En plena batalla judicial sobre el futuro de Carles Puigdemont, la Generalitat lleva a Bruselas el montaje «Presos políticos en la España contemporánea» un montaje del artista Santiago Serra sobre los supuestos «represaliados» del independentismo. La exposición se puede ver del 5 al 29 de octubre en la Delegación de la Generalitat en Bruselas y en ella se exhiben 24 retratos de personas que, a juicio de la Generalitat, «han sido detenidos o condenados por su ideología, especialmente de izquierda».

Entre los retratos, pixelados, se encuentran las imágenes de Oriol Junqueras, Jordi Cuixart o Jordi Sánchez, indultados por el Gobierno. La muestra fue retirada de la Feria Arco en 2018, a requerimiento de Ifema. Según los responsables de la feria porque la controversia generada por la pieza «perjudicaba al conjunto de los contenidos» en exposición.

Denuncia de Cs

La muestra ha sido denunciada por Cs, que ha presentado una batería de preguntas para que el Gobierno responda en el Congreso si conocía la exposición y la ha avalado. El partido de Inés Arrimadas requiere además al ejecutivo «¿Qué acciones ha puesto en marcha el Gobierno para evitar el daño reputacional a la imagen de nuestro país en la Unión Europea que puede suponer esta exposición llena de mentiras y falsedades?».

Y reclama al Gobierno como piensa dar cumplimiento a la Ley de exteriores «para asegurar que la Generalitat de Cataluña no lleva a cabo una acción exterior que pueda perjudicar el interés general de los españoles en el mundo».

Ciudadanos asocia la permisividad del Gobierno a su dependencia de los independentistas en el Congreso y acusa al ejecutivo de Pedro Sánchez de «permanecer impasible» ante el «uso de recursos de todos para impulsar intereses de parte» y «extender su relato lleno de mentiras y falsedades sobre la democracia española».