España

Rodríguez defiende las tanquetas en Cádiz mientras Montero calla lo que piensa para no ser "maleducada"

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez (c); la ministra de Igualdad, Irene Montero, y el responsable de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, dan la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, este martes, en el complejo del Palacio de la Moncloa.

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez (c); la ministra de Igualdad, Irene Montero, y el responsable de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, dan la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, este martes, en el complejo del Palacio de la Moncloa. EFE/Zipi Aragón

La imagen de las tanquetas que la Policía Nacional ha desplazado a Cádiz para controlar las protestas laborales de los trabajadores del sector del metal, si bien han enfrentado a lo socios de gobierno, este martes han optado por no ir a la confrontación abierta. Mientras la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, ha salido en defensa de la actuación de las FSE, la titular de Igualdad, Irene Montero, que comparecía junto a ella en la sala de prensa de Moncloa, ha preferido no ser «maleducada» y limitado a salir en defensa del derecho de manifestación de los trabajadores.

Rodríguez ha defendido «la sensibilidad de este Gobierno con los trabajadores», aunque se ha apresurado a decir que la responsabilidad política primera recae en la Junta de Andalucía frente a un Ejecutivo central, ha dicho, que solo intenta propiciar un acuerdo entre la empresa y los trabajadores en huelga. Tras estas consideraciones, ha dicho «respetar el trabajo de las Fuerzas de Seguridad que lo hacen con la ponderación necesaria para garantizar los derechos de los trabajadores y del resto de la población, que ha de sentirse protegida». En definitiva, el Gobierno «confía siempre» en la actuación de las FSE.

Montero ha hecho un alegato a favor del derecho de huelga

Pero la pregunta no sólo iba dirigida a la socialista Rodríguez, sino también a la «morada» Montero, que ha iniciado su valoración señalando que «por no ser maleducada» se ha limitado a destacar la coincidencia respecto al «apoyo a los trabajadores en su derecho a la huelga».

En cuanto al actual caos jurídico instalado en las Comunidades autónomas para implementar medidas que impidan nuevos contagios por coronavirus, la portavoz gubernamental ha insistido en el «modelo de éxito» ensayado por España, esto es, «vacunación y mascarillas», obviando el debate en cuanto al «pasaporte Covid», que algunos TSJ, como el vasco, han tirado abajo.

La comparecencia del Gobierno coincide con el día en que se ha certificado el apoyo de los trece diputados de ERC a los segundos Presupuestos Generales del Estado de Pedro Sánchez, lo que le da oxígeno hasta el fin de la legislatura. Rodríguez se ha felicitado por este acuerdo así como por el alcanzado en Cataluña para las cuentas de la Generalitat y del ayuntamiento de Barcelona, aunque ha eludido hacer una valoración política sobre si el pacto de Pere Aragonès con los Comunes supone un cambio de rumbo en la política catalana.

Por su parte, la titular de Igualdad, no muy habitual en la sala de las ruedas de prensa de Moncloa, ha dado a conocer el contenido del manifiesto gubernamental con motivo del día contra la Violencia de Género, que se celebra el día 25. «No vamos a descansar contra las violencias machistas. Y hacer políticas públicas son útiles y salvan vidas. que ninguna mujer se sienta sola», ha dicho la ministra, que también ha presentado la nueva inversión de 32 millones del programa Atempro, servicio de atención personalizado, cercano y en todo el territorio para víctimas de violencia de género, los 365 días y las 24horas. Con este servicio, ante cualquier necesidad, las mujeres tienen, a través de un dispositivo personalizado, acceso a atención profesional. Este programa atiende, actualmente a 16.500 mujeres, aunque podrá llegar a 40.000.

Te puede interesar

Comentar ()