España

Los barones cierran filas y reivindican un PP unido: "No somos un partido de zancadillas"

Los barones del PP en la Convención de Valencia. Tarek (PP)

La Ciudad de las Artes y las Ciencias ha sido testigo del ‘alto el fuego’ en el PP. El mensaje ha sido claro: la unidad interna es la clave para ganar las elecciones. «Si estamos divididos sólo ganarán ellos», manifestaba Alberto Núñez Feijóo, quien ha dibujado un mapa claro del panorama al que se enfrenta el primer partido de la oposición en la «nueva etapa» que se abre desde este fin de semana para el liderazgo de Pablo Casado. «Unidos ganaremos en las urnas», sentenciaba.

No se trata de un mensaje casual. El presidente del PP llegaba hoy a la penúltima jornada de la convención del PP con un halo de tensión por la participación de Isabel Díaz Ayuso por primera vez desde que comenzase el gran cónclave del partido. En las semanas previas al inicio de la convención se atendió a una intensa batalla interna entre Génova y Sol por el control del PP de Madrid que llegó a enfriar las relaciones entre Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso. Por si fuera poco, no han cesado las especulaciones y el «ruido», tanto externo como interno, en torno a la hipótesis de que la presidenta de la Comunidad de Madrid pueda -o quiera- mover la silla a al actual líder del PP llegado el momento.

Pero el partido ha querido dar portazo hoy a polémicas y a tensiones. El PP quiere cerrar heridas internas para allanar el camino de Pablo Casado a Moncloa. Y si había algún verso suelto, hoy barones autonómicos y dirigentes provinciales han exhibido la unidad interna que «caracteriza» al PP y de la que también es partícipe Isabel Díaz Ayuso. Tal y como estaba previsto, ella ha sido la que mayor expectación mediática ha despertado a su llegada al Auditorio de Les Arts, pero también trasladará un mensaje de unidad y su «respaldo total» a Pablo Casado, según ha afirmado ella misma a su llegada.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha sido la última en aparecer en Valencia. Todos los focos se situaban sobre ella, por su notable ausencia durante la semana por un viaje institucional a Estados Unidos «agendado desde hace nueve meses». Ya en el Auditorio, la líder regional se ha sentado junto al resto de presidentes autonómicos y ha recibido una fuerte ovación cuando el secretario general del partido, Teodoro García Egea, recordaba cómo Ayuso arrasó en las elecciones del 4-M. «¡Hay que unir para ganar!», espetaba el número dos de Casado, de nuevo insistiendo en ese mensaje de cohesión interna.

No ha sido el único. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha pronunciado un breve alegato a favor del «compromiso» de Ayuso con Casado y con el partido «como todos los presidentes autonómicos», y ha hecho un llamamiento velado a deponer las armas en la guerra abierta entre Génova y Sol por el control orgánico del partido en Madrid, una cuestión que sigue sin resolverse. «No somos un partido de codazos ni de zancadillas», pronunciaba. «Eso se lo dejamos a otros (…). Aquí todos estamos para sumar», añadía, negando la mayor sobre la posibilidad de que la presencia de Ayuso pueda «ensombrecer» a Pablo Casado en su gran día.

«El PP siempre llega más lejos cuando estamos unidos. El objetivo fundamental es desalojar a Sánchez de Moncloa (…) Pablo es la diferencia de nuestro proyecto político», defendía en este caso el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. Sobre el protagonismo de Ayuso en la convención, se ha reafirmado en el mensaje de sus compañeros: «En absoluto puede eclipsar a Pablo Casado», zanjaba.

Te puede interesar

Comentar ()