España | Tribunales

El fiscal del 'caso Villarejo' defiende a su compañero Stampa: "No hay el más mínimo indicio de revelación de secretos"

El representante de Anticorrupción, Miguel Serrano, se opone a que el presidente Pedro Sánchez, el expresidente Mariano Rajoy, el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska o la fiscal general Dolores Delgado declaren como testigos

El fiscal Miguel Serrano, durante las cuestiones previas del juicio al comisario Villarejo

El representante del Ministerio Público en el juicio del caso Villarejo, Miguel Serrano, defendió este miércoles su labor y la del fiscal Ignacio Stampa, que quedó fuera de la causa tras perder su plaza en la Fiscalía Anticorrupción. El comisario jubilado e investigado José Manuel Villarejo acusó a éste último de revelar información judicial secreta a Marta Flor Núñez, la abogada del exlíder de Podemos Pablo Iglesias cuando éste figuraba como acusación particular o perjudicado por las maniobras del policía retirado en la investigación.

«Lo primero que tiene que llamar la atención a la Sala es que estamos hablando de que se denuncia una connivencia entre acusaciones. No una connivencia entre acusaciones y defensas, que eso sí sería especialmente grave, sino que estamos hablando de un hipotético acuerdo o contubernio entre las acusaciones. ¿Qué pretende la defensa, que esta Sala juzgue o investigue lo que ya ha sido objeto de investigación en el ámbito disciplinario por la Fiscalía General del Estado y en el ámbito penal por la Fiscalía Superior de Madrid en el ámbito de sus diligencias penales? Está exhaustivamente investigado. No hay ni el más mínimo indicio de revelación de secretos por parte de los fiscales denunciados. Por lo tanto, traer a esta Sala esta cuestión no es más que ruido extraprocesal, más ruido extraprocesal para fundamentar un absolutamente inexistente acuerdo entre una acusación particular y el Ministerio Fiscal», defendió el fiscal Serrano en referencia, por un lado, a la investigación que abrió la Inspección Fiscal a Stampa que fue archivada y, por otro, a la investigación que llevó a cabo la Fiscalía de Madrid contra el investigador tras la denuncia de Villarejo y de Vox, acusación también en la causa, en la que se le acusó de revelación de secretos.

Precisamente el fiscal Stampa que investigó el caso Villarejo mano a mano con Serrano denuncia que la fiscal general Dolores Delgado y su hombre de confianza, el jefe de la Secretaría Técnica del Ministerio Público Álvaro García, «maniobraron» para dilatar la investigación contra él en la Fiscalía de Madrid y provocaron que perdiera su plaza en la Fiscalía Anticorrupción, dejándole fuera del caso Tándem en el que afirma que Delgado tiene interés personal al ser la pareja del exjuez Baltasar Garzón, ahora abogado de dos policías investigados en la causa, el comisario Enrique García Castaño y el ex director adjunto operativo (DAO) Eugenio Pino.

El fiscal Serrano, que sí fue propuesto por Dolores Delgado para ocupar una de las ocho plazas en Anticorrupción a las que también optó Stampa, ha aprovechado este miércoles su intervención durante las cuestiones previas del primer juicio contra Villarejo para quejarse de que «ha habido manifestaciones con palabras ciertamente gruesas hacia la institución que representamos (en referencia a la Fiscalía). Entendiendo que no corresponde ni mucho menos al Ministerio Fiscal llamar la atención a alguna parte porque entendemos además que, de alguna manera, a las manifestaciones de los acusados hay que darles el beneficio del refrán de que las manos blancas no ofenden», ha dicho.

«Ha realizado actividades privadas en su lucro»

El representante de Anticorrupción se ha opuesto durante las cuestiones previas del juicio a distintas declaraciones testificales propuestas por la defensa de Villarejo y por él mismo, que actúa como su propio codefensor. Entre otras personas, el comisario jubilado habían pedido que acudieran a declarar el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y la fiscal general Dolores Delgado por declaraciones públicas que hicieron sobre él, así como el expresidente Mariano Rajoy o el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El fiscal Serrano ha denegado todas las testificales que Villarejo esté pidiendo «en su beneficio, para su descargo», y ha afirmado que los únicos testigos que aceptará son aquellos que puedan acreditar «el lucro, con abuso de sus condiciones como policía, que tuvo Villarejo. Mandos de Interior e incluso ministros no pueden acreditar esos hechos para la defensa. Lo que hayan dicho Pedro Sánchez, Marlaska o Delgado, no tienen ninguna posibilidad de influir mediáticamente en el Tribunal para que se haga un juicio paralelo», ha sostenido Serrano.

Sí consideró necesarias el fiscal las declaraciones de Francisco Migueláñez, responsable de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía que investigó los hechos que se enjuician desde el principio, así cuando se presentó la primera denuncia en Anticorrupción contra Villarejo. También pide que comparezcan en el juicio los directores adjuntos operativos (DAO) de la Policía Eugenio Pino, Pedro Díaz Pintado y Agustín Linares; el exsecretario de Estado Francisco Martínez, el exjefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) José Luis Olivera y Florentino Villabona, DAO cuando se inició la operación Tándem.

Te puede interesar

Comentar ()