España

Veto unánime en los medios públicos a la cobertura en los campamentos saharauis: Efe tampoco acude al viaje de prensa

Un militar detiene un vehículo en el campo de Bojador FRANCISCO CARRIÓN

La decisión de última hora de la dirección de Radio Televisión Española de no participar en el viaje de prensa a los campamentos de refugiados saharauis ha hecho correr ríos de tinta en los últimos días. Pero, lejos de lo que pudiera parecer, no es un hecho aislado. La agencia de noticias pública Efe tampoco está presente entre los medios de comunicación desplazados al desierto argelino. Según ha podido saber El Independiente, ningún periodista de plantilla ha sido enviado pese a la invitación cursada por el Frente Polisario.

Una realidad que sigue escociendo en los campamentos de refugiados saharauis, donde resisten desde hace 46 años unas 200.000 personas expulsadas tras la invasión de la ex colonia española por la vecina Marruecos. “Es una decisión desacertada. Prohibir que la sociedad española tenga información de primera mano contradice los derechos fundamentales incluidos en la propia Constitución española”, replica a este diario Abdulah Arabi, representante del Frente Polisario en España y uno de los organizadores de una visita en la que hay hasta 47 medios acreditados, con una amplia representación de rotativos del resto de Europa.

Fuentes de la dirección de Efe reconocen a este diario que han cubierto las declaraciones del líder del Frente Polisario desde Argel y que «la Agencia tiene corresponsales en el norte de África conocedores de la situación de los refugiados y que han viajado en el pasado a los campamentos saharauis». Asimismo, las mismas fuentes han declinado responder a la pregunta de este medio acerca de las razones para no participar en el viaje

Efe, que presume de ser la cuarta agencia del mundo con sede en Madrid, ha secundado la decisión de RTVE aunque hasta ahora su ausencia había pasado más desapercibida. Entre los medios acreditados, entre los que figura El Independiente, sí se encuentra uno de sus rivales, la estadounidense Associated Press. Preguntado por si se trata de una consigna política vinculada a la llegada a Exteriores de un diplomático deseoso de mimar las relaciones con Marruecos, Arabi reconoce que es una anécdota más en décadas de servilismo a Rabat, una actitud que comparten ya todos los partidos que han gobernado el país, incluido Podemos.

“Las relaciones entre Marruecos y España son necesarias, pero siempre hemos dicho que se han aprovechado por parte de Marruecos para imponer sus condiciones y buscar fines políticos. Es lamentable que sea así, pero es una tónica que ha caracterizado los 45 últimos años en todos los gobiernos que ha habido en España”, denuncia Arabi. Unidas Podemos, en la que está integrada la histórica Izquierda Unida, no es ya una excepción a pesar de que en sus años previos al Gobierno de coalición presumió de simpatías con la causa saharaui, hoy totalmente defraudadas.

Es una vergüenza el sometimiento y la humillación del Gobierno español

CARMELO RAMÍREZ, PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN DE INSTITUCIONES DE SOLIDARIDAD CON EL SÁHARA

“Es una vergüenza el sometimiento y la humillación del Gobierno español”, ha respondido a preguntas de este diario Carmelo Ramírez, presidente de la federación de instituciones de solidaridad con el Sáhara Occidental. “Seguramente la dirección de RTVE habrá recibido alguna indicación del ministerio de Exteriores y eso representa una humillación inaceptable. No se puede prohibir la venida de un acto como éste que, desde el punto de vista informativo a nivel internacional, era relevante porque son las primeras declaraciones políticas de Brahim Ghali”, ha agregado.

“Esto es luchar contra lo que tiene que ser un código deontológico y la profesionalidad de los propios periodistas”, ha denunciado Ramírez. “España tiene que saber jugar su papel. Hasta ahora ha mantenido la ocupación marroquí y la posición de no asumir su responsabilidad legal e histórica siendo la antigua potencia colonial y teniendo el estatus de potencia administradora del territorio. Siempre ha mirado hacia otro lado cuando se violan los derechos humanos en el Sáhara Occidental o se expolian sus recursos naturales”, ha agregado.

Malestar en Tinduf

El malestar en Tinduf, entre las jaimas y sus precarias infraestructuras, es unánime. La dirección de RTVE, que no ha asumido ninguna responsabilidad hasta la fecha, ha argumentado que querían evitar un viaje “de parte”. “Nos sorprende que un medio público decida actuar de esta manera bajo el pretexto de que ésta es una decisión que favorece a alguna parte. Hay corresponsalías en Marruecos que en muchas ocasiones han trasladado la versión de la parte por Marruecos y consideramos que es un error”, ha admitido Arabi.

El veto en el ente público, que dirige desde marzo José Manuel Pérez Tornero, ha provocado una cascada de dimisiones. Los responsables de Internacional de RTVE, Juan Tato, Guillaume Bontoux y Sylvia Fernández Bobadilla, presentaron su renuncia “firme e irrevocable, ante la lamentable decisión de la dirección de RTVE de vetar el viaje a Tinduf por las incomprensibles razones esgrimidas-vagas e incluso inexistentes”.

“Exigimos al Director de Contenidos Informativos de RTVE y al Presidente de la Corporación que trasladen a la plantilla y la ciudadanía las razones reales del veto y quiénes fueron sus responsables”, han reclamado los tres periodistas en un comunicado. “Este tipo de decisiones afectan a nuestra imagen y nuestra credibilidad, por lo tanto, seguimos intuyendo que nuestra alta dirección no es impermeable a las presiones políticas, sino que, desafortunadamente, parece canalizarlas. (…) Resulta difícil pensar lo contrario mientras no lleguen otras explicaciones”, lamentaron.

Desde las altas instancias del Polisario se muestran indignados por la operación olvido que parece haberse instalado en los medios españoles, el cuarto poder de un país que tuvo al Sáhara Occidental como una provincia más hasta su abrupta salida en 1975 y que sigue teniendo una responsabilidad en el último proceso de descolonización pendiente en el continente africano. “Casi siempre se ha supeditado el interés económico a los intereses del pueblo saharaui y, en este caso en concreto, el de la información en un momento delicado y crucial para la lucha y la resolución de este conflicto”, ha concluido Arabi.

Te puede interesar

Comentar ()