España

¿Por qué se fusionan Don Benito y Villanueva de la Serena?

Mapa donde están señalizados Mérida y los pueblos Don Benito y Villanueva se la Serena

Sus impulsores defienden que es la unión de ayuntamientos más importante del siglo. La relación entre los municipios pacenses de Villanueva de la Serena y Don Benito es lo suficientemente buena como para querer fusionarse en un único ayuntamiento que albergue a los más de 60.000 habitantes que suman entre ambas localidades. Pero los motivos van mucho más allá del buen entendimiento entre los consistorios dirigidos por Miguel Ángel Gallardo y José Luis Quintana. Las causas responden a condicionantes eminentemente económicos, pero también sociales. La predisposición es tal que ambos regidores han conseguido lo impensable en la actualidad política: que todas las fuerzas de sus respectivos ayuntamientos estén de acuerdo con la iniciativa.

Hace décadas que el proyecto de unir ambos municipios está encima de la mesa, pero nunca llegó a ejecutarse. Ahora, Gallardo y Quintana -ambos regidores del PSOE- quieren llevar la iniciativa hasta el final para crear de la nada la que se convertiría en la tercera ciudad más importante de Extremadura, sólo por detrás de Cáceres y Badajoz, un estatus que facilitaría el acceso a recursos y oportunidades económicas a los que no pueden optar por separado.

Por ejemplo, según un informe elaborado por la Universidad de Extremadura (Unex), la fusión implicaría generar de forma inmediata el 11,2% del PIB de la provincia, sólo por detrás de Badajoz y por delante de Mérida, la capital de la región. La ambiciosa unión, que se intentó por última vez en 2004, alumbraría una única ciudad que se extendería por un área aproximada de unos 713 km2. Según los informes encargados por ambos consistorios, la fusión tendría un impacto económico inmediato que se traduciría, de entrada, en el aumento de un 5% en la creación de empleo y del impulso de un 2,75% en las rentas de los hogares de la zona. El proyecto también incluye la construcción de un nuevo ayuntamiento en el entorno del hospital comarcal Don Benito-Villanueva, así como otras edificaciones como un Palacio de Justicia o una estación única de ferrocarril.

El municipio resultante de la fusión no estaría liderado por ninguno de los actuales alcaldes de las dos corporaciones municipales y, aunque ya han comenzado los trámites, no podría ser una realidad al menos hasta dentro de seis años. No obstante, la intención tanto de Gallardo como de Quintana es la de llevar, esta vez sí, el proyecto hasta el final al entender que la unión sólo llevaría ventajas para la zona y más oportunidad para «las generaciones futuras».

Villanueva de la Serena y Don Benito constituyen, aún por separado, el centro neurálgico de las Vegas Altas del Guadiana, y su fusión convertiría a la nueva localidad en la primera capital de referencia en agricultura y ganadería de toda la región. «Esta comarca tiene más arroz que Valencia», aseveró el alcalde de Don Benito, José Luis Quintana, en declaraciones a El Mundo, sin pasar por alto el músculo de la zona en la producción de otros productos como la fruta de hueso o el tomate.

Sánchez ‘bendice’ el proyecto

Según han declarado en diversas entrevistas los dos regidores socialistas, la clave de que esta vez la iniciativa sí salga adelante es, en parte, el secretismo con el que se han llevado las conversaciones y la elaboración de los estudios previos, además de una mayor concienciación de villanovenses y dombenitenses de que la fusión, además de ser una realidad posible, beneficia los intereses de ambas poblaciones. De lograrse, la fusión se convertiría en la primera que se produce en España desde que se aprobó en 2013 la Ley de Sostenibilidad de la Administración Local.

Los alcaldes de Villanueva de la Serena, Miguel Ángel Gallardo (d) y Don Benito, José Luis Quintana (i) durante su reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez (2i) y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara (2d) | EFE

Pero la estrategia de pasar desapercibidos y de huir del foco mediático para que éste no enturbie su objetivo ya se agotó. Este mismo miércoles, Gallardo y Quintana han tenido audiencia en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, acompañados por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, para presentar formalmente al Ejecutivo todos los detalles de su proyecto. Ambos regidores han acudido a Madrid tras haber conseguido el respaldo legal y político de todas las fuerzas en sus respectivos ayuntamientos, un apoyo que también viene de parte las formaciones con representación en la Asamblea de Extremadura.

Los regidores extremeños han salido de Moncloa con la bendición de Sánchez para seguir adelante con el proceso de unión. Pero el visto bueno del presidente no es suficiente. El siguiente paso al que se han comprometido los alcaldes es el de celebrar un ‘referéndum’ popular entre los habitantes de ambas poblaciones para conocer de primera mano el apoyo real a la iniciativa. El compromiso es claro: el proceso se paralizará si no se alcanza el 66% de los ‘síes’, aunque no parece que vaya a convertirse en un impedimento: según una encuesta publicada por el diario regional Hoy el pasado mes de septiembre, el 76% de los vecinos de Don Benito y Villanueva serían favorables a la unión.

Te puede interesar

Comentar ()