El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) ha desplegado pancartas esta tarde en San Sebastián al paso de la manifestación a favor de los presos etarras que encabezaban Arnaldo Otegi y Oriol Junqueras bajo el lema Paso a paso en el camino a casa.

En una de las pancartas desplegadas encima de un túnel por donde pasaban los manifestantes se podía leer «Asesinos presos», lo que ha provocado la reacción de insultos y pitidos de los integrantes de la marcha, que han lanzado gritos de «¡fascistas!» a los miembros de Covite.

Antes de participar en la manifestación convocada por Sare a favor de los derechos de los presos de ETA, el líder de ERC, Oriol Junqueras, ha calificado de «valiente y sincera» la declaración de EH Bildu del pasado 18 de octubre «en el camino de la paz y el respeto a la vida», y ha puesto en valor que Euskadi «siga en este momento un camino por el que siempre ha apostado» Cataluña, «que es el camino del diálogo, de la negociación y el acuerdo» para resolver «el conflicto con el Estado».

Junqueras ha señalado que esta semana es «una semana especial» porque se celebra la Declaración de Aiete, que dio pie al comunicado en el que la banda anunció que ponía definitivamente fin a su actividad armada, informa Europa Press.

En este sentido, ha considerado que la declaración que salió de esa Conferencia de Paz de hace diez años en Aiete fue «sincera, valiente, en el camino de la paz y en el respeto a la vida y a los derechos humanos». «Es valiente, sobre todo, en términos de expresar el dolor causado por la acción armada», ha asegurado.

El dirigente de ERC ha querido constatar, asimismo, que Euskadi «sigue en este momento un camino por el que siempre ha apostado» Cataluña, «que es el camino del diálogo, de la negociación y el acuerdo para la resolución del conflicto político que tiene planteado la sociedad catalana con el Estado español y también la sociedad vasca».

Además, ha asegurado que «es un placer volver al País Vasco después de cuatro años de ausencia forzosa», en alusión al tiempo que ha estado en prisión tras ser condenado por impulsar el ‘procés’.