistas pero sabemos gestionar’, pero entendía que «no podía callar» ante la actitud del alcalde que «haga sorna» y «bromas» sobre ser fascista», algo que es «muy grave» y que sería «impensable» en alcaldes de París, Berlín o Londres.

Una «banalización del fascismo», para Colau, tiene que ver con «no proponer derechos sociales ni libertades reales del conjunto de población» aunque, a su juicio, «lo peor es que no es anécdota aislada», sino que se enmarca en una estrategia que empieza con «insultos», luego «amenazas» y «coacciones» para luego hacer «bromas» con la ideología fascista.

Finalmente, ha clamado que frente a las «provocaciones» y «bravuconadas» para «generar» ruido, Unidas Podemos son «gente honesta» pese a que intenten «difamarles» con «querellas» que son luego «archivadas»

«Deciros que os queremos y que lucha del 4M es la nuestra. Frente al discurso del odio, de la confrontación o la violencia, frente a su machismo, racismo y homofobia estamos aquí juntos (…) para reivindicar la alegría (…) para celebrar los ciudadanos y celebrar la vida», ha concluido.

Comentar ()