España

Ayuso no renunciará a controlar el PP de Madrid pero contempla un pacto con Casado

La presidenta de la Comunidad de Madrid se abre a una 'lista de consenso' con nombres de la corriente de Génova | Ayuso comunicó a Casado su intención de optar a la presidencia del PP madrileño tras el 4-M, según su entorno

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y el líder del PP, Pablo Casado.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y el líder del PP, Pablo Casado. EUROPA PRESS

Génova y Sol han firmado una tregua, pero a la guerra por el control del PP de Madrid le quedan aún muchas batallas. La proximidad de la convención nacional del PP -arranca este mismo lunes en Santiago- y la presión interna que ejercieron dirigentes proclives a uno y otro sector obligó a ambas partes a firmar un ‘alto el fuego’ para no pagar en las urnas las afrentas internas. Pero el tira y afloja sigue ahora en el mismo punto que hace semanas. Isabel Díaz Ayuso no renunciará a la presidencia del órgano de gobierno del partido en Madrid, una «aspiración legítima» de la presidenta regional tras arrasar en las urnas el 4-M.

No obstante, según trasladan fuentes de su entorno a El Independiente, la ‘baronesa’ del PP sí ofrecerá a Pablo Casado una «lista de consenso» que aglutine nombres de la corriente de Génova como gesto de buena fe y de distensión entre ambas direcciones. La incógnita que no terminan de despejar en Génova es si aceptarán la mano tendida de Ayuso o si, por el contrario, impulsarán a un candidato alternativo para no perder el control del PP de Madrid, dirigido desde 2018 por el ‘aparato’ del partido. Entre otras funciones, de éste órgano depende la confección de las listas electorales regionales, la designación de senadores o la elección de compromisarios.

El equipo de Pablo Casado sigue sin descartar el nombre de José Luis Martínez-Almeida, aunque el alcalde, según fuentes próximas al mismo, no está por la labor de asumir el desgaste que podría ocasionarle una batalla interna con la ganadora del 4-M. En la Puerta del Sol ha molestado especialmente que Génova haya querido «enfrentarla» con Almeida cuando siempre han tenido una magnífica relación, que mantienen pese a los rifirrafes internos.

No sucede lo mismo con el presidente del PP. Según el entorno de la líder madrileña, ambos llevan «días» sin hablar de forma directa, tampoco para cerrar los detalles de la convención nacional del partido que, finalmente, contará con la presencia de Isabel Díaz Ayuso. La dirigente había puesto en duda su asistencia al gran cónclave popular porque coincidía con una gira americana que llevaba «meses» cerrada. Finalmente, Ayuso decidió acortar su viaje para rebajar el clima de tensión interna, y participará en la mesa de presidentes autonómicos que el partido celebrará en el Palau de les Arts de Valencia el próximo 2 de octubre. Antes, líderes nacionales e internacionales arroparán a Pablo Casado en las mesas de debate convocadas en distintas ciudades españolas: este lunes, la convención arrancará en Santiago con Rajoy y Feijóo, y la comitiva popular pasará por Sevilla, Valladolid, Madrid y Cartagena para cerrar finalmente en Valencia.

Díaz Ayuso será la única presidenta regional que no recibirá a Pablo Casado en su comunidad autónoma. El miércoles 29, día en que está previsto el desembarco del partido en Madrid, la líder madrileña seguirá de gira por Estados Unidos. En el equipo de Ayuso aseguran que entraba en sus planes ofrecer alguna alternativa a la dirección, como enviar un vídeo en diferido o realizar alguna conexión en directo, pero los contactos con Génova han sido prácticamente nulos en lo que a la organización del evento se refiere. De hecho, fuentes de la cúpula del PP aseguran que Ayuso «sólo» estará presente el sábado. «Nada más», zanjan.

Ayuso comunicó a Casado su candidatura tras el 4-M

La presidenta de la Comunidad de Madrid oficializó su candidatura a la presidencia del PP de Madrid hace semanas, algo que pilló con el pie cambiado en Génova. «No toca ese tema», repetían una y otra vez en la dirección, que tampoco cedió a la exigencia de Ayuso de adelantar y celebrar «cuanto antes» el congreso madrileño. A día de hoy, en la dirección regional siguen sin entender por qué generó tanta sorpresa en el círculo de Casado el anuncio ya que, según las fuentes consultadas, Ayuso comunicó personalmente al líder del PP su intención optar a la presidencia del PP de Madrid justo después de arrasar en las elecciones del 4-M.

El pasado mes de junio, cuando el ‘efecto Ayuso’ había servido de palanca para impulsar al PP a nivel nacional, el secretario general del partido, Teodoro García Egea, apoyó por primera vez la candidatura de Ayuso como futura presidenta del PP de Madrid. «Si yo fuera afiliado, lógicamente tendría mi total apoyo», manifestó en TVE. Pero pasada la euforia electoral, el número dos de Casado se rectificó a sí mismo, y hace unas semanas aseguró en una rueda de prensa que «hubiera dicho lo mismo de cualquiera por el que me hubieran preguntado (…) por tanto mi apoyo a la presidenta, mi apoyo a Almeida si me hubieran preguntado, y mi apoyo a cualquier alcalde que hubiera salido a la palestra», afirmó, retirando de facto el apoyo de la dirección a Ayuso.

En suma, en el sector de Isabel Díaz Ayuso advierten que, aunque su intención no es la de comenzar una guerra con Pablo Casado, no negociará su liderazgo en el PP madrileño y se defenderá frente a posibles ataques de la dirección nacional del partido. Recuerdan en este punto las «filtraciones» de las que acusan a Génova sobre supuestas «deslealtades» de consejeros de su gobierno en una posible batalla Ayuso-Almeida en Madrid, informaciones que desmienten categóricamente en la Puerta de Sol. E insisten en que ella seguirá trabajando porque Pablo Casado llegue a Moncloa, aunque sí lanzan una última advertencia al presidente del PP: «No puede actuar como si no la necesitara».

Te puede interesar

Comentar ()