España

Una nueva polémica estalla en RTVE: la gran ausente en el viaje a los campamentos de refugiados saharauis

Mujeres saharauis antes de embarcar en el vuelo organizado por el Frente Polisario en el aeropuerto de Barajas

Los medios de comunicación públicos situados en el centro de la polémica y su notoria ausencia convertida en noticia. RTVE no está ni se la espera en los campamentos de refugiados saharauis. La decisión de Radio Televisión Española de vetar a sus periodistas la cobertura de un viaje de prensa a Tindouf ha causado estupor entre las autoridades saharauis.

Fuentes del Frente Polisario han reconocido a El Independiente, medio que sí participa en el viaje, que la negativa de RTVE a acudir representa un hecho insólito que coloca al presidente de la corporación, José Manuel Pérez Tornero, en una situación extremadamente incómoda apenas unos meses después de asumir el cargo. Fue elegido el pasado marzo.

Inicialmente, RTVE había decidido enviar al viaje a hasta cuatro profesionales de la casa, tanto de radio como de televisión. Un periplo que se ha iniciado a última hora de este domingo, con un vuelo chárter desde Madrid con destino a la ciudad argelina de Tindouf. A bordo, medios españoles y extranjeros. Salvo la radio televisión pública española.

El veto de última hora de RTVE, sin embargo, impedirá que el dinero destinado al vuelo pueda ser reembolsado a la corporación. Ninguno de los cuatro empleados de RTVE ha subido al avión de Air Algérie, que ha aterrizado en Tindouf de madrugada. Los pasajeros, entre los que figuran además cooperantes y políticos, han necesitado horas para superar los controles de las autoridades argelinas.

Pocos dudan de que tras la negativa de RTVE se esconde una razón política, el interés del nuevo ministro de Asuntos Exteriores español de reconducir las relaciones con Marruecos tras la crisis diplomática que provocó la llegada a España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, para recibir tratamiento tras enfermar de coronavirus. El cambio de criterio ha causado un terremoto interno en RTVE. Este domingo los máximos responsables de las áreas de Internacional de RNE y TVE han presentado su dimisión.

“Mostramos nuestro completo rechazo a la decisión, al parecer irrevocable, tomada por la dirección, de que los periodistas de RTVE no participen en un viaje al Sáhara Occidental”, ha denunciado el consejo de informativos en un comunicado. Organizadores del viaje han explicado a este medio que los motivos alegados por la dirección de RTVE carecen de sentido. El viaje ofrecía la posibilidad de cubrir la situación de los campamentos por primera vez desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 y en un momento en el que el conflicto del Sáhara Occidental, la antigua colonia española ocupada desde 1975 por Marruecos y el último territorio de África pendiente de descolonizar, está en el foco mediático por el caso judicial abierto por la acogida de Ghali y el revés de Marruecos tras la anulación de los acuerdos de pesca con la Unión Europea.

Fuentes saharauis subrayan, además, que el viaje, de una semana de duración, ha puesto a disposición de los medios un visado colectivo en una coyuntura marcada aún por el cierre de fronteras por la crisis humanitaria. La cúpula de RTVE ha alegado que prefería enviar a sus equipos de manera independiente, una opción que no resulta viable en estos momentos.

Entre las razones para renunciar al viaje a pesar de haber pagado las cuatro plazas, el director de contenidos de RTVE, Esteve Crespo, ha indicado que “el momento es delicado”; que el viaje es “de parte” y que se cubrirá con agencias ante “la actual escasez de recursos humanos”. “A los consejos de informativos nos asombra profundamente que nuestra dirección considere que ante cualquier asunto, problema, momento o lugar dedicado, los periodistas de un medio de comunicación público no seamos los primeros en querer estar, ver y contar sin mediaciones ni presiones de ninguna clase”, señala el citado comunicado.

Los consejos de informativos tildan de “desconcertantes” e “injustificables” las explicaciones concedidas por el equipo de Pérez Tornero y le acusan de “canalizar peticiones políticas, lo que no estaríamos dispuestos a tolerar”. La decisión, que ha levantado polvareda intramuros de RTVE, salpica, además, al Gobierno de coalición de PSOE y Podemos. Es especialmente sangrante para el sector morado del Ejecutivo, que ha tratado siempre de pescar en el caladero de las simpatías hacia el pueblo saharaui.

Como resultado del revuelo surgido, han presentado su dimisión los jefes de las áreas de internacional Juan Tato y Guillaume Bontoux, de RNE, y Sylvia Fernández de Bobadilla, TVE.

Te puede interesar

Comentar ()