España

El 'frente amplio' de Yolanda Díaz pincha en Andalucía y la izquierda irá a elecciones partida en tres

La izquierda andaluza alumbra este jueves la tercera coalición, integrada por Más País y formaciones andalucistas, confirmando la atomización del espacio electoral

La coordinadora general de Más País Andalucía, Esperanza Gómez, y el portavoz parlamentario de Más País, íñigo Errejón. EFE

La atomizada izquierda al sur de Despeñaperros no conocerá el frente amplio que, a nivel nacional, pergeña Yolanda Díaz. El espacio a la izquierda del PSOE estará representado, si los pactos de última hora no lo remedian, por hasta tres opciones, herederas de la fragmentación de Unidas Podemos y del disuelto Partido Andalucista. La última coalición en irrumpir en tal escenario se presenta este jueves en Sevilla con la presencia de, entre otras, la sucursal regional de Más País.

«Es que en Andalucía ahora mismo ese frente amplio no se está produciendo. De hecho, Yolanda Díaz ni siquiera ha venido a Andalucía, siendo la zona de Europa con más paro en estos momentos», declara a El Independiente Esperanza Gómez, coordinadora de Más País Andalucía. La formación de Íñigo Errejón comparte viaje con otras dos formaciones, también extraparlamentarias, Andalucía por sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz, nacidas de la disolución del Partido Andalucista en 2015. Y lo hace en tiempo de descuento, con el presidente de la Junta de Andalucía apuntando a que los comicios podrían adelantarse a la próxima primavera.

La nueva coalición, que se mira en el espejo de la valenciana Compromís y que negocia aún la entrada de Equo, anunciará este jueves en Sevilla su nombre pero la opción escogida podría ser «Compromiso por Andalucía», el nombre del manifiesto que los tres partidos firmaron el pasado agosto para «transformar política y socialmente» la comunidad y «gobernar Andalucía por quienes creemos en ella y queremos llevarla en la dirección que la llevó Blas Infante», el bautizado padre de «la patria andaluza».

El trasunto andaluz de la coalición valenciana aspira a hacerse un hueco en un espacio muy discutido en el que deberá competir con otros dos jugadores más consolidados, Unidas Podemos -en el que está diluida la histórica Izquierda Unida y su fuerte implantación territorial en la comunidad- y Adelante Andalucía, refundada el pasado junio a partir de la unión de Anticapitalistas y dos formaciones ligadas también al fin del PA, Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza.

«Hoy Podemos, que fue la casa madre, se ha convertido en algo distinto, que está bastante más escorado hacia la izquierda y ha abandonado la hipótesis principal de la transversalidad»

Hasta tres coaliciones

Bajo las tres siglas que batallan por el voto de izquierdas en el sur se hallan rostros vinculados a Podemos que, en una sucesión de riñas internas y sonados desencuentros, acabaron por tomar caminos distintos. Hoy la proximidad temporal de todo aquello frustra cualquier tentativa de reunificación, como la que busca la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo. «Todos estuvimos una vez en Podemos. Tengo relaciones personales con todos ellos pero es verdad que un proyecto que nace para poner a Andalucía en el centro, como es el nuestro, tendría algún escollo más con Unidas Podemos por su posición excesivamente centralista», replica Gómez, más cercana a los postulados de Teresa Rodríguez.

«Compartir espacio sería complicado porque lo que es hoy Podemos, que fue la casa madre, se ha convertido en algo distinto, que está bastante más escorado hacia la izquierda y ha abandonado la hipótesis principal de la transversalidad como motor para poder ganar y cambiar España y Andalucía», sostiene la líder de Más País. «No tiene tanto que ver con cuestiones personales, que creo que hay que dejarlas al margen, sino con que tenemos programas distintos ahora mismo y tenemos distintas maneras de ver la realidad».

A su juicio, «en Podemos los intereses de los andaluces y las andaluzas se han puesto en un segundo lugar con respecto a los del propio partido y a los que había en otros lados del territorio», admite esta profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla. Gómez fue diputada y portavoz adjunta del grupo de Podemos Andalucía en el Parlamento andaluz y, más tarde, se desempeñó como senadora por designación autonómica de Adelante Andalucía, la marca elegida por Podemos, Izquierda Unida y Anticapitalistas para comparecer en los comicios autonómicos de 2019 que supusieron el fin de casi cuatro décadas del PSOE en el palacio de San Telmo.

«A mí lo que lo que me ha enseñado la experiencia en Podemos es que hubo un momento en el que personas que veíamos la política de manera muy diferente, trabajamos por la hipótesis transversal de la justicia social y la radicalidad democrática. Podría haber tenido. Fue una pena que no fuera así. Creo que tengo cierta nostalgia de lo que fue Podemos en aquella época», confiesa la hoy líder de Más País en Andalucía, escéptica incluso con las posibilidades reales de la plataforma electoral que prepara Yolanda Díaz.

Dudas sobre el frente amplio

«No sé realmente si se va a dar ese frente amplio en las elecciones generales. Se habla mucho de ello, pero yo no sé si realmente eso se va a producir», arguye. «Y en Andalucía es que no tengo claro tampoco que la idea de ese frente amplio sea la solución, porque yo me niego a que me arrinconen a la izquierda del PSOE. Creo que eso le conviene mucho a la derecha y también al PSOE, que quiere quiere mantenerse como el grande en ese espacio de centro izquierda».

No sé realmente si se va a dar ese frente amplio en las generales

Esperanza Gómez, coordinadora de Más País Andalucía

Gómez, que trabajó en alguna ocasión como asesora del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero, reivindica una posición más centrista, alejada de lo que considera el viraje a la izquierda de Podemos. «Me gusta decir que somos progresistas y eso significa que no nos conformamos con ese rincón de la izquierda. Aspiramos a más», desliza. «Creo que tenemos que recuperar el papel que Andalucía tuvo en el desarrollo autonómico de este país para dar un discurso federalista al Estado», explica como uno de sus ejes junto a la apuesta ecologista.

De momento, los sondeos penalizan la aventura por separado de hasta tres coaliciones. El barómetro andaluz del pasado octubre, que ofrecía una cómoda victoria al PP y la posibilidad de pactar con Ciudadanos o Vox, concedía entre 12 y 14 diputados a Unidas Podemos frente a los actuales 17 y dibujaba la posibilidad de que Adelante Andalucía quedara fuera del Hemiciclo. «Me preocupan las encuestas pero nuestro objetivo es entrar en el Parlamento andaluz. De momento, esa coalición que presentamos el jueves carecía de marca y no ha tenido reflejo en los sondeos», indica Gómez.

La lección de la división en Podemos

Del tormentoso final de la experiencia de Podemos en la comunidad, con expulsiones del grupo parlamentario y rifirrafes públicos incluidos, Gómez extrae la lección de construir la casa desde los cimientos. «Precisamente por la experiencia que se ha vivido en Andalucía, hemos decidido empezar con el proyecto político sin hablar de quién va a liderar o de listas. hablar de listas. Ya hemos visto lo que sucede cuando no existe proyecto político común, que las formaciones se pelean, se dividen y dan un espectáculo a veces lamentable. Eso pasa porque el proyecto político de fondo no está asentado», apostilla la líder de Más País Andalucía.

Ya hemos visto lo que sucede cuando no existe proyecto político común: las formaciones se pelean, se dividen y dan un espectáculo a veces lamentable

Esperanza Gómez, coordinadora de Más País Andalucía

En el marasmo que hoy constituye la izquierda andaluza, obstinada en dividirse cuando soplan vientos de unión desde Madrid, Gómez considera que «las siglas son siempre secundarias». «Está claro que somos formaciones distintas pero la idea es hacer una coalición, manteniendo nuestra identidad. Eso exige una determinada actitud abierta que nos permite avanzar sabiendo que hay cosas en las que hay que ceder para llegar a las bases comunes».

Uno de los obstáculos que envenenaron la breve singladura del Podemos andaluz y precipitaron el cisma entre sus principales rostros fue la exigencia de contar con grupo propio en el Congreso de los Diputados, a imagen de los Comunes, una reclamación defendida por Teresa Rodríguez que siempre encontró la negativa de Pablo Iglesias.

«Cuando conformamos el proyecto de Más País teníamos muchas cosas claras aprendidas de la experiencia anterior y una era que desde Madrid no se puede construir un proyecto que pretenda ser ganador y llegar a todos los rincones de España. Y por eso nosotros decidimos desde el minuto uno que cada territorio fuera libre de organizarse autónomamente como quisiera, marcar su tiempo y su forma de gestión», replica Gómez. «Eso no significa renunciar a un proyecto de España, que tenemos y compartimos con compañeros de otros territorios», concluye.

Te puede interesar

Comentar ()